Intendencia de la Super de Salud rechaza recursos de reposición de las isapres para subir los planes

Las isapres interpusieron un recurso de reposición en contra de las sentencias del mes pasado que acogieron las demandas de los afiliados, y esta semana la intendenta (s) Armijo finalmente resolvió rechazar dichos recursos. Las isapres solo tienen una última jugada: presentar un recurso de apelación, donde el superintendente de Salud, Víctor Torres, es el que tendrá la última palabra.




Han ingresado miles de reclamaciones de los afiliados ante la Superintendencia de Salud para dejar sin efecto el alza de planes de salud de 7,6% que anunciaron las isapres. El regulador emitió su primer pronunciamiento en junio, cuando empezó a enviar los fallos de primera instancia firmados por la intendenta subrogante de Fondos y Seguros Previsionales de Salud, Sandra Armijo, con un resultado desfavorable para las isapres y en línea con lo que habían solicitado las personas.

Frente a ello, las isapres interpusieron un recurso de reposición en contra de las sentencias del mes pasado que acogieron las demandas de los afiliados. Y esta semana empezaron a llegar las primeras resoluciones de la intendenta (s) Armijo, donde finalmente resolvió rechazar dichos recursos.

De esta manera, ahora las isapres pueden presentar un recurso de apelación, por lo que solo restaría que dichos recursos escalen al superintendente de Salud, Víctor Torres, para terminar de dirimir el asunto.

Las isapres tienen sus ojos puestos en lo que pueda ocurrir en esa resolución final, pero también en lo que defina la Corte Suprema. Esto, considerando que ha pasado exactamente un año desde que se publicó la Ley 21.350 que regula el procedimiento para modificar el precio base de los planes de salud de las isapres. Con ello pensaron que acabaría la judicialización contra la industria, ya que ahí se establece que la Superintendencia de Salud será la que defina cuánto es el tope máximo en que las isapres podrán subir los precios, cuestión que antes zanjaban las mismas aseguradoras.

Pese a ello, han ingresado miles de recursos de protección a las Cortes de Apelaciones del país con el objetivo de frenar la adecuación de precios, las cuales nuevamente en muchos casos están fallando a favor de las personas y en contra de las isapres, por lo que los casos han ido escalando a la Corte Suprema.

En paralelo, en este tiempo también han ingresado miles de reclamaciones de los afiliados ante la Superintendencia de Salud. Y eso es precisamente lo que ahora está fallando el regulador. Para rechazar la reposición, la intendenta argumenta que luego de hacer un nuevo análisis de los antecedentes del caso, los fundamentos que expresaron las isapres no modifican la sentencia que había dictado, y tampoco hay nuevos antecedentes que influyan sustancialmente en lo resuelto.

Ahí reiteró que la adecuación de precios base de los planes de salud “es una cuestión facultativa” para las isapres, es decir, “depende de una decisión de las propias instituciones”. Y también señala que no basta que la Superintendencia fije este índice de costos del sistema de salud, para dar por justificada el alza.

Lo mismo había dicho la sentencia anterior, donde se señalaba que la sola dictación de esta ley, y el hecho de que la Superintendencia fije un techo, no significa que haya una obligación para las isapres de subir los planes, por lo que en caso de hacerlo, deben justificarlo debidamente y con argumentos claros.

Todo esto ocurre en momentos en que las isapres han alertado que pasan por una situación financiera difícil. De hecho, lo volvieron a reiterar este jueves tras los dichos del director de Fonasa, Camilo Cid, quien consultado sobre las isapres dijo que “la idea es que desaparezcan del mapa de la seguridad social”, y de la ministra de Salud, Begoña Yarza, que a su vez aludió conversaciones sostenidas con el gremio.

Frente a ambas situaciones, la Asociación de Isapres señaló que “las isapres enfrentan una situación crítica y se sostienen únicamente por el aporte que hacen los grupos controladores, arriesgando un próximo desenlace abrupto. Las causas de esta inminente inviabilidad operacional están en la judicialización ante tribunales y en la decisión de la Superintendencia de Salud, que desconoció las las leyes dictadas que regulan el funcionamiento del sector, tras dos años sin adecuaciones de precios”.

Agregaron que “la situación deficitaria que resulta de esta inviabilidad administrativa no puede ser corregida de manera autónoma por las isapres. Por ello se ha recurrido a la ministra de Salud, Begoña Yarza, para exponerle con claridad las complejas cifras del sector y los difíciles escenarios que se aproximan. Con ese objetivo la Asociación de Isapres solicitó una reunión el pasado 7 de junio, cita que, tras haberse aplazado en tres ocasiones, recién tendrá lugar el próximo 18 de agosto. En el caso de la superintendencia de Salud, y pese a la insistencia del gremio, se ha logrado un único encuentro, el 7 de junio, y el próximo está programado para el 9 de agosto”.

También dijeron que “los plazos sin duda apremian. Y como gremio estamos al tanto de los múltiples desafíos que enfrenta el Ministerio de Salud. Sin embargo, es necesario que se atienda la situación de los tres millones de afiliados que arriesgan a corto plazo perder su cobertura de salud, causando un traspaso masivo de personas al Fonasa, justo cuando hay más de dos millones de personas en lista de espera”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Este miércoles -al mediodía- debutó la marca sueca en Chile y con ello en Sudamérica. El primer local que se abrió en Open Plaza Kennedy, comuna de Las Condes, y cuenta con un aforo de 2.550 personas.