Sergio Muñoz, director de la PDI: “La importación de criminalidad ha hecho escalar la violencia en los delitos como nunca antes vimos”

En la semana de su aniversario número 89, el jefe de la policía civil advierte que la presencia de carteles internacionales ha generado desafíos para combatir el nuevo crimen organizado que está operando en Chile. “Extranjeros vienen con otras costumbres, modos de actuar más agresivos y que hacen que el delincuente chileno se ponga a la par”, asegura. Además, le preocupa el alza de delitos informáticos: “el sitio del suceso ya no es sólo físico, ahora también es virtual”.




En el tercer piso del histórico edificio que alberga el cuartel central de la Policía de Investigaciones (PDI), ubicado en calle General Mackenna, pleno centro de Santiago, un grupo de detectives están las 24 horas del día atentos.

En sistema de turnos rotativos vigilan eventuales ataques informáticos de los que podrían ser víctimas sus brigadas y a su vez en tiempo real tienen mapas de los delitos informáticos que se están produciendo en todo el mundo. Se trata del Centro Nacional de Ciberseguridad, uno de los proyectos estrella del director de la PDI Sergio Muñoz Yáñez (55), quien está seguro de que debemos prepararnos para el futuro, ya que comenta que la tendencia es que los ilícitos financieros y que buscan desestabilizar instituciones vendrán desde cibercriminales desde el extranjero. “El sitio del suceso ya no es sólo físico, también es virtual”, asegura.

El jueves 23, la institución realizó el acto de conmemoración de sus 89 años de existencia y al hacer un balance del panorama delictual en el país advierte cómo se ha visto una escalada en la violencia de homicidios y de delitos vinculados al crimen organizado y que esto tiene su origen en la penetración de carteles internacionales.

¿Cómo evalúa la criminalidad actual en el país?

La criminalidad es cambiante, siempre lo es, sin embargo en este último tiempo hemos visto aumentada la violencia, la capacidad de los delincuentes de organizarse para cometer delitos y de formas que no estábamos acostumbrados a ver. Por ejemplo, la trata de personas. Si bien es algo que data de mucho tiempo, en Chile nunca antes vimos organizaciones que secuestraran personas para extorsionarlas, que ingresaran ilegalmente personas a través de nuestras fronteras a Chile con todo el riesgo que eso involucra, ganando y lucrando con personas que lo único que buscan es una mejor condición de vida y que vienen con niños muchas veces. Hemos visto cómo las extorsionan, llegando a veces a ser víctimas de explotación sexual, y con una agresividad que no habíamos visto.

De cuando era detective a ahora que es director de la PDI, ¿nota cambios en la cultura criminal?

Sin duda que hay modus operandi a los que no estábamos acostumbrados. Antes los mayores delincuentes en Chile eran los ladrones o personas vinculadas al narcotráfico. La delincuencia criolla ligada a sujetos como “el Perilla” o el “Cabro Carrera” que si bien realizaban una actividad ilícita y había disputas de territorios era una especie de delincuentes ‘con códigos’. Por eso eran blindados por sus propios vecinos, porque hacían regalos para la Navidad, no los atacaban a ellos, sino todo lo contrario, eran una especie de Robin Hood.

Ahora vemos conductas violentas que han sido importadas a Chile, grupos conformados por extranjeros y chilenos que escalan a un nivel superior tanto la violencia como el tipo de organización.

¿Su experiencia da cuenta que nos enfrentamos a nuevas formas de crimen organizado?

La delincuencia siempre va a ser delincuencia. Un homicidio es un homicidio, tanto si se mató a una persona de un disparo, como si a otra le quitan la vida y la desmembran por completo. Es verdad, estábamos acostumbrados a una criminalidad más local, pero tenemos que reconocer que la importación de criminalidad ha hecho escalar la violencia en los delitos como nunca antes vimos.

Hay extranjeros, y no digo que todos, porque le recalco, migrar es un derecho y todas las personas pueden hacerlo, pero hay ciertos extranjeros, estoy hablando principalmente de colombianos, venezolanos, que vienen a cometer delitos y que vienen con otras costumbres, otros modos de operar y que incluso hacen que el propio delincuente chileno tenga que ponerse a la par y el crimen empieza a escalar a un nivel superior y por eso vemos estas balaceras, enfrentamientos a la luz del día entre bandas rivales, disputas de territorio, etc.

Claramente estamos viendo un poder de fuego y una violencia más exacerbada y eso está causando esta sensación de terror en la gente de ver estas nuevas modalidades de delitos.

¿Qué respuesta da la policía ante este escenario entonces?

Bueno, ese es justamente el trabajo en el que estamos enfocados hoy. Esto nos convida a mayores desafíos investigativos.

Director de la PDI, Sergio Muñoz, en el Centro Nacional de Ciberseguridad.

Claro pero uno ve cómo hace unos días apareció un cuerpo que llevaba cuatro días en una zanja, un baleo en el Metro, un cuerpo enterrado aparentente vivo... ¿Hay un descontrol?

