Los frustrados intentos de una alianza entre Providencia y Recoleta por la seguridad en el Barrio Bellavista

Luego de que las alcaldesas Evelyn Matthei (UDI) y Emilia Ríos (RD, Ñuñoa) anunciaran una alianza en conjunto para aumentar la seguridad en Barrio Italia, algunos se preguntan si esa estrategia se podría replicar con otros municipios de Santiago como Recoleta, especialmente en el sector que limita entre ambos municipios y que, hasta la fecha, recibe planes de seguridad por separado.


“La sra. Alcaldesa responde que durante varios años trataron de trabajar con la Municipalidad de Recoleta para hacer prevención y fiscalización en forma conjunta (en Barrio Bellavista), pero nunca resultó”.

Esa es la respuesta que entregó la alcaldesa de Providencia, Evelyn Matthei (UDI) a la concejala Macarena Fernández (CS), cuando en una junta municipal de la Comisión de Alcoholes se analizaba si aprobar o rechazar la patente de expendio de alcohol de uno de los locales ubicado en General Salvo 38, Bellavista.

En esta línea, Fernández le planteaba a Matthei que debido a que Pío Nono pertenece por un lado a Providencia, y por el otro a Recoleta, deseaba saber si “Recoleta está en la misma posición de empezar a rechazar las patentes de alcoholes” pues si bien desde su municipio se estaba haciendo un esfuerzo para controlar un poco más el barrio, “no va a ayudar mucho si desde Recoleta para allá sigue habiendo alcohol a destajo”, se lee en el documento.

Pese a que el oficio fue entregado en octubre de 2021, el tema volvió a la palestra de los concejos municipales en marzo de 2022, cuando la alcaldía de Providencia comenzó a implementar el “Plan Bellavista Segura” para “recuperar la zona de los distintos focos de delincuencia” que afectan a sus residentes y usuarios. Es más, dentro de su segundo período en Providencia, la edil se reunió con su par de Recoleta, Daniel Jadue (PC), para abordar en conjunto medidas de seguridad en el Barrio Bellavista, a pesar de las duras críticas que le ha hecho por el caso luminarias led, investigación que develó millonarios sobornos para adjudicarse licitaciones y que se mantiene abierta en Recoleta y en otras dos comunas.

De manera informal, una vez más, los concejales de Providencia consultaron si es que esas reuniones habían resultado en una estrategia conjunta entre ambos municipios. Sin embargo, no tuvieron respuesta.

“Como concejales creemos que no hay mucha coordinación entre ambos municipios; no ha habido voluntad de sentarse a conversar y es difícil saber de dónde viene esa falta de voluntad: puede ser de uno de los dos lados o de ambos, pero en el caso de Ñuñoa ha sido lo contrario. Ahí creemos que falta más coordinación con Recoleta para tener una visión del Barrio Bellavista que sea integral y que no tenga una frontera en Pío Nono”, esboza Tomás Echiburú (RD), concejal de Providencia.

El tema vuelve a avistarse luego de que ayer las jefas comunales de Providencia y de Ñuñoa (Emilia Ríos (RD)) dieran cuenta de un plan en conjunto para enfrentar la delincuencia en Barrio Italia, estrategia que se viene desarrollando hace dos meses y que ha resultado en la instalación de 20 cámaras de televigilancia en el barrio, donde hasta ahora 17 de ellas se encuentran funcionando, además de 16 operativos realizados sábados y domingos en el sector.

Si bien dentro de los últimos meses Bellavista ha sido escenario de asaltos, balaceras y hechos de violencia, lo que ha resultado en cerca de dos mil controles en el sector y un aumento del 80% de los detenidos, en comparando con el año pasado, ambos municipios han decidido desplegar planes de seguridad de manera individual.

Un “problema antiguo”

Manuel José Monckeberg (RN), concejal de Providencia, anunció dentro del oficio entregado en 2021 que la falta de coordinación entre la municipalidad y Recoleta no ha llegado hace poco, sino más bien que “el problema es muy antiguo”: “Durante la administración de la Alcaldesa Errázuriz hubo una restricción horaria que no fue acompañada de la misma decisión por la Alcaldía de Recoleta y se produjo el fenómeno que planteó la concejal Fernández: una mitad tenía que cerrar a cierta hora y la otra mitad podía seguir funcionando toda la noche”, comenta.

Pese a las críticas, desde Recoleta comentan que han lanzado planes desde el municipio para controlar la delincuencia que se ha desatado dentro del sector.

Fares Jadue (PC), concejal, sostiene que la municipalidad mantiene un convenio hace cuatro años con la Subsecretaría de Prevención del Delito para implementar un “Barrio Comercial Protegido”.

“Entre la municipalidad, la policía, la comunidad y los empresarios locatarios de Bellavista, se ha fortalecido el vínculo entre todos para tratar efectivamente los puntos más críticos. Tanto es así que finalmente, la Fiscalía ha declarado hace un tiempo Bellavista como un foco investigativo, especialmente en temas de tráfico de bandas donde se ha logrado desarticular algunas. Pero con la municipalidad de Providencia no hemos llegado a nada. Hubo en su tiempo conversaciones con Errázuriz, pero no sabemos en qué quedó (...) de todas maneras creemos que es necesario trabajar en conjunto y tiene que darse en algún momento con tal de separar cualquier diferencia para tomar acciones en conjunto y no por separado”, sostiene Jadue.

Desde Providencia, los concejales comentan que “Matthei siempre ha tenido su propia agenda de seguridad”. Desde que llegó a la alcaldía de Providencia en 2016, comenzó a armar la Asociación de Seguridad Ciudadana de Municipios, cuerpo que le permitía desplegar acciones no solo en su sector, sino también dentro de los municipios inscritos como Santiago y Estación Central.

“En ese tiempo nosotros dijimos por qué no se incluye también a Recoleta y otras comunas que tienen a alcaldes no solo de derecha, la invitación estaba abierta. Nco hubo una voluntad por parte de nosotros de salir a buscar colaboración, pero tampoco hay interés del otro lado. Es una cosa de que ambas partes no quieren colaborar”, recalca Echiburú.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

El análisis se basa en 489 estudios de poblaciones de hormigas que abarcan todos los continentes donde habitan estos insectos.