Pasar el aburrimiento con los “juegos de escape” que se descargan en el celular puede tener consecuencias negativas

"Jugar demasiado tiempo puede conducir a la adicción y significa que hay menos tiempo disponible para otras actividades más saludables. Esto en realidad puede aumentar su depresión”, indicó uno de los autores de la investigación.

Los juegos con teléfonos inteligentes pueden ser dañinos para los usuarios que los utilizan para escapar de su estado de ánimo negativo y sentimientos de aburrimiento, según un nuevo estudio.




Investigadores de la Universidad de Waterloo descubrieron que los “jugadores de escape” aburridos, -aquellos que tienen dificultades para interactuar con el entorno real y mantener la atención-, pueden buscar “fluir”, que es un estado de concentración profundo y sin esfuerzo en una actividad relacionada con la pérdida de conciencia del tiempo y el espacio.

“Descubrimos que las personas que experimentan un aburrimiento intenso con frecuencia en la vida cotidiana informaron jugar juegos de teléfonos inteligentes para escapar o aliviar estos sentimientos de aburrimiento”, dijo Chanel Larche, autor principal del estudio y candidato a doctorado en neurociencia cognitiva en Waterloo. “El problema con esta ‘solución’ de aburrimiento es que terminan jugando cada vez que se aburren y terminan experimentando problemas relacionados con el juego excesivo”, agregó.

“Durante el juego, los jugadores pueden lograr una excitación óptima, un enfoque y atención comprometidos y una reducción en los sentimientos de monotonía, pero esta mayor necesidad de jugar entre los jugadores de escape puede tener consecuencias negativas y llevar a un tiempo de juego excesivo”, sostuvo Larche.

Sus resultados confirmaron que las personas que juegan para escapar del aburrimiento mediante el uso de juegos para teléfonos inteligentes como Candy Crush se sumergen más en el juego que los jugadores que no escapan. Foto: Leo Pierre / Hans Lucas.

Usando el popular juego para teléfonos inteligentes “Candy Crush”, Larche y el profesor de neurociencia cognitiva Michael Dixon hicieron que 60 participantes con clasificaciones de nivel actual en el juego entre 77 y 3307 jugaran en varios niveles de dificultad desde demasiado fácil, -lo que significaba que había una falta de equilibrio entre habilidades y desafíos, bajo flujo y baja excitación- a equilibrada, que era más desafiante y que causaba una mayor fluidez, excitación, menos aburrimiento y una mayor necesidad de continuar jugando. Esto se hizo para determinar si los jugadores elegirían continuar jugando un juego en el que había un equilibrio de desafío y habilidad conducente a fluir, en lugar de un juego más fácil que generaría menos fluidez.

Sus resultados confirmaron que las personas que juegan para escapar del aburrimiento mediante el uso de juegos para teléfonos inteligentes como Candy Crush se sumergen más en el juego que los jugadores que no escapan. Sin embargo, cuando los jugadores de escape encuentran estos juegos más gratificantes como un alivio del aburrimiento, pueden jugar con más frecuencia y por períodos más largos.

“Aquellos que juegan para escapar experimentan mayor fluidez y afecto positivo que otros jugadores, lo que establece un ciclo de juegos de video para elevar un estado de ánimo depresivo”, dijo Dixon. “Esto es desadaptativo porque, aunque eleva su estado de ánimo, también aumenta sus ganas de seguir jugando. Jugar demasiado tiempo puede conducir a la adicción y significa que hay menos tiempo disponible para otras actividades más saludables. Esto en realidad puede aumentar su depresión”.

Larche dice que estos hallazgos podrían alentar a los desarrolladores de juegos a considerar implementar herramientas de videojuegos responsables directamente dentro de sus juegos. Por ejemplo, tener una opción de límite de tiempo que permita a los jugadores especificar cuánto tiempo desean jugar podría ser útil para los jugadores susceptibles a un juego de escape problemático.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.