Es que esas son las actividades que yo le digo son importadas, de otras realidades mucho más violentas de otros países que se están explicitando en Chile y que son parte del crimen global. Esto pasa en todo el mundo y lamentablemente ha sido incorporado a nuestro país, pero lo estamos atacando. Hay que hacer una distinción. Uno piensa ‘el crimen está desbordado porque la PDI incautó en el último período 40 toneladas de droga’, pero son 40 toneladas de droga que no llegaron a nuestras calles.

La PDI incautó 200 armas, es decir son 200 armas que ya no están en las calles. Entonces hay que mirar el impacto positivo que ha tenido nuestra planificación de trabajo y cómo nos estamos haciendo cargo del crimen organizado y las investigaciones complejas con modelos de investigaciones especiales.

¿Como lo que han hecho con el Tren de Aragua?

Nuestro desafío es anticiparnos, subiendo el estándar para enfrentar y contener lo que está pasando en Chile. Tal cual usted lo dice, lo estamos haciendo hoy día con el Tren de Aragua, por ejemplo, una organización tan violenta que yo siempre he dicho no es piramidal, es más horizontal y tiene facciones en diferentes partes que se diseminan por Chile. Recuerde que detuvimos a integrantes del Tren de Aragua en Puerto Montt, en una operación conjunta con Iquique, después en Talca también a una mujer que tenían secuestrada porque no pagaba las mensualidades que les cobraban por seguridad.

El impactar hoy en esas organizaciones tiene que darle tranquilidad a la gente y que más allá de decir ‘está quedando la escoba en Chile porque está viniendo el Tren de Aragua’, reconocer también que le estamos pegando fuerte a cuatro fracciones y tenemos ya a un detenido que es el “Satanás”, este individuo que escapó de Venezuela de la cárcel detonando una granada.

¿Por qué un tipo así pudo sobrepasar nuestras fronteras?

Yo creo que fueron condiciones que se dieron en algún minuto determinado. No son políticas migratorias porque la migración, y lo repito, es un derecho humano, pero debe ser de una forma ordenada, regulada y eso en algún minuto no pasó con este éxodo masivo de venezolanos y que antes fueron los haitianos.

Los desafíos en el sur

Entrando a organizaciones criminales locales, ¿Cuál es el desafío investigativo en la Macrozona Sur donde hay ataques constantes y no se ven organizaciones detenidas?

A ver, las investigaciones han avanzado y hay varios resultados positivos. Lo que pasa es que eso no soluciona el problema de La Araucanía, ese lo resuelven otras autoridades. El problema delictual es el que vemos nosotros, no importa lo étnico, los ideales de otro, de demandas legítimas, el que comete delito nosotros somos los encargados de ponerlo a disposición de la justicia.

Pero hay lugares como Temucuicui en que no puede entrar la policía, la última vez murió un detective...

No hay lugar en el país en que la policía no pueda entrar. Ahí lo que pasó es que un funcionario resultó muerto y son los riesgos permanentes que tienen los policía. En todos lados tenemos esos riesgos, indudablemente que nos trajo mucha enseñanza, porque son terrenos distintos, estamos más acostumbrados a hacer operaciones urbanas que operaciones rurales. Pero sabe porque fue importante, porque ese día incautamos drogas y nunca antes se había tenido prueba de que en ese lugar se estaba traficando.

Pero le enfatizo, no hay terrenos vetados para la policía y si tenemos una orden judicial procederemos para buscar las pruebas que se necesiten para enjuiciar a esas personas no importando de qué comunidad o quienes son.

Director de la PDI, Sergio Muñoz.

Hay crimen organizado también en esa zona...

Claro que sí. Cuando hablamos de que existen operaciones planificadas, armamento de grueso calibre, de guerra, que usan chalecos antibala, claramente podemos hablar de que hay grupos especializados, de grupos que están organizados para eso. El sujeto que detuvimos por el crimen del detective Luis Morales no estaba precisamente haciendo una reivindicación de tierras, él tenía un rol en otros delitos que se cometían en ese lugar. Por eso hay que separar esas cosas: legítimas demandas y delincuencia.

Delincuentes cibernéticos

¿Estamos preparados para Ciberataques?

Le digo con total seguridad que tenemos los mejores especialistas en delitos cibernéticos. Somos la única institución pública que tiene un Centro de Ciberseguridad que es una necesidad imperiosa de la realidad que estamos viviendo. Ahora en un allanamiento antidroga, no sólo vamos a buscar la droga y a los narcotraficantes, vamos a buscar computadores, toda la estructura que tienen, el patrimonio que logran obtener ilícitamente con las brigadas investigadoras de lavados de activos.

De esa forma erradicamos por completo estas estructuras y para ello será vital cómo nos planteemos frente a nuevas formas modernas de criminalidades y eso la PDI lo está haciendo.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Investigadores crearon un parche que se adhiere a la piel y que está compuesto por una bacteria que produce energía a partir de la evaporación del sudor, pudiendo obtener más de 18 horas de electricidad continua.