Bajo IPC de junio enfría las expectativas de que el BC comience a subir la tasa de interés la próxima semana

IPC bencinas trasnportes

La inflación fue de 0,1%, versus el 0,3% esperado, llegando a 3,8% en 12 meses. De acuerdo al INE, la gasolina sigue presionando al alza, mientras que en sentido contrario destacaron la variación nula en alimentos y las caídas en vestuario, productos de cuidado personal y muebles. Para el año, las proyecciones se sitúan entre 3,7% y 4%, por debajo del 4,4% previsto por el Banco Central.




Una sorpresa dio el IPC de junio. Cuando la media de las proyecciones apuntaba a una variación de 0,3% en el sexto mes del año, el Instituto Nacional de Estadísticas reportó que el indicador que mide la inflación experimentó un alza de solo 0,1%.

Se trata de la menor variación del índice en el año y se compara con el 0,3% de mayo.

Con este resultado, la inflación acumula un aumento de 2% en lo que va del año y de 3,8% en doce meses, el que constituye su nivel más alto desde febrero de 2020 y cada vez más cerca del límite del rango de tolerancia del Banco Central (2%-4%).

EL INE dijo que en junio cinco de las doce divisiones que conforman la canasta del IPC aportaron incidencias positivas en la variación mensual, seis presentaron incidencias negativas y una registró nula incidencia.

La división Transporte fue la que más inicidió en el alza del IPC y anotó aumentos mensuales en cinco de sus diez clases. La más importante fue combustibles y lubricantes para vehículos de transporte personal (3,0%), seguido de transporte de pasajeros por vías urbanas y carreteras (1,3%). De los 24 productos que componen la división, 15 presentaron alzas en sus precios, siendo el más relevante gasolina (2,8%), seguido de servicio de transporte en bus interurbano (6,4%). Cabe recordar que la bencina acumula más de 30 semanas de alzas consecutivas en el precio.

La otra división que contribuyó al alza del IPC en junio fue Vivienda y servicios básicos, la cual mostró alzas mensuales en seis de sus nueve clases. La más importante fue en otros servicios relacionados con la vivienda (2,4%), seguida de suministro de agua (1%). De los 16 productos que componen la división, 10 consignaron alzas en sus precios, destacando gasto común (2,1%), seguido de agua potable (1,0%).

¿Pero qué pasó que el IPC subió menos de lo esperado en el mes? La división que contribuyó a moderar el IPC de junio fue Vestuario y Calzado, que registró descensos mensuales en tres de sus cinco clases. La más importante fue vestuario (-2,4%), seguida de zapatos y otros calzados (-1,4%). De los 28 productos que componen la división, 23 consignaron descensos en sus precios, destacando pantalón largo y corto para hombre (-3,6%), y pantalón, falda y vestido para mujer (-3,7%).

En Santander realzan la variación nula en alimentos y las significativas caídas en vestuario (-0,06% incidencia), productos de cuidado personal (-0,05% incidencia) y muebles (-0,03% incidencia).

Pablo Cruz, economista jefe de BTG Pactual, afirma que “el componente de bienes del IPC, sin alimentos ni energía, cayó 0,6%. Dentro de esto destaca la caída de vestuario (-1.9%), pese a que las ventas minoristas asociadas a vestuario aumentaron casi 180% tras el tercer retiro de fondos de pensiones. Por lo que la sorpresa viene principalmente por el freno en el alza de bienes de consumo durable”. Y Felipe Alarcón, economista de EuroAmerica, agrega que “más que la producción de bienes, se ha iniciado una recuperación en los niveles de stock de productos, lo que ha ido aliviando los problemas de oferta de bienes y que en este dato de IPC se ha reflejado en la división equipamiento para el hogar”.

Alza de tasa: no por ahora

Hasta antes de conocer este registro inflacionario, había algunas voces de economistas que planteaban la posibilidad de que el Banco Central (BC) pudiera comenzar a subir su tasa de interés, hoy en 0,5%, en la Reunión de Política Monetaria de la próxima semana. Sin embargo, tras el acotado 0,1% esa expectativa se enfrió y señalan que ahora el instituto emisor tiene más tiempo antes de iniciar el retiro del estímulo monetario.

“Lo prudente es que el Banco Central mantenga la tasa de interés baja hasta que veamos una recuperación real de empleo e inversión, siempre y cuando el proceso inflacionario siga siendo shocks temporales”, afirma el gerente comercial de Corpa, Pavel Castillo.

Misma visión entrega el académico de la Universidad Alberto Hurtado, Carlos García, quien sostiene que “sería un error subir la tasa en un momento en que la economía da señales tenues de recuperación. Simplemente la economía se hundiría de nuevo con un aumento de tasa anticipado”.

Mientras que Felipe Alarcón sostiene que definitivamente le quita presión para que el BC suba la tasa en el muy corto plazo, “y por ello creemos también que hacia fines de este año las alzas debiesen ser menores a lo estimado por el IPoM de 1,75% a diciembre”.

Desde Santander aseveran que “sería aconsejable recabar mayores antecedentes antes de iniciar el proceso de retiro del estímulo monetario”.

Lo que viene

Pese a que las perspectivas para los próximos meses siguen siendo de mayores presiones inflacionarias, los economistas se sitúan por debajo del 4,4% proyectado por el Banco Central para el cierre del año. Desde Itaú afirman que “hacia adelante, los precios del combustible seguirán siendo un factor clave, mientras que la liquidez adicional de las transferencias fiscales expandidas presionaría la inflación de bienes y la reapertura de la economía probablemente hará que continúe la normalización de la inflación de servicios”. Así, las expectativas fluctúan entre 3,7% y 4%.

En la parte baja de las expectativas se sitúan Santander, BTG Pactual, BICE y EuroAmerica con 3,7%, mientras que en la parte alta están Fynsa y la Universidad Santo Tomás con 4%. “Nuestra proyección se ubica por debajo del 4,4% que estimó el BC, pero todavía algo elevada y explicada por los factores relativos a la abundante liquidez que hay actualmente en el mercado, que tiene que ver con los retiros y los apoyos fiscales desde el gobierno”, explican.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Investigadores italianos idearon una versión no verbal de la prueba de Turing, con la cual descubrieron que un robot podía generar percepciones confusas en los humanos.