El mundo está ansioso de vacunas ARNm Covid como la de Pfizer, pero faltan componentes vitales, lo que está retrasando la producción mundial

Foto: AP

La escasez de componentes está ralentizando la producción de vacunas de ARNm mientras la demanda se dispara.




Dado que la vacuna AstraZeneca contra el Covid-19 ya no se recomienda para menores de 50 años después de las noticias de coágulos de sangre muy raros, Australia está buscando otras vacunas para cubrir la brecha.

La vacuna de ARNm de Pfizer se convertirá en el pilar del lanzamiento, y se espera que lleguen 40 millones de dosis antes de fin de año. Pero Australia no es el único país ansioso por conseguir esta vacuna.

La creciente demanda, junto con la escasez de componentes vitales, está provocando cuellos de botella en la cadena de suministro de esta y otras vacunas de ARNm, lo que retrasa el suministro de vacunas.

El gobierno de Victoria también anunció la semana pasada que proporcionaría 50 millones de dólares australianos para establecer la fabricación local de vacunas de ARNm en Australia. Es posible que los problemas de la cadena de suministro también puedan afectar la fabricación local de vacunas de ARNm.

Entonces, ¿cuáles son los suministros que faltan para fabricar vacunas de ARNm?

1. Fabricación y limitación de ARNm

Fabricar vacunas de ARNm es como hacer un auto, con una línea de montaje y muchos pasos. Cada paso debe conducir al siguiente y fluir sin problemas para hacer el producto final.

La fabricación de la vacuna de ARNm de Covid comienza con la producción del “ARN mensajero”, las instrucciones que le dicen a nuestras células que produzcan las proteínas de pico del coronavirus. El ARNm se produce en recipientes de reactores, donde las enzimas proteicas siguen una plantilla de ADN y copian esa secuencia de ADN en forma de ARN.

La primera escasez es en bolsas de plástico estériles de un solo uso que se colocan dentro de los recipientes del reactor de metal que se utilizan para fabricar el ARNm, casi como un contenedor de basura. Varios proveedores de estos revestimientos de plástico están aumentando la producción, por lo que se prevé que esta escasez no durará demasiado.

Ampollas vacías de la vacuna de Pfizer. Foto: Reuters

La segunda escasez principal se relaciona con la “protección” del ARNm en un extremo. El taponamiento implica agregar una molécula química al ARNm que evita que el ARNm se descomponga demasiado rápido y ayuda a nuestras células a utilizar el ARNm para producir proteínas. Al principio, durante el aumento de escala mundial de la fabricación de ARNm, abundaban los rumores de que las enzimas y las materias primas para fabricar la capa de ARNm se estaban agotando, dado que las enzimas relacionadas utilizadas para las pruebas de Covid también eran escasas.

Sin embargo, aunque solo unos pocos jugadores dominan el campo, esto no parece ser un cuello de botella ahora. Pero sigue siendo una de las partes más costosas del proceso de producción de ARNm.

2. Lípidos en nanopartículas

El principal cuello de botella en este momento es el suministro de algunos de los lípidos que producen las nanopartículas que protegen el ARNm y lo llevan a nuestras células.

Un lípido en particular, el llamado “lípido catiónico”, envuelve el ARNm y luego lo libera dentro de la célula. Se requieren varios pasos de síntesis química para producir estos lípidos catiónicos, y antes de Covid solo un puñado de fabricantes en todo el mundo los producían, y solo a una escala bastante pequeña.

Aumentar esta producción de lípidos catiónicos ha sido incluso más difícil que establecer la producción de ARNm. Actualmente, cuatro empresas, Croda / Avanti, CordenPharma, Evonik y Merck, son los principales fabricantes de estos lípidos.

Como una indicación de cuán grave es este déficit de lípidos, en diciembre de 2020 el ex presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, invocó la Ley de Producción de Defensa para ayudar a Pfizer a acceder a más lípidos.

Foto: Reuters

Las razones de esta escasez son complejas. En la mayoría de los casos, la demanda ha superado a la oferta. En algunos casos, algunos países o empresas han estado acumulando algunos de estos componentes. La “Operación Warp Speed”, iniciada por la administración Trump para acelerar el desarrollo de la vacuna Covid, utilizó su influencia financiera durante 2020 para comprar y asegurar muchos componentes de la vacuna, incluidos viales y lípidos. Esto ha colocado a los fabricantes de vacunas con sede en los Estados Unidos en una buena posición, incluidos Moderna y varios sitios de Pfizer.

En el caso de algunos materiales, la razón del déficit es simplemente que son difíciles de fabricar. Los lípidos catiónicos hechos a medida se sintetizan químicamente en diez pasos que deben realizarse bajo un estricto control de calidad. Incluso si el equipo está listo, la configuración de un proceso de fabricación de este tipo lleva meses.

Cuando la nueva planta de fabricación de ARNm de Victoria entre en funcionamiento, con suerte en los próximos 12 a 24 meses, es posible que algunas de estos problemas globales sigan afectando las cadenas de suministro mundiales. Esto no debería detener nuestros esfuerzos en ese frente, ya que los suministros de materias primas están aumentando rápidamente.

*Archa Fox es profesora asociada de la Universidad de Australia Occidental

**Pall Thordarson es profesor de química de la Universidad de Nueva Gales del Sur

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.