Éxtasis: las tres rutas que investiga la Fiscalía Nacional

ExtasisWEB

Se detectaron envíos de Holanda, Colombia y Argentina. Fiscalía advierte “indicios de penetración” entre funcionarios públicos.




Para las autoridades y la opinión pública es frecuente informarse sobre casos de ingreso de droga por los pasos no habilitados en el norte del país. Es de conocimiento público que por los pasos limítrofes el ingreso de drogas es una práctica recurrente. Sin embargo, para la Fiscalía Nacional han surgido nuevos accesos, que están facilitando, sobre todo, el ingreso de éxtasis proveniente desde el extranjero.

En el último seminario antidrogas organizado por la fiscalía, el director de la Unidad Antidrogas, Luis Toledo, abordó este tema.

"Existen al menos tres rutas a través de las cuales fluye el éxtasis hacia Chile", dijo en la presentación que expuso ante fiscales de prácticamente toda Sudamérica. Según el documento, la primera ruta es "directamente vía encomienda, desde los Países Bajos o a través de España. En este caso, el traficante posee un contacto que le provee y monitorea el viaje del paquete hasta Chile, avisando al destinatario de su arribo. Este último utiliza frecuentemente un tercero, que proporciona su domicilio para la recepción de la 'encomienda'. Los casos examinados nos hablan de sujetos receptores que al ser sorprendidos por la policía o el Departamento de Aduanas recibiendo la encomienda, se acogen a una cooperación eficaz y entregan los datos del verdadero destinatario".

Encomiendas cercanas

La segunda ruta detectada por el Ministerio Público es también vía encomienda, pero esta vez con paquetes provenientes desde Colombia, "especialmente de Bogotá, Cali y Medellín. No es posible detectar información que indique la fabricación de esta droga en dicho país, pero fuentes abiertas señalan investigaciones en España, donde se ha detectado el intercambio de éxtasis por cocaína, lo que nos lleva a pensar que parte de los stocks así originados son reenviados a nuestro país".

Una última vía importante de ingreso del éxtasis a Chile, según el estudio de la Fiscalía Nacional, es a través de su adquisición en Argentina. "Este país ha denunciado la existencia de una ruta directa desde los Países Bajos, pasando por Brasil y Uruguay. El contacto de traficantes chilenos con sus pares argentinos permite que los primeros viajen a adquirir la sustancia al país vecino y la introduzcan a Chile, oculta en bolsos e intersticios de vehículos, que cruzan la frontera por algunos de los numerosos pasos cordilleranos".

Según los datos del Ministerio Público, revelados por Luis Toledo en el seminario antidrogas, "no hay ninguna otra droga en la historia del país que en un período tan breve de tiempo haya aumentado tan drásticamente, tanto en su incautación -130% en relación al 2018- como en su consumo, donde Chile junto a Canadá y EE.UU. son los países con mayor prevalencia en las Américas".

Otro problema que inquieta en el ente persecutor es la permeabilidad de los funcionarios públicos por las bandas de narcotraficantes. Según Toledo, hay "indicios de penetración", y explicó que "el riesgo tiene que ver con intentar influenciar en órganos de decisión, ya sea en nivel municipal o político".

Comenta