Virólogo Gonzalo Moratorio: “Testearse debe ser un derecho y debe ser gratuito”

El científico uruguayo, reconocido en 2020 como uno de los 10 científicos destacados de la revista Nature, fue parte del segundo día de Congreso Futuro donde expuso sobre el plan contra el Covid-19 que lo llevó al reconocimiento internacional y cómo las variantes obligan al mundo a plantearse nuevos enfoques para controlar la pandemia.




Este martes en el primer bloque de Congreso Futuro 2022, titulado “Prepararnos para el largo viaje” se presentaron diferentes invitados nacionales e internacionales que expusieron sobre las acciones que se pueden poner en práctica para el futuro que se avecina. Entre ellos, Gonzalo Moratorio, reconocido virólogo por ayudar a contener la pandemia de Covid-19 en Uruguay.

El científico es responsable del Laboratorio de Evolución Experimental de Virus en el Institut Pasteur de Montevideo, y profesor de virología en la Facultad de Ciencias de la Universidad de la República de su país, y fue uno de los 10 individuos destacados por la revista científica Nature en 2020, por ser parte de los mayores eventos en el mundo de la ciencia aquel año.

Esto debido a el trabajo que realizó con otros colegas desarrollando un kit de test de diagnóstico gratuito nacional de Sars-CoV-2, lo que ayudó a que su país cerrara el primer año de la crisis mundial sanitaria con solo 100 muertos y redujera en gran cantidad las infecciones de este virus.

En su exposición de CF, Moratorio, recordó una de las situaciones que marcaron la diferencia al momento de controlar la pandemia, fue entender y evidenciar la crisis del testeo que existía en todo el mundo, y la importancia de enfocar las herramientas disponibles a lo que estaba pasando. “Si no tenemos capacidad de testeo suficiente no se puede controlar lo que son brotes del virus”, y “lo que nosotros pensamos desde la academia, fue cómo redireccionar la academia al sector salud” dijo.

Pero a pesar de que el plan permitió cerrar el 2020 con un relativo control de la crisis, Moratorio recalcó que la pandemia es “claramente es un sistema altamente inestable donde puede ser comparada con una montaña rusa”, lo que posicionó luego al país como “los peores de la clase”.

Entonces, ¿Cómo afrontar el largo viaje que queda por delante? Según el virólogo, es inevitable que las variante hicieran estragos en toda la región latinoamericana y el mundo, y por ahora sólo queda pensar que este camino continuará trayendo más problemas, los cuales se deben debatir, y que se deben entender desde una perspectiva global.

“Hoy no hay nada mejor que una nueva variante de transmisión para entender cuan interconectados y qué significa la globalización en el mundo de hoy” recalcó.

Una sola salud

Enfatizando en el lema principal de Congreso Futuro, “Aprender a convivir”, Moratorio señaló que esa frase debe atraer de manera más clara el concepto de una sola salud, con un enfoque integral y colaborativo. “Para comprender que la salud humana, la salud animal son dependientes una de la otra y están íntimamente ligadas a la salud del ambiente”.

Foto: Reuters

Entender que el cambio climático ha permitido que más virus entren en contacto con las personas, que ha permitido que por ejemplo, los mosquitos puedan transitar por latitudes que antes no lo hacia posible, “hoy en día hasta en la península de la antártica podemos tener mosquitos en las bases” señaló, y entender que sólo se conoce el 1% de los virus que circulan en la vida silvestre, por lo que no se puede sobreestimar a las variantes.

Por tanto, según el científico, hasta que la sociedad no entienda que estos tres componentes deben estar sanos, los eventos como una pandemia mundial serán cada vez más frecuentes.

Además, enfatizó en la idea de la colaboración entre poderes y en lo importante de poder testear a la población, por eso “quiero ser provocativo, la acción de los gobiernos para poder de alguna manera abaratar los mismos (test), también el poder democratizarlos, entender que una persona que quiere testearse debe ser un derecho y debe ser gratuito”.

El Doctor Nicolás Muena, virólogo Fundación Ciencia y Vida, concuerda con lo expuesto por el especialista de que hay que entender que se debe trabajar en conjunto, y algo muy importante es tomar en cuenta el diálogo que hubo entre los diferentes actores en Uruguay al momento de pensar en el manejo de la pandemia.

“Yo creo que ahí hay un mérito del doctor Moratorio de no solo haber trabajado en lo técnico sino de haber podido establecer vínculos” señala. Vínculos que si se quiere replicar esa situación en Chile, hay que mantener. “Porque este tipo de brotes (zoonoticos) ocurren todo el tiempo, es inevitable que en un futuro tendremos que afrontar a este escenario” agrega.

Por eso es que explica que en nuestro país “tiene que haber más diálogo entre todos los actores (política, ciencia, academia, ciudadanía)” y no solamente pedirle a las personas y a los otros que dialoguen, sino que también es trabajo de los científicos que salgan a comunicar de mejor manera la ciencia.

Más que un Kit de Covid-19

Lo que llevó a Moratorio a un reconocimiento científico internacional, fue su trabajo al desarrollar un kit nacional y gratuito de PCR para detectar trazas genómicas del coronavirus, y para detectar la presencia de este.

Un kit que hoy en día prácticamente no tiene diferencias con las pruebas más actuales para detectar el Covid-19, pero que en enero de 2020 significó un gran esfuerzo colaborativo de la academia y sus recursos disponibles en ese momento.

REUTERS/Kai Pfaffenbach

El test que debía trabajar con sistemas de biología celular para captar la presencia del virus, también se asoció a empresas que trabajaran con softwares y que agilizara los resultados.

Un proceso automatizado una vez realizado el test de PCR rápidamente el computador asignara si era positivo o negativo, y pudiera enviar en tiempo real un mensaje al celular de la persona para poder así usar la estrategia de aislar a la misma y evitar la esparción del virus”. Lo que permitió que Uruguay tuviese una mayor cantidad de análisis en menos tiempo y que los resultados fuesen mucho más precisos.

Sin embargo, el virólogo vio que eso no era suficiente para afrontar la crisis. “Necesitábamos crear una red de laboratorio publica de diagnostico” contó. Así fue como dos institutos de investigación, uno en biomedicina, y otro agropecuario, dos centros universitarios y cinco hospitales públicos se montaron para detectar el virus.

Pero volvían a surgir los problemas, no había equipos y suministros. Así fue como surgió una red de apoyo de todo el sistema de educación de universidades que facilitaron los equipos, con los que terminaron montando la red de testeo.

Por último, el gran motor de esta red fueron las personas, “fueron estudiantes de maestría y doctorado, jovenes cientificos” que gracias a su trabajo permitieron que su país llevara a cabo la estrategia de TETRIS (Test, Trace, Isolate en inglés), de testear, trazar y de aislar los casos en tiempo récord llegando a un final del primer año de pandemia con menos de 100 muertos.

Para ver esta y otras charlas del Congreso Futuro, ingresa a su web: www.congresofuturo.cl o sigue la transmisión en vivo en su canal de YouTube.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.