Bárbara Sepúlveda (PC), tras pugna con el FA: “Amerita tener este antecedente no solo para la presidencial sino que también para una lista parlamentaria única”

La convencional constituyente por el distrito 9 no logró ayer los patrocinios necesarios para integrar una de las nuevas siete vicepresidencias de la Convención Constitucional, luego de que sus socios del Frente Amplio le dieran solo cinco apoyos de los 16 que tienen en el órgano. En esta entrevista manifiesta su preocupación por lo que considera un "viraje hacia el centro" y una "actitud errática" de ese bloque y advierte que podría tener un efecto en los apoyos de ese mundo al candidato presidencial Gabriel Boric y en la negociación parlamentaria.




Once votos le consiguió personalmente Bárbara Sepúlveda (PC) a Jaime Bassa (Frente Amplio) para llegar a la vicepresidencia de la Convención Constitucional el pasado 4 de julio. Ayer, tanto ella como el resto de los convencionales comunistas, esperaban que sus aliados de Apruebo Dignidad les devolvieran la mano y le aseguraran a la abogada un cupo en la mesa.

Sin embargo, el Frente Amplio optó por darle solo cinco de los 16 patrocinios con los que contaban, lo que, según acusa, terminó dejando al PC fuera de la conducción del órgano constituyente. “Ellos faltaron a su palabra”, afirma.

El hito, dice Sepúlveda, no será inocuo y podría tener efectos políticos que alcanzarían la candidatura presidencial de Gabriel Boric (CS) y la negociación parlamentaria que llevan adelante los partidos.

El convencional Ignacio Achurra dijo anoche, luego de que se frustrara su candidatura a la mesa, que el pacto Apruebo Dignidad está vivo y sigue en pie. ¿Coincide?

No. Esto debilita el pacto de Apruebo Dignidad. Es importante considerar que en un pacto político hay que tener en cuenta las acciones y, más importante aún, que esas acciones sean coherentes con las palabras comprometidas. Y en este caso, ellos faltaron a su palabra. Nosotros actuamos de buena fe y realizamos hace harto tiempo ya un acuerdo con ellos, que implicó que nosotros respaldáramos a Jaime Bassa para la vicepresidencia y le diéramos nuestros diez votos. En esa oportunidad, él y el resto del Frente Amplio comprometieron sus apoyos para cuando la mesa se ampliara. Y eso no ocurrió.

Usted deslizaba anoche un efecto presidencial tras la falta de apoyo del FA a su opción. ¿Este quiebre pone en duda el apoyo del PC a la candidatura de Gabriel Boric?

Esa es una conversación que trasciende el espacio de la Convención Constitucional, y tiene que ver con la mesa política de Chile Digno. No es algo que pueda decidir yo.

Pero usted afirmaba que era un antecedente que había que tener sobre la mesa en materia presidencial...

De todas maneras y es uno importante, porque tenemos que darle una señal a nuestras bases sociales y militantes, de todo Chile Digno, de que es posible construir una confianza con el Frente Amplio, cuando nosotros somos quienes les damos los votos y los ponemos en espacios de representación y poder, como fue en este caso. Si uno homologara esto a una presidencial o a una senatorial, me parece que es legítimo dudar sobre su actuar una vez instalados en esos espacios de poder, gracias a nuestro apoyo.

¿Y, bajo su mirada, qué efecto debiese tener este antecedente? ¿Chile Digno debiese revisar su respaldo a Gabriel Boric?

Amerita tener este antecedente no solo para la presidencial sino que también para una lista parlamentaria única con el Frente Amplio, versus la posibilidad que hoy se instala de tener dos nóminas. Sin duda, es una mala señal para la presidencial que llegando a un espacio de representacion y poder con nuestros votos luego decidan excluirnos.

¿El Frente Amplio no ha actuado bajo los principios del bloque, priorizando el centro?

