OGR: la plataforma de apoyo digital a la educación

16.10.2020 ENTREVISTA A SEBASTIAN ARANCIBIA SOCIO FUNDADOR DE OGR, EN DEPENDENCIAS, DE SU VIVIENDA EN SECTOR DE LAS CONDES. FOTOGRAFIAS PARA PULSO DOMINGO. FOTOS: PATRICIO FUENTES Y./ LA TERCERA

Cinco socios quisieron acercar la posibilidad de preparar la PSU en cualquier momento y lugar. La apuesta funcionó y vieron que la tecnología podía ofrecer apoyo en la enseñanza escolar y de adulto, pudiendo llegar a Colombia y México.




Ofrecer una herramienta para que los estudiantes se pudieran preparar para la Prueba de Selección Universitaria (PSU) en cualquier momento y lugar fue la idea que inició lo que sería la primera oferta tecnológica educacional de Open Green Road (OGR). En 2009, los hermanos Fabián y Diego Martínez, junto con Ariel y Sebastián Arancibia (padre e hijo respectivamente) y Francisco Val, vieron que muchos alumnos no tenían acceso a preuniversitarios tan especializados, y así, con más ganas que conocimientos levantaron la plataforma Puntaje Nacional.

El objetivo era ofrecer contenido para la prueba estandarizada y crear una comunidad que fuera similar a lo que era Facebook por esos años. La propuesta tuvo eco y la red social para la preparación para el examen fue un éxito desde que se lanzó en la Facultad de Economía y Negocios (FEN) de la Universidad de Chile. Con un capital inicial que solo era el tiempo de ellos mientras eran estudiantes, lograron captar 40 mil estudiantes en un año.

Sin embargo, pese al rápido crecimiento, había un problema con la empresa: no generaba grandes ingresos. “Nuestro modelo de negocios tenía que ver con la publicidad y, en realidad, no era tan fácil de vender como nosotros pensamos. Así que al poco tiempo empezamos la venta de nuestros servicios a los colegios”, recuerda Sebastián.

Ante esta tarea, lo que hoy es OGR comenzó un viaje en 2010 para conseguir alianzas con colegios. “Era como estas giras de conciertos (de música). Parábamos en ciudades, hacíamos una presentación de Puntaje Nacional, contábamos lo que estábamos haciendo y veíamos si los colegios se interesaban”, recuerda Sebastián.

La aventura tuvo buenos réditos y lograron cerrar alianzas con 40 colegios. Luego, con un capital de $40 millones, entregado por la Corfo, robustecieron su cartera de negocios con Aprendo en Línea, plataforma educativa para los docentes de educación básica. A la fecha, el emprendimiento trabaja con más de 750 establecimientos educacionales, donde la startup entrega contenidos para que los estudiantes ejerciten las materias y las escuelas tengan una retroalimentación sobre cuáles son sus áreas a mejorar.

“Cuando pudimos llegar con nuestro modelo de negocios a los colegios empezamos a financiar esta startup”, destaca Sebastián. Mientras que, en paralelo, seguían potenciando Puntaje Nacional con nuevas herramientas, clases en streaming y así cerraron el 2011 con utilidades.

Salto internacional

Con números más sólidos y una estructura más profesional, en 2013 vieron una oportunidad de seguir creciendo a Colombia. Acercamiento que se dio de la mano con ProChile. Pero Sebastián recuerda que estando allá se dieron cuenta que era difícil cerrar los acuerdos comerciales. Los procesos de adaptación fueron mucho más largos de los que proyectaban e, incluso, lograron alianzas con el gobierno de ese país que -según la startup- no se pagaron en forma completa. Además, la empresa rindió mal parte de los $10 millones que les entregó ProChile para esta turbulenta experiencia, teniendo que devolver parte del dinero. “Fue un golpe fuerte, porque no era igual, había muchas cosas que precisar y cambiar. No estábamos listos para ese salto”, reflexiona Sebastián.

Pero, pese a que tras cinco años las operaciones en Colombia todavía muestran números rojos, OGR, tiene fe en que va a repuntar en algún momento y valoran la experiencia que les dejó este proceso.

En esa línea, con más experiencia y de la mano de una alianza con College Board (una organización que elabora pruebas estandarizadas en Estados Unidos), llegaron a México y cerraron un acuerdo para trabajar con cerca de 600 colegios de Guanajuato, lanzando una plataforma de preparación de exámenes estandarizados para acceder a la educación superior en suelo azteca y Centroamérica, que ya tiene cerca de 17 mil alumnos en su etapa beta.

Desde la empresa también dicen que están mirando la apertura a Brasil, Perú y Centroamérica. Hasta ahora solo han tenido una ronda de inversión con FIS Ameris, un fondo enfocado en iniciativas de impacto social, pero preparan otro para recaudar cerca de US$3 millones para consolidar su presencia en los mercados en que están y la apertura en otros.

Crisis sanitaria

Durante la pandemia las visitas de sus plataformas vieron un aumento significativo y cerraron más negocios con colegios, anotando una cifra de venta históricas en esta área. Pero OGR también tiene en su oferta la creación de soluciones educativas para empresas y universidades, programas de educación financiera y Gradúate -plataforma para que adultos terminen la educación secundaria-, donde su monetización se logra por medio de alianzas con el sector privado, que se ha visto duramente golpeado por la crisis sanitaria.

Ante este panorama, OGR prevé que su línea de negocios que tiene como clientes principales a las empresas, no registre ingresos para este 2020. Así, la startup proyecta ventas por US$3 millones para este año, un crecimiento del 25% en ventas y una planta con cerca de 70 profesores freelance que ayudan a generar el contenido de las plataformas.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.