Más proteínas, menos grasas y sal: científicos chilenos desarrollan superalimento para que gallinas produzcan huevos más sanos

La investigación dirigida por la Universidad de Talca logró obtener huevos que son más saludables y alimenticios, los que incluso tienen hasta un 80% menos de niveles de sodio.




Luego de un trabajo de años de un grupo de científicos que estudiaron las características químicas, nutricionales y biológicas de los desechos agroindustriales (productos que normalmente son considerados como desechos en la cadena productiva) que tienen una gran cantidad de nutrientes de los cuales se puede sacar provecho, se desarrolló un alimento para las gallinas ponedoras.

El producto creado y estudiado por un grupo de académicos de la Universidad de Talca, junto a investigadores asociados al área de agronomía de la Región del Maule, gracias a un proyecto que se desarrolló con financiamiento del Fondo para la Competitividad Regional del Maule (FIC), consiguió una nueva formulación que reemplaza el tradicional alimento, basado en trigo o maíz , que produce que los huevos obtenidos sean más saludables y alimenticios.

A través este catalogado “super alimento”, lograron una producción de huevos de gallinas con un aumento de 15% en la cantidad de proteínas, 20% más de energía, un descenso del 3% en grasas saturadas, y 50% menos de colesterol, además de una caída de hasta un 80% en los niveles de sodio.

El alimento a base de desechos agroindustriales, puede mejorar las propiedades del huevo, y con eso “podríamos mejorar los problemas que tiene la sociedad con la salud” comenta Diógenes Hernández, académico del Instituto de Química de Recursos Naturales de la U. de Talca, quien junto a los académicos Fernando Cataldo y Héctor Quinteros, lideraron el equipo de científicos.

De esta manera, se podrían conseguir mejores productos y al mismo tiempo no aumentar los precios de los alimentos asociados al huevo, y “porque la idea es mantener valores y obviamente con productos que puedan mantenerse en el mercado” añade Hernández.

“Los resultados son bastante promisorios y tenemos una mejora real. Si bien no logramos aumentar el tamaño del huevo, sí mejoramos sus características nutricionales”, detalló el profesor Quinteros.

Esta innovación como la califican los investigadores, es un alimento que no se elabora con los cereales tradicionales, los que han aumentado mucho sus valores el último tiempo. “En contraste, nuestro producto se genera a partir de recolección de insumos orgánicos en ferias libres y bordes costeros, con materia prima que normalmente se desecha. Esto causa un efecto económico virtuoso para esos sectores y las familias involucradas, promoviendo la economía circular”, señalaron.

Asimismo, en la creación de este sustento, se utilizó una combinación con ciertas semillas que tienen relación con métodos ancestrales que en la antigüedad se usaban para alimentar las aves, lo que permitió hacer este nuevo producto alimenticio “lo menos químico posible” señala Hernández.

“Súper alimento”

Las fórmulas que se probaron fueron elaboradas en conjunto por los académicos de la universidad con un grupo de investigadores externos, liderados por el agrónomo Francisco de la Peña, quien ha trabajado en la crianza de gallinas de postura.

El “súper alimento” no contiene los cereales tradicionales, ni aditivos sintéticos. Se confecciona con una mezcla de residuos hortofrutícolas y desechos de productos del mar, teniendo como base una mezcla de cereales, pero que son de producción nacional.

Además, del total de 600 gallinas estudiadas, el nuevo alimento fue bien recibido por las gallinas de libre pastoreo. “Son aves que estaban menos estresadas” y que recibieron de mejor manera este nuevo producto a diferencia del tradicional, comenta Hernández.

Un factor que también puede sumar propiedades más saludables al huevo que se obtiene.

Por ahora , el alimento se encuentra en espera a ser comercializado por una empresa para lograr salir al mercado. “Ya tenemos el alimento validado, está probado, ahora la empresa lo puede fabricar sin ningún problema” señala Diógenes.

“Huevo en polvo”

Los investigadores también se propusieron buscar nuevas alternativas de producción y comercialización de los huevos. En particular, teniendo en cuenta la inflación y el valor del trigo, que desincentiva la crianza de gallinas y la producción de huevos frescos.

Uno de esos productos es el huevo el polvo, que suele ocuparse mucho en la industria gastronómica. “Si nosotros logramos un huevo con mejores propiedades, obviamente vamos a tener un huevo en polvo que tiene propiedades mejoradas” explica Hernández.

“Quisimos dar valor agregado al huevo” explicaron los investigadores, quienes desarrollaron este producto en polvo que conserva bien sus propiedades organolépticas, “y que sería adecuado para hacer mayonesa o para repostería”.

Otro uso valioso de estos huevos que mejoraron su calidad gracias a la alimentación de las gallinas, es la producción de colágeno que tienen los huevos, que se ubica en la membrana que recubre la clara, debajo de la cáscara. “Eso normalmente se tira como basura, pero contiene casi un 100% de colágeno”, destacó Quinteros.

“Esperamos expandir esta investigación a otras formulaciones, no sólo con gallinas, sino que también con otros animales”, adelantaron.

Lea también en Qué Pasa:

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.