Banco Central: Minería, servicios y comercio empujaron expansión de 4% del PIB en 2018

Alejandra De Lucca/ La Tercera

La inversión fue uno de los principales protagonistas del año, que con un 4,7% en 2018 volvió a crecer después de 4 años de cifras negativas y es la mayor expansión desde 2012, cifra que, sin embargo, es inferior a la proyección de 5,5% del Banco Central para el ítem.


El Banco Central confirmó que la economía se expandió 4% en 2018, equivalente en dólares a precios corrientes a US$298,7 mil millones, con una recuperación del crecimiento en todos los sectores y un indiscutible protagonista: la inversión.

Según las cifras corregidas por el BC, mientras el segundo y tercer trimestre fueron a la baja (desde 5,4% a 5,3% y de 2,8% a 2,6%, respectivamente) para el primero y cuarto los registros fueron mayores a los previos, ajustando al alza desde 4,5% a 4,7% el primero, y mostrando una reaceleración en el último tercio del año, al pasar desde el inicial 3,3% a 3,6%, lo que permitió cumplir la proyección de Hacienda.

Además, se revisó al alza el PIB de 2016 desde 1,3% a 1,7%, mientras que 2017 fue corregido a la baja, desde 1,5% a 1,3%, lo que lleva a la administración Bachelet a cerrar con una expansión de 1,8% promedio, levemente por encima de la estimación anterior de 1,7%.

Por sectores, el BC señala que los mayores aportes vinieron desde la minería, servicios y el comercio, destacando la recuperación de la actividad minera, servicios empresariales y construcción con respecto a las caídas observadas en 2017 (ver infografía).

Desde la perspectiva del gasto, el PIB se vio impulsado por un mejor ritmo de la demanda interna, que se expandió 4,7% el ejercicio pasado, por un registro en el consumo total que pasó desde 3,6% proyectado por el Banco Central en el último Informe de Política Monetaria (IPoM) a un 3,7%, explicado por avance del consumo de los hogares (4%), con fuerte incidencia de la adquisición de durables (8,9%) particularmente automóviles. Este efecto fue parcialmente compensado por una caída de las exportaciones netas (ver pág. 11).

Asimismo, se ratificó el dinamismo de la inversión o Formación Bruta de Capital Fijo (FBCF) que con un 4,7% en 2018 volvió a crecer después de cuatro años de cifras negativas y, además, la mayor expansión desde 2012, incidido por la adquisición de maquinaria y equipos, que en el cuarto trimestre alcanzó los dos dígitos (12,1%) para cerrar con un aumento de 8,2% anual.

Con todo, el registro de inversión es inferior a la proyección del IPoM, que anticipaba un 5,5%.

El ministro de Hacienda, Felipe Larraín, señaló que “nos alegramos de que haya una recuperación tan fuerte el año 2018” en un contexto en que “se revisó a la baja el crecimiento de 2017 de 1,5% a 1,3% con lo cual la recuperación de la economía en 2018 es todavía más fuerte, más potente”. Y aunque reconoció que la inversión fue inferior a la proyectada por el BC, “este año esperamos crecer a 6%” y destacó la importancia de sacar adelante la reforma tributaria para consolidar los pronósticos.

El análisis

Aunque las cifras entregadas ayer por el BC estaban en gran medida asimiladas en el mercado, sorprendió la diferencia entre la proyección de inversión (5,5%) y el resultado final (4,7%).

Sin dejar de destacar el dinamismo del indicador, para Gabriel Cestau de Santander, “el lento avance de la inversión levanta una señal de atención porque las proyecciones para 2019 se apoyaban en un gasto de capital más vigoroso (como lo adelantaban los catastros de la Corporación de Bienes de Capital) que podría verse retrasado”. En contraste, asevera Cestau es que “el consumo se mostró más dinámico, lo cual podría darle más sustento al PIB. De hecho, la velocidad de expansión al cierre de 2018 fue mayor a la estimada previamente”.

En la misma línea, desde Itaú señalan que “la mayor revisión la sufrió el componente de maquinaria y equipo, mientras que construcción sufrió un cambio menor.

El desempeño bajo lo esperado podría ser producto de la incertidumbre a nivel global durante 2018 (especialmente por el impacto que podría tener la guerra comercial en la actividad mundial), y destaca que la consolidación del proceso de recuperación este año “no está exento de riesgos”.

Con todo, agrega Mauricio Carrasco de Econsult, “los fundamentos sostienen la visión de un crecimiento en 2019 que seguiría liderado por inversión.

El Catastro de Bienes de Capital, las importaciones de bienes de capital y los mejores niveles de confianza empresarial denotan un buen panorama para este componente este año”.

Lo que a su juicio “contrasta con un empleo algo menos dinámico de lo que se esperaría de acuerdo a patrones históricos y niveles de confianza de consumidores en zona pesimista”.

Este análisis es compartido por BanChile. “Esperamos que algunas dinámicas continúen, en particular que el consumo de los hogares sea influenciado positivamente por el desempeño de los servicios; mientras que el impulso de la parte durable será menor en 2019 por la estabilización en las ventas de automóviles”.

Esto, dicen, en un contexto en “que la inversión vuelva a destacar al crecer 6,0% este año, siendo la contribución de la construcción mayor a la observada en 2018”.

Clapes UC: PIB per cápita llega a US$25.920 en 2018

Una de las metas de la actual administración es llevar a la economía nacional a crecer a un ritmo que le permitiera acercar al ingreso per cápita de países como Grecia (US$ 29.057) o Portugal (US$ 31.964) al final de la década.

¿Qué tan lejos estamos de ese objetivo? De acuerdo al cálculo de Clapes UC, con el PIB de 2018 de 4% entregado por el Banco Central ayer, el per cápita doméstico por paridad de compra alcanza a US$25.920, la cifra más alta en la región. A Chile le sigue Uruguay (US$ 23.571), Argentina (US$ 21 528), Colombia (US$ 17.406) y Brasil (US$ 16.199).

Según la proyección del Fondo Monetario Internacional (FMI) de mantenerse el ritmo actual de la economía el PIB per cápita de Chile superará la barrera de los US$ 30.000 en 2022.

Seguir leyendo