Me ha parecido un actuar a veces errático. Han faltado señales claras de hacia dónde se quiere construir, en algunos casos votando junto a sectores que hoy día no forman parte del pacto Apruebo Dignidad y no discutiendo asuntos políticos dentro de ese espacio. Eso me parece, a lo menos, preocupante.

¿Hay un quiebre de confianzas?

Hay partidos de ese bloque, sectores y organizaciones de sus propias bases, que se comportan de una manera muy distinta de lo que vemos acá en la Convención Constitucional. Por lo tanto, no pondría a todo el Frente Amplio dentro de un mismo saco. Otros representantes de ese conglomerado muestran mucha disposición para construir en conjunto este bloque, que se ha planteado como transformador, antineoliberal, feminista, ecológico, que busca la descentralización del país. Y espero que primen esos sectores y no la política que se ha estado desarrollando aquí dentro.

¿Podría ser esta una complicación en un eventual gobierno?

Es un mal antecedente para lo que uno esperaría de un gobierno conjunto de Apruebo Dignidad.

¿Complica esto acuerdos futuros con el FA en la Convención Constitucional?

Nosotros tenemos mucha claridad del programa que defendemos, el programa por el cual recibimos el apoyo ciudadano y estamos aquí por eso. Así es que el emplazamiento sería a ellos: qué tan dispuestos están a defender este programa sin tener que simplemente ceder ante negociaciones circunstanciales con otros sectores de la Convención Constitucional.

Beatriz Sánchez decía que había que separar lo presidencial y las lógicas partidarias del trabajo de la Convención Constitucional ¿Cuánta responsabilidad le cabe a los constituyentes en cuidar la coalición?

Aquí somos todos parte de un conglomerado, no existen excepciones, ni militantes ni independientes más importantes que otros. Y de todos se espera el mismo compromiso para cuidar este pacto y espero que de alguna forma, el Frente Amplio en la Convención Constitucional, demuestre que lo que señala Sánchez es más que un bonito discurso y empiecen a actuar en conformidad.

Pese a todo, el PC ha actuado en línea con la Lista del Pueblo y los Movimientos Sociales más que en línea con el FA. ¿No hay en ese movimiento también una autocrítica que hacer de su parte?

Nosotros hemos querido construir con los sectores antineoliberales, a los cuales el Frente Amplio también se ha acercado. No es cierto que solo Chile Digno ha acercado posiciones con los sectores independientes, de Movimientos Sociales y Lista del Pueblo. Me parece que en el mandato que tenemos como constituyentes también está el buscar confluir ampliamente, especialmente con los sectores antineoliberales. Por eso, mi preocupación por el viraje al centro que está dando el Frente Amplio es que se pueda alejar de ese mandato y de nuestros ejes programáticos.

Anoche desde el Frente Amplio deslizaban que usted particularmente y Valentina Miranda han mantenido un tono beligerante con el FA. Los acusaron de hacerle trajes a la medida a la derecha, de ser feministas cuando les conviene, entre otras cosas. ¿No cree que eso pudo haber pesado? ¿No han contribuido en enrarecer el ambiente?

Lamento que las compañeras del Frente Amplio sostengan que una diferencia política implica un ataque a su calidad de feministas. Eso nunca ha salido de mi boca ni saldrá. Se malinterpretan las diferencias políticas y yo apelaría a que tengan mayor apertura al diálogo y buena fe, especialmente cuando las críticas no son personales. Si ellas han cometido algún error, lo mejor es que lo reconozcan y no nos endosen al resto la responsabilidad por las reacciones de otras personas. Pero aquí nadie ha cuestionado su calidad de feministas.

El Frente Amplio acusa que la relación quedó tensionada por el resultado de la primaria en que Daniel Jadue salió derrotado. ¿Eso ha permeado?

No, para nada. Esto se arrastra desde antes. Un par de semanas antes de las primarias, donde ya el Frente Amplio mostraba cierta distancia con Chile Digno sin ninguna explicación. Yo pensé que se trataba de una tensión propia de las primarias, pero una vez que eso terminó, ellos continuaron con esa distancia.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.