El miedo de Michael Ríos, la otra cara del agudo conflicto en Lautaro de Buin: “Hay 30 familias preocupadas por quedar sin trabajo”

Michael Ríos entrenando en Lautaro de Buin.

Michael Ríos entrenando en Lautaro de Buin.

El exjugador de Universidad Católica y Colo Colo, entre otros equipos, asoma hoy como la gran contratación del equipo del que resuelve durante estos días si podrá jugar en Primera B o será desafiliado del balompié profesional.


Michael Ríos (36 años) lleva menos de un mes como flamante refuerzo de Lautaro de Buin. El ex jugador de Colo Colo y Universidad Católica, que la temporada pasada defendió a San Antonio Unido, se sumó al equipo que hoy lucha en tribunales de la ANFP su permanencia en la Primera B. Los conflictos con Hans Martínez, jugador que acusa que se le deben cotizaciones, y al que incluso se le llegó a crear una boleta ideológicamente falsa, tiene entrampado al equipo que hoy dirige Encinas.

Ríos, en conversación con El Deportivo, repasa el presente del equipo capitalino: “Nosotros estamos entrenando todos los días de manera normal. Estamos a la espera de lo que pueda pasar, pero seguimos entrenando”, advierte.

Las últimas semanas del Toqui no han sido fáciles. Los dirigentes del cuadro de Buin se han ganado las portadas de los diferentes medios, con conflictos como la creación del grupo de WhatsApp “finiquito del Delincuente”, en alusión a las deudas que sostienen con Martínez. Por orden del Tribunal de disciplina no pueden ser programados en el torneo nacional de la B hasta aclarar varios temas. “¿Si los dirigentes nos han dando explicaciones? No, ese no es un tema que nos compete a nosotros tener claridad o no. Nosotros lo que hacemos es entrenar día a día. Esperar que el fallo sea favorable para que podamos empezar el campeonato”, revela.

El ex jugador de Iquique, entre otros clubes, está pendiente de la situación. Quiere que se resuelva lo más rápido posible: “Complica que el fallo fuese todo lo contrario a lo que nosotros pensamos. Ese es un tema que están viendo los abogados del club. Nosotros debemos solo enfocarnos en entrenar. Nosotros pensamos que se puede dar a favor”.

Es que en caso que se opte por desafiliar a Lautaro de Buin cerca de 30 jugadores quedarían sin club. “Eso complica mucho. Hay muchos chicos que están recién empezando, que están firmando su primer contrato profesional. Con eso pueden ayudar a sus familias. Uno es más grande y lo toma diferente a los más chicos, pero sí, si te pones a pensar son más de 30 familias que están preocupadas por su trabajo”, agrega.

Michael Ríos espera tomar contacto en los próximos días con el SIFUP, entidad que hoy defiende a Hans Martínez. “No te voy a mentir, no he tenido la oportunidad de hablar con Gamadiel (García), con Luis (Marín), no sé mucho cómo es el tema. Sé que están con el jugador, que están en problemas con Lautaro. Espero en los próximos días poder hablar con ellos para saber qué es lo que piensan. Acá están peleando contra el club, pero el Sifup no está viendo que hay 30 familias detrás de nosotros. Nosotros tenemos que velar por nuestras familias y supuestamente el Sifup también tiene que velar por nosotros. Ahí el tema se pone complejo para ambas partes”.

Michael Ríos llegó la presente temporada a Lautaro de Buin.

“Fui compañero en la UC con Hans Martínez. No he hablado para nada con él. Cuando yo llegué a Lautaro de Buin, Martínez no estaba. No he hablado nada con él tampoco. Solo he sabido lo que leo en la prensa, en las redes sociales”, advierte. Al mismo tiempo, evita referirse a las acusaciones que recaen sobre la dirigencia de Buin, que incluso creó hasta un grupo de WhatsApp denostando al jugador: “Te podría decir mil cosas, pero no estoy al tanto de nada. Leo lo que publican ustedes nomás, pero más allá de eso no me voy a meter. Tendría que opinar lo que no me parece bien del jugador, lo que no me parece bien de los dirigentes. Yo no soy quién para decir qué tienen que hacer, o no tienen que hacer. Ya todos son grandes. No me compete. No es mi obligación hacerlo. A mí me contrataron para jugar en Lautaro”, repite.

Ríos, por su trayectoria, ha asumido un rol clave frente a la incertidumbre que genera la situación. Los más jóvenes de la institución lo escuchan: “Tú sabes que cuando uno es más chico se pasa mil rollos por problemas chicos...imagínate cómo están ellos con este tipo de problema. Por ahí no saben qué pensar. Por el bien de ellos espero que esto se pueda solucionar para que puedan disfrutar de otra categoría, otra más competitiva, que sepan que lo que es estar en un campeonato diferente. En Segunda es profesional, pero le falta mucho para ser como Primera B o Primera”, dice.

Para cerrar, el ex seleccionado chileno descarta finiquitar con Lautaro para buscar otro club, considerando que pueden fichar en otro elenco hasta la cuarta fecha del certamen. “No se me ha pasado por la mente finiquitar. Si yo firmo el finiquito es afirmar que Lautaro perderá el juicio. No creo que algún jugador lo haga. No me parece. Acá está en juego la institución. Los dirigentes y abogados del club tendrán que ver cómo solucionan el problema que se armó. Yo pienso que el club puede ser favorecido el club o quizás se puede llegar a un acuerdo con Martínez por algo que está peleando que él cree que está bien. Espero que lleguen a un acuerdo por el bien de todos. Voy a esperar el fallo y estoy con la mentalidad de poder jugar en un poco de semanas”, dice.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.