Nasa lanza un polémico estudio científico para probar la existencia de ovnis

Un objeto no identificado captado por la Fuerza Aérea de EE.UU.

El equipo científico comenzará su labor en la primavera y tendrá nueves meses para publicar un informe.


La Nasa está formando un equipo para llevar a cabo un estudio científico sobre la existencia de “fenómenos aéreos no identificados” (Fani), conocidos popularmente como ovnis.

Los Fani son objetos que se observan en el cielo que no pueden ser identificados como aeronaves ni ser explicados por fenómenos naturales. Los ovnis conllevan la implicación de que hay una conexión con naves extraterrestres, por lo que generalmente se evita en este contexto. Lo que la Nasa está haciendo es ver qué datos hay incluso allá fuera.

“Cuando alguien busca vida en Marte, comienza con una hipótesis que quiere probar”, dijo el jueves en una conferencia de prensa el astrofísico David Spergel, líder del estudio y presidente de Simons Foundation. “Este es un fenómeno que no entendemos y sobre el que queremos recopilar más datos”.

“Dada la escasez de observaciones, nuestra primera tarea es simplemente recopilar el conjunto de datos más sólido que podamos”, dijo Spergel. “Identificaremos qué datos (de civiles, gobiernos, organizaciones sin fines de lucro, empresas) existen, qué más debemos tratar de recopilar y cómo analizarlos mejor”.

El estudio comenzará a principios de la primavera y tardará unos nueve meses en completarse, con un costo de no más de US$100.000, dijo Daniel Evans, administrador adjunto de investigación de la Dirección de Misiones Científicas de la Nasa. Se basará principalmente en datos abiertos, y el informe resultante se publicará en su totalidad. La Nasa realizará reuniones para discutir sus hallazgos con el público.

Obtendrá el asesoramiento de expertos en las comunidades científica, aeronáutica y de análisis de datos para centrarse en la mejor manera de recopilar nuevos datos y mejorar las observaciones de Fani.

La investigación de la Nasa se suma al creciente interés por desestigmatizar lo que generalmente se llama avistamientos de ovnis.

En mayo, el Congreso de EE.UU. celebró la primera audiencia sobre objetos voladores no identificados desde la década de 1960. En esa audiencia, funcionarios del Pentágono y de inteligencia instaron al público a reportar avistamientos como una cuestión de seguridad nacional.

Fue la primera vez en más de 50 años, que el Congreso realizó una audiencia sobre ovnis en la que testificaron el subsecretario de Defensa para Inteligencia y Seguridad, Ronald Moultrie, y el subdirector de la Inteligencia Naval, Scott Bray.

Se trata de un tema en continúa revisión por parte del Pentágono y las agencias de inteligencia de EE.UU. luego de un aumento en los avistamientos por parte de militares y pilotos en los últimos años.

El subdirector de la Inteligencia Naval, Scott Bray., durante su presentación en el Congreso este martes. Foto: Reuters

Si bien este estudio no forma parte del grupo de trabajo del Departamento de Defensa establecido en 2021 y encargado de identificar y abordar los Fani, Thomas Zurbuchen, administrador asociado de ciencia de la Nasa, señala que el interés científico y asuntos de seguridad de aviación han impulsado al grupo a lanzar la investigación ahora.

Zurbuchen sostuvo que el estudio no determinará si hay vida inteligente más allá de la Tierra, pero podría ayudar a que los investigadores se acerquen un poco más a poder responder la pregunta.

“En este momento, con la evidencia que tenemos, sería difícil encontrar evidencia irrefutable de que un evento sea de una u otra forma”, indicó. “Creo que dice muy poco sobre los eventos en sí, solo dice algo sobre la disponibilidad de datos, que es exactamente por qué estamos haciendo esto”.

Aunque no está relacionado con este nuevo estudio, la Nasa tiene un programa de astrobiología activo que se enfoca en los orígenes, la evolución y la distribución de la vida más allá de la Tierra. Desde el estudio del agua en Marte hasta el sondeo de “mundos oceánicos” prometedores, como Titán y Europa, las misiones científicas de la Nasa están trabajando juntas con el objetivo de encontrar signos de vida más allá de la Tierra.

Además, la búsqueda de vida de la agencia también incluye el uso de misiones como el Satélite de Sondeo de Exoplanetas en Tránsito y el Telescopio Espacial Hubble, para buscar exoplanetas habitables, mientras que el Telescopio Espacial James Webb intentará detectar firmas biológicas en atmósferas alrededor de otros planetas, detectando oxígeno y carbono.

El dióxido en otras atmósferas, por ejemplo, podría sugerir que un exoplaneta alberga plantas y animales como el nuestro. La Nasa también financia investigaciones basadas en el espacio que se centran en firmas tecnológicas, es decir, firmas de tecnología avanzada en el espacio exterior, de otros planetas.

Lea también en Qué Pasa:

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Los “desaparecidos no localizados” se dispararon de 265 a 10.366en 2021, acumulando un total de 108 mil casos desde 1964.