Glencore resuelve cargos de corrupción y soborno en Estados Unidos, Reino Unido y Brasil

El acuerdo con el Departamento de Justicia elimina una distracción para Glencore, cuyas acciones subieron el martes. FOTO: TING SHEN/ THE WALL STREET JOURNAL

La empresa anglosuiza de materias primas dice que pagará al menos 1.200 millones de dólares y que dos unidades de negocio se declararán culpables. Las esperadas declaraciones de culpabilidad y las multas, están relacionadas con la conducta comercial de Glencore del pasado en los países en desarrollo, donde ella y otras empresas comerciales obtienen minerales y otros recursos, y los transportan por todo el mundo.




Glencore PLC dijo el martes que pagaría al menos 1.200 millones de dólares y que dos unidades de negocio se declararían culpables de soborno en el Reino Unido y de conspiración por violar las leyes anticorrupción de EE.UU., resolviendo así las investigaciones penales que se han cernido sobre el negocio minero y comercial mundial durante años.

Las esperadas declaraciones de culpabilidad y las multas, que abarcan una serie de delitos como la manipulación del mercado y los sobornos, están relacionadas con la conducta comercial de Glencore del pasado en los países en desarrollo, donde ella y otras empresas comerciales obtienen minerales y otros recursos, y los transportan por todo el mundo.

Glencore International AG pagará alrededor de 700 millones de dólares para solucionar una investigación por soborno en el extranjero del Departamento de Justicia de Estados Unidos y 39,6 millones de dólares para resolver las reclamaciones por soborno en Brasil, según la empresa. Otra unidad ha acordado pagar 485 millones de dólares para cerrar las investigaciones penales y civiles de Estados Unidos sobre la manipulación de los precios del petróleo, comentó la compañía.

La Oficina de Fraudes Graves de Gran Bretaña acusó a otra unidad, Glencore Energy UK Ltd., de siete cargos de soborno en relación con pagos de 24 millones de dólares por el acceso preferente al petróleo en África.

Como parte de su acuerdo con las investigaciones estadounidenses, Glencore International se declaró culpable de un cargo de conspiración para violar la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero, dijo la empresa.

En el caso de manipulación del mercado, otra unidad, Glencore Ltd., se declaró culpable de un cargo de conspiración para manipular los precios de las materias primas.

La multa de Brasil se deriva de la participación de Glencore en una investigación de corrupción conocida como Operación Lavado de Autos, que implicaba pagos relacionados con la empresa estatal Petróleo Brasileiro SA, o Petrobras.

Las multas corporativas superiores a 1.000 millones de dólares son relativamente raras, pero no carecen de precedentes en los casos que implican conductas indebidas en el extranjero y la aplicación de la ley en diferentes países. Una de las divisiones de inversión de Allianz SE en EE.UU. acordó este mes pagar unos 6.000 millones de dólares en multas y restituciones para resolver una investigación federal sobre fraude de valores.

“La avaricia de las empresas motivó esta conducta indebida generalizada. Glencore cometió estos delitos para ganar cientos de millones de dólares”, declaró Kenneth Polite, jefe de la División Penal del Departamento de Justicia, al anunciar el acuerdo. “Sobornó a funcionarios extranjeros para obtener ventajas comerciales en todo el mundo, y sus operadores aquí en Estados Unidos manipularon los índices de referencia del petróleo para hacer más rentables los contratos de la empresa”.

En un correo electrónico dirigido a los empleados, el consejero delegado de Glencore, Gary Nagle, sostuvo que las investigaciones identificaron casos graves de mala conducta en algunas partes de la empresa hace un tiempo.

“Las consecuencias de esa conducta son perjudiciales y costosas, no sólo financieramente, sino también para nuestra reputación”, escribió, según una copia del correo electrónico vista por The Wall Street Journal.

La empresa anglosuiza reveló que ha reservado 1.500 millones de dólares para cubrir los costos de los acuerdos en Estados Unidos, Reino Unido y Brasil.

A su vez, Glencore ha comunicado a sus accionistas que se enfrenta a investigaciones penales y civiles del Departamento de Justicia, la Comisión de Comercio de Futuros de Materias Primas, la Oficina de Fraudes Graves del Reino Unido y la Fiscalía Federal de Brasil.

