Los mercados emergentes enfrentan dilema climático por combustibles

En todo el mundo, los países gastan la increíble cantidad de US$300.000 millones al año para controlar los precios de los combustibles fósiles.




El aumento de los precios del crudo está poniendo a prueba la determinación de las economías en desarrollo para dejar de consumir combustibles fósiles.

El presidente de Brasil despidió al jefe del mayor productor de petróleo del país, provocando una inesperada caída de su moneda, bonos y acciones, en un intento por evitar que suban los precios del diésel. La dependencia de Nigeria de la gasolina de bajo costo amenaza con arruinar el esfuerzo de un año para eliminar gradualmente los subsidios a los combustibles.

Perú y México están revirtiendo los impuestos a los combustibles fósiles a medida que aumentan los precios del crudo y las familias luchan por ganarse la vida, la India también está bajo presión para hacer los mismo.

En todo el mundo, los países gastan la increíble cantidad de US$300.000 millones al año para controlar los precios de los combustibles fósiles, evitar los disturbios civiles y apuntalar sus economías. El aumento de 20% de los precios del petróleo de este año solo ha mantenido el flujo de esos subsidios.

13 de Septiembre de 2018 / SANTIAGO Las bencinas registraron una alza por tercera semana consecutiva, la cual alcanzó los 6 pesos. FOTO: HANS SCOTT / AGENCIAUNO

Si bien los líderes mundiales, desde Estados Unidos hasta Europa y China, prometen recortar las emisiones en su intento por combatir el cambio climático, algunos mercados emergentes están profundizando su dependencia de la energía sucia y retrasando la transición a la energía limpia.

“Continúan subsidiando la producción y el consumo de combustibles fósiles”, dijo Nathalie Girouard, jefa de la división de Información y Desempeño Ambiental de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos. “En esta etapa no es muy alentador”.

Los esfuerzos de recuperación económica tras la pandemia están agravando el problema, con 31 economías importantes que han prometido al menos US$292.000 millones en alivio para mitigar los efectos del covid a los sectores intensivos en combustibles fósiles, según energypolicytracker.org, un consorcio de organizaciones de investigación que incluye el Centro de Política Energética Global de la Universidad de Columbia.

FILE - In this Tuesday, Feb. 2, 2020, file photo, pump jacks operate in an oilfield as the sun begins to set on the horizon in Midland, Texas. Energy companies spent the first quarter of 2021 recharging after a draining year amid the coronavirus pandemic. (Jacob Ford/Odessa American via AP, File)

Si bien en 2020 el colapso del petróleo ofreció una “oportunidad de oro” para comenzar a eliminar el apoyo federal a los combustibles fósiles, según la Agencia Internacional de Energía, las presiones políticas y económicas en torno a la pandemia han frustrado los esfuerzos para hacerlo.

La reforma de precios sigue siendo profundamente impopular en países donde el combustible barato es una de las únicas ventajas económicas disponibles para los ciudadanos que ya se han visto afectados por el desempleo, la inflación y la pobreza relacionados con el virus.

Los Gobiernos ahora están más preocupados por apoyar a las familias y las empresas que por la reforma de precios, a pesar de que eliminar los subsidios ofrecería un alivio muy necesario a las arcas gubernamentales, y mantenerlos podría traer consecuencias nefastas tanto para el clima como para las economías.

El simple hecho de permitir que el mercado dicte los precios del combustible reduciría las emisiones globales de gases de efecto invernadero hasta en 3,2% para 2030, según el Centro de Análisis del Comercio Global de la Universidad de Purdue. Gravar el combustible para tener en cuenta la contaminación del aire y la salud habría reducido las emisiones en 28% en 2015, dijo el Fondo Monetario Internacional en un informe de 2019.

Por el contrario, muchos países están destinando fondos de recuperación de la pandemia a industrias intensivas en carbono. Los fondos de recuperación del Gobierno para la producción solo superaron los US$264.000 millones destinados a energía limpia, según energypolicytracker.org. En 2019, los subsidios a los combustibles fósiles para consumidores y productores sumaron US$468.000 millones, según la OCDE.

Venta de combustibles anota fuerte alza en diciembre y supera los niveles del año pasado
06 de Agosto 2020 Paletas de Precios de Combustibles, bencina, los cuales bajaron sus valores por la Pandemia de Coronavirus Covid 19 que afecta al pais y ell mundo. Foto : Andres Perez

“Es muy desigual. Algunos Gobiernos ven esto como una oportunidad para la transición energética “, dijo Bronwen Tucker, quien investiga los subsidios para Oil Change International, un grupo de defensa de la energía limpia. “Pero hay Gobiernos que corren grandes riesgos al duplicar los combustibles fósiles”.

El problema no se limita al mundo en desarrollo. Antes de la pandemia, el Reino Unido otorgó exenciones fiscales a los productores de crudo y está dedicando un estimado de US$42.000 millones de ayuda a la industria.

Incluyendo el costo libre de impuestos que los combustibles fósiles tienen sobre el cambio climático y la salud, China y Estados Unidos son los mayores subsidiadores del mundo, según el informe del FMI de 2019. Pero ese apoyo a los combustibles fósiles podría tener más peso en países más pobres que tienen economías menos estables y presupuestos más ajustados.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.