El Bayern Múnich les aplica descuentos en el sueldo a los jugadores que se nieguen a vacunarse por el Covid-19

Eric Maxim Choupo-Moting es otro de los jugadores que han recibido recortes salariales en el Bayern (Foto: AFP)

El club más poderoso de Alemania endurece sus políticas preventivas por el coronavirus. Entre los cinco jugadores que están en cuarentena, los bávaros ya suman más de un millón de dólares en recortes salariales.


El Bayern Múnich pone mano dura en contra de los jugadores que se nieguen a vacunarse. El club bávaro aplica fuertes descuentos a los futbolistas que persistan en esa conducta y que, por esa razón, deban entrar en cuarentenas que les impidan cumplir adecuadamente con las obligaciones que forman parte de sus respectivos contratos.

El club comenzó a aplicar las leyes que rigen al estado de Baviera, que los faculta para recortar proporcionalmente los ingresos de los trabajadores que se nieguen a la inoculación y que, producto de ello, no puedan cumplir con las funciones para que sean contratados. La escuadra germana ya suma más de US$ 1 millón de dólares en recortes salariales producto de esta causal.

El seleccionado alemán Joshua Kimmich, declarado como contacto estrecho de una persona infectada, tuvo que ser puesto en cuarentena. Por ese motivo, el volante ha tenido que ausentarse de los entrenamientos y no pudo ser considerado por el técnico Julian Nagelsmann para los encuentros ante el Ausburgo, por la Bundesliga, y el Dinamo de Kiev, por la Champions. En su caso, el descuento se empina sobre los US$ 427 mil, una cifra importante, aunque no tanto para el futbolista, que se embolsa US$ 22,4 millones por temporada.

Joshua Kimmich, uno de los afectados por la política sancionatoria del Bayern Múnich a los futbolistas que no se han vacunado (Foto: AP)

Más afectados

Kimmich no es el único afectado por la rígida política institucional. Serge Gnabry, Jamal Musiala, Michael Cuisance y Eric Choupo-Moting han sido otros de los futbolistas que han visto mermados sus ingresos por la negativa a inocularse.

El Bayern comunicó la semana pasada las políticas institucionales que aplicaría para el control de la plaga, medidas que encontraron resistencia entre los jugadores. A los casos mencionados hay que sumar los de Niklas Süle y Josip Stanicic, quienes también se encuentran aislados.

Las prohibiciones incluyen la imposibilidad de concentrarse con sus compañeros en los estados que hayan establecido esa medida de precaución. Alemania atraviesa la cuarta ola del virus y Baviera, el estado en que está afincado el Bayern, ha sido uno de los más afectados por el rebrote.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.