La compañía anunció el martes que todavía espera pagar no más de 1.500 millones de dólares, incluyendo cualquier sanción adicional ligada a la resolución de su caso en el Reino Unido.

El dictamen de las investigaciones elimina una distracción para Glencore en su intento de presentarse como la mejor posicionada entre las grandes empresas mineras para capitalizar el impulso mundial de descarbonizar el transporte y la energía. Aunque sigue siendo un competidor importante en el sector del carbón, la empresa tiene un gran negocio en metales como el cobalto, el cobre y el níquel, que se consideran vitales para las baterías de los autos eléctricos y la transmisión de electricidad.

En virtud de los acuerdos anunciados el martes, las unidades de negocio que se declararon culpables de los cargos penales en Estados Unidos tendrán que contratar a monitores de cumplimiento independientes durante tres años. Los supervisores examinan los sistemas de gobernanza y cumplimiento de las empresas, señalando sus puntos débiles y recomendando formas de mejorarlos.

La Oficina de Fraudes Graves comentó que había descubierto sobornos y corrupción en las operaciones petroleras de Glencore en Camerún, Guinea Ecuatorial, Costa de Marfil, Nigeria y Sudán del Sur. Allí, los agentes y empleados de la minera pagaron sobornos para obtener un acceso preferente al crudo con la aprobación de la empresa, afirmó la Oficina de Fraudes Graves en un comunicado.

Según la Oficina de Fraudes Graves, el tribunal de Londres tiene previsto dictar sentencia contra Glencore el 21 de junio.

Además de las acusaciones de soborno, la empresa se enfrentó también a la investigación de manipulación del mercado en Estados Unidos. Un antiguo operador de petróleo de Glencore se declaró culpable el año pasado de conspirar para manipular un índice de referencia vinculado al fuel oil utilizado por los barcos.

El Departamento de Justicia y la Comisión de Comercio de Futuros de Materias Primas investigaron las acusaciones de manipulación y descubrieron una conducta indebida que abarcó desde 2007 hasta 2018. Los operadores trataron de manipular cuatro puntos de referencia de petróleo físico con sede en Estados Unidos que podrían influir en los beneficios de las operaciones de futuros y en intercambios vinculados a esos precios de referencia, según la CFTC.

Otro excomerciante de Glencore se declaró culpable en julio de conspirar para blanquear dinero y pagar millones de dólares en sobornos a funcionarios de Nigeria y de otros países a cambio de contratos favorables con una empresa petrolera estatal, en violación de la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero de Estados Unidos.

Anthony Stimler, ciudadano del Reino Unido, participó entre 2013 y 2015 en la canalización de cientos de miles de dólares a intermediarios para facilitar el acceso de Glencore al petróleo nigeriano, según los registros judiciales. Las autoridades alegaron que Stimler trabajó con co-conspiradores, incluyendo otros exoperadores de Glencore.

Varios ejecutivos que desempeñaban sus funciones durante el período escrutado por las autoridades, incluido el exdirector general de Glencore, Ivan Glasenberg, han dejado la empresa. Glasenberg, que dirigió la compañía durante 19 años, no hizo comentarios al respecto.

Las investigaciones pesaron sobre el precio de las acciones de Glencore durante varios años y acumularon costos legales para la empresa. Por ejemplo, los costos legales del primer semestre de 2020 alcanzaron los 56 millones de dólares.

Glencore sigue siendo objeto de investigaciones por parte de las autoridades suizas y holandesas.

El precio de las acciones de Glencore subió un 1,3% en Londres el martes.

En el último año, el valor de las acciones de la empresa ha subido un 70% en medio de un considerable repunte del precio de las materias primas que extrae, como el carbón, el cobalto y el níquel, y mientras la volatilidad del mercado cosecha beneficios para su gran división de comercio.

Nagle, que sucedió a Glasenberg el año pasado, ha tratado de simplificar la extensa empresa, vendiendo activos más pequeños.

Los acuerdos son “una buena noticia para Glencore, pero todavía hay salientes en la acción”, comentó Ben Davis, un analista de Liberum. Entre ellos, el movimiento gradual de la empresa para reducir su división de carbón, que es extremadamente rentable, añadió Davis.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.