Codelco reduce su dotación de contratistas en casi 17 mil personas y anota inédita reducción de personal propio en Chuquicamata

14/06/2018 VISITA A MINA SUBTERRANEA DE CHUQUICAMATA, CODELCO CHILE Foto: Mario Téllez / La Tercera CORPORACION NACIONAL DEL COBRE - YACIMIENTO - MINEROS - SUPERVISORES - VISTA - INSTALACIONES - MINERIA - CALAMA - REGION DE ANTOFAGASTA

Minera estatal ha venido aplicando un fuerte ajuste de personal en su dotación de la Región de Antofagasta, mientras que la caída en los trabajadores de terceros obedece principalmente a la pandemia.




Chuquicamata es la división de Codelco que ha concentrado los ajustes de dotaciones en los últimos años. El cambio en el modelo de explotación del yacimiento -de rajo abierto a subterránea- significa toda una renovación de las competencias de los trabajadores y, además, un recorte en los puestos de trabajo que se ha ido profundizando en los últimos años.

Así, en 2020 Codelco cerró con una caída de 1.001 trabajadores en esa división, pasando de 4.899 trabajadores al cierre de 2019 a 3.898 a fines del año pasado, lo que representa una reducción del 20% solo en doce meses.

Cabe consignar que esta fue la única división que mostró el mayor descenso en el número total de trabajadores, aunque otras como Ventanas o Andina también mostraron descensos. En el caso de Ventanas, este llegó al 11%, cerrando 2020 con 756 trabajadores; mientras que Andina lo hizo en 10% a 1.437 personas desempeñándose en condición de personal propio de la estatal.

En términos generales, la dotación propia de la minera cayó en 1.459 personas, cerrando en 15.267 trabajadores (casi 9% menos), profundizando una baja sostenida que muestra la corporación en este ítem desde al menos 2015. Ese año, se desempeñaban en la minera 19.117 personas, por lo que en cinco años han abandonado la empresa casi 5.000 personas.

¿A qué se debe esta situación? En el caso de Chuquicamata, desde la empresa aseguraron que en esa división se puso en marcha en 2016 un plan de transformación, con el objetivo de recuperar la competitividad “y desarrollar las mejoras técnicas para pasar de una mina de cielo abierto a una subterránea”.

“Esto implicó un profundo cambio organizacional, cultural, de perfil de los trabajadores, de productividad y de magnitud de la dotación”, aseguraron en la empresa.

Además, en 2019 la administración divisional, en el contexto de negociaciones colectivas y en acuerdo con las dirigencias sindicales, dispuso para los trabajadores un plan de egreso voluntario. Este instrumento fue utilizado por el 95% de las personas que salieron de Chuquicamata, “el que implica un retiro en condiciones mucho más favorables a las normales y con beneficios extraordinarios, por ejemplo, en el ámbito de la salud”, complementaron en la empresa.

En el caso de Chuquicamata además se da otra situación, pues quedó a punto de ser superada por El Teniente como la división con mayor número de trabajadores, algo impensado hace algunos años y que responde a todo este proceso de transformación. En 2010, la “mina a rajo abierto más grande del mundo” empleaba a 7.569 trabajadores, casi el doble que una década después. Entonces, El Teniente albergaba a 5.430 personas en su dotación propia.

Otro dato relevante es que, pese a esta baja en el número de trabajadores, Chuquicamata aumentó su producción, pasando de 385.309 toneladas finas en 2019 a más de 400 mil en el ejercicio siguiente.

Contratistas

Pero si la dotación propia de la minera estatal anotó un ajuste, en el caso de los contratistas este fue todavía mayor. Considerando los dos tipos de trabajadores tercerizados -de operación y de inversión- la minera redujo esta dotación en 17.401 al cierre de 2020 personas respecto de fines de 2019 -un 33% menos-, siendo en los contratistas de inversión, que son quienes llevan adelante los proyectos estructurales, los que muestran la mayor baja.

Según la compañía, esto obedece fundamentalmente a la situación sanitaria.

“En 2020, la pandemia implicó la detención parcial o suspensión de proyectos y diversas obras, lo que explica en gran medida la menor dotación de terceros al cierre del año”, sostuvieron desde la estatal.

Según Codelco, todo esto se enmarca también en un plan de optimización a todo nivel, con el objeto de mejorar la capacidad de generar ingresos para el Fisco por parte de la empresa.

“Codelco está desarrollando una transformación que busca asegurar los próximos 50 años de la compañía y, con ello, la generación de recursos para el país. Esto requiere la optimización productiva en todo orden que resguarde la sustentabilidad del negocio. La planificación de las dotaciones es fundamental para traducir la estrategia de la compañía en capacidades técnicas, roles y tiempos asociados”, concluyó la estatal.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.