Red de Alimentos: al rescate de los desechos

Esta entidad es una alternativa sostenible a la destrucción de diferentes bienes, rescatándolos y evitando que se conviertan en residuos, para distribuirlos a personas en situación de vulnerabilidad, contribuyendo también con el medio ambiente al reducir la emisión de gases de efecto invernadero (GEI). Y ya han entusiasmado a más de 100 empresas para ser parte de este ciclo virtuoso.


El único banco de alimentos de Chile. De esta forma se presentan en todas partes quienes trabajan en Red de Alimentos. Es que su labor, es sencilla de explicar, pero tiene una serie de componentes logísticos donde el sentido social es clave.

Básicamente, lo que hacen es rescatar productos que están aptos para el uso y consumo humano, distribuyéndolos entre quienes más los necesitan a través de organizaciones sociales sin fines de lucro, y así evitar su desperdicio.

Trabajan con más de 100 empresas socias y más de 230 organizaciones sociales, razón por la que obtuvieron el premio en la categoría Valor Compartido en el Premio Iniciativas Sustentables 2018.

Entre sus empresas socias están varias grandes compañías como Walmart, Unilever y BCI, Santo Tomás, Nazar, CMPC y Cisco, entre otras. Por ejemplo, hace menos de un mes, Natura entregó a Red de Alimentos, más de 6.000 jabones de esta marca brasileña, que no pueden ser comercializados, pero que siguen siendo aptos para uso, para distribuirlos a diferentes fundaciones sociales, evitando así su desperdicio.

“Somos una alternativa sostenible a la destrucción de estos bienes, rescatándolos y evitando que se conviertan en residuos, para distribuirlos a personas en situación de vulnerabilidad, contribuyendo también con el medio ambiente al reducir la emisión de gases de efecto invernadero (GEI) generada por la destrucción”, comenta María Eugenia Torres, gerente general de Red de Alimentos, y agrega: “Por lo tanto, generamos un triple impacto: social, económico y ambiental en nuestro país”.

Para hacerse una idea, sólo en 12 meses lograron la histórica cifra de 6.133 toneladas de productos, cubriendo las necesidades de 232 organizaciones sociales y de más 200.000 beneficiarios. Además, desde octubre de 2010 (cuando nacieron), han rescatado y entregado 26.691.776 kilos de alimentos.

“Cumplir estas metas y llegar a estas cifras nos llena de orgullo por cuanto avanzamos en nuestro propósito de ayudar a transformar la vida de millones de personas que no pueden asegurar su acceso a productos y alimentos. Pero también contribuimos a que el mundo alcance los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de los cuales somos promotores”, señala Torres.

En búsqueda de la ley

Y si de valor compartido se trata, el gran hito de este año estuvo marcado cuando, el 13 de julio consiguieron algo que venían anhelando y trabajando desde 2012.

Los ministerios de Hacienda, de Desarrollo Social y el Servicio de Impuestos Internos (SII) ampliaron la normativa existente para alimentos a pañales y a productos de higiene personal, permitiendo a las empresas reconocer como gasto el valor costo de estos bienes aptos para su uso y consumo, pero que no se comercializarán, cuando se entreguen a instituciones sin fines de lucro, evitando su destrucción.

“Estamos cada vez más cerca de que este anhelo sea ley, y esperamos que más temprano que tarde se apruebe este ítem y podamos algún día llegar a todas esas personas que en Chile viven bajo el índice de la pobreza. Además de este cambio a nivel de políticas públicas, enfrentamos con fuerza otros desafíos en los que debemos tener importantes resultados en los próximos años”, dice Torres, agregando que “la invitación es a seguir trabajando todos juntos en esta gran causa, en la cual ‘Nada ni Nadie Sobra’”.

Seguir leyendo