Desembarco de Ana Lya Uriarte como mujer fuerte de Interior concluye profunda reestructuración del equipo de Siches

Ana Lya Uriarte

La exjefa de gabinete de Michelle Bachelet asumirá en los próximos días un cargo estratégico en el equipo de la titular de Interior, sellando así un minucioso proceso de selección de nuevos fichajes que encabezó Siches para reforzar a su grupo de colaboradores tras su turbulenta instalación. Con su arribo sale de la cabeza del gabinete el médico Roberto Estay. La noticia de su llegada, en todo caso, generó incomodidad en sectores del PS y el FA.




La otrora jefa de gabinete de la expresidenta Michelle Bachelet, Ana Lya Uriarte, desembarcará en los próximos días en el Ministerio del Interior, sellando con su llegada el profundo proceso de reestructuración de sus equipos en el que viene trabajando hace semanas la titular de la cartera, Izkia Siches.

La militante socialista y abogada asumirá un cargo estratégico como jefa de gabinete de la secretaria de Estado, en el marco de una cirugía mayor que la propia Siches ha afinado de forma reservada y minuciosa junto a su círculo más estrecho. En la práctica, la incorporación de Uriarte la alza como la nueva mujer fuerte de la cartera.

Si bien inicialmente se informó que la jurista llegaba en calidad de jefa de asesores y que el jefe de gabinete de la ministra, Roberto Estay, se mantendría en su cargo, en horas de la tarde de ayer desde la cartera cambiaron la versión y aseguraron que el cargo formal de Uriarte sería en reemplazo del médico y mano derecha de Siches, quien de todas formas seguirá formando parte del equipo.

La excolaboradora de Bachelet ha apoyado la gestión de Siches de manera informal desde incluso antes de asumir el cargo, el pasado 11 de marzo. Las mismas fuentes señalan que el desembarco de la abogada y profesora de la Universidad de Chile busca dotar de mayor “espalda” política a la ministra, quien ha mostrado una marcada debilidad en la relación con los partidos oficialistas al ser independiente.

Incomodidad en el PS

En Palacio buscan que el vínculo de Uriarte, sobre todo con los partidos de la ex Nueva Mayoría, sirva para que la ministra refuerce su ascendencia en la coalición y logre afianzar relaciones de confianza con sus directivas y parlamentarios. Sin embargo, en el oficialismo reconocen que el perfil de la socialista es polémico, pues como jefa de gabinete de Bachelet tuvo varios desencuentros con los líderes de las colectividades del entonces oficialismo, incluso con el PS.

De hecho, en esa colectividad ven con resistencia su aterrizaje en Interior. En la tienda comentan que su incorporación al gobierno no pasó por un carril institucional, como se ha pedido siempre al Presidente Boric. Es más, en privado existe una mirada crítica al estilo de trabajo de la abogada si se considera que la relación que sostuvo con los partidos durante el segundo gobierno de la exmandataria “no fue la mejor”, señalan. Las mismas voces apuntan que, al igual que Bachelet, Uriarte tiende a trabajar con equipos cerrados y de confianza, lo que podría generar problemas a la ministra del Interior.

Incluso ayer, tras conocerse que la abogada llegaría como asesora de Siches, diputados PS manifestaron su incomodidad en una reunión que sostuvieron en el Congreso con el senador y probable futuro presidente de la colectividad, Alfonso de Urresti, entre ellos Daniel Manucheri, Marcos Ilabaca y Daniel Melo.

Las redes de Uriarte en el PS están más ligadas al mundo de la disidencia a la actual directiva y a la Nueva Izquierda de Camilo Escalona. Además, en las filas socialistas es reconocida su cercanía con el exsubsecretario del Interior Mahmud Aleuy, dado que ambos provienen de la Izquierda Cristiana.

En el Frente Amplio la idea tampoco fue muy bien recibida. Ya tener en manos de una independiente la jefatura del gabinete fue visto como una derrota por parte de ese bloque, algo que se exacerba, dicen dirigentes de la coalición original del Mandatario, con el arribo de la socialista.

La reestructuración de Interior se da luego de que tras su polémico y fallido viaje a Temucuicui y la entrega de información que resultó ser falsa ante la Cámara de Diputados, tanto la secretaria de Estado como el Presidente Gabriel Boric llegaron a la convicción de que Siches requería un reforzamiento entre sus colaboradores. En la cartera señalan que la elección de Uriarte fue de exclusiva atribución de la ministra.

De hecho, tras el bullado episodio en el Congreso -en que Siches aseguró que un avión con migrantes expulsados había retornado al país con los mismos pasajeros y acusó al expresidente Sebastián Piñera de encubrir el hecho-, la reprimenda del Mandatario apuntó, precisamente, a la falta de rigurosidad de los equipos de la secretaria de Estado, quien ha sido cuestionada por rodearse del que fuera su círculo de hierro en el Colegio Médico y no de profesionales con conocimientos en los temas de seguridad.

La posibilidad de que hubiera movimientos en Interior quedó de manifiesto hace algunas semanas cuando desde La Moneda se filtró que la titular de Interior removería a Estay a petición de la Presidencia. La idea de una intervención por parte del Segundo Piso quedó de manifiesto y finalmente, ante una inminente crisis en el gobierno, en esa oportunidad se logró desactivar su salida y el médico se mantuvo en el cargo, al menos, hasta ayer.

Las redes de Siches con el bacheletismo no son nuevas. Mientras la doctora se desempeñaba como líder en el Colegio Médico, convocó a la entonces Presidenta a distintas actividades en la entidad gremial, como el acto de conmemoración del Día de la Mujer en 2017. Durante la pandemia, la fundación de la exmandataria -Horizonte Ciudadano- organizó un conversatorio con la líder gremial, y a inicios de 2021, Bachelet destacó a la doctora Siches como uno de los 100 líderes emergentes en la Revista Time. Cercanos a la ministra en el Colmed aseguran que, en esa ocasión, Bachelet se puso en contacto con Siches días antes de la publicación y hablaron extensamente.

Los otros fichajes

Además de la llegada de Uriarte, en Interior confirman la incorporación de un grupo de profesionales con expertise en temas relativos a la cartera, con militancia transversal en el oficialismo.

Es el caso de la doctora en Derecho Público Leslie Sánchez, quien es independiente pero cercana al Partido Liberal y cuyo rol se concentrará en apoyar el vínculo del Ministerio del Interior con el Congreso ante la ambiciosa agenda en materia de seguridad que espera agilizar el Ejecutivo en las próximas semanas. En el mismo rol asumirá el abogado ligado al Partido Radical Bastián Espinoza.

En materias jurídicas, en tanto, estará también el abogado Tomás Razazi (PS), quien ya había cumplido funciones similares en Interior durante el gobierno de Bachelet y se incorporará al gabinete como asesor directo de la ministra.

Por otra parte, en el ámbito internacional, particularmente en el área de migraciones y crimen organizado, se sumará la polítologa y militante de Convergencia Social Elisa Araya (CS). A su vez, en el equipo de comunicaciones -que ha sido abiertamente criticado entre los ministros de La Moneda- asumirá como directora la periodista Vanessa Azócar.

Estos nombres se suman a los fichajes que ya se han hecho públicos previamente, como el de Alejandro Urquiza (PC), quien apoya en temas de seguridad, y Víctor Ramos (CS), asumiendo el trabajo intersectorial del “Plan Buen Vivir” que fue anunciado esta semana por la ministra Siches.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.