El informe médico del deterioro físico en la cárcel de Lucho Núñez, en huelga de hambre desde hace 15 días

Luis Núñez

Al exfutbolista, hoy en prisión preventiva acusado de participar en un homicidio en La Legua, en 2018, le prohibieron realizar videollamadas con su familia y le siguen negando las entrevistas con la prensa. Durante la protesta ya ha perdido casi cuatro kilos.


Luis Núñez (41 años) se rebela a gendarmería. El exfutbolista, hoy en privisión preventiva, acusado hace más de un año de participar en el homicidio en 2018 de Juan Pinto, durante una balacera ocurrida en La Legua, y de herir a Mario Albornoz, quien posteriormente lo identificó, suma ya 15 días en huelga líquida a modo de protesta por las injusticias que asegura estar recibiendo desde que concedió la entrevista a El Deportivo. “Quitarme la vida se me pasa todos los días por la cabeza”, dijo en aquella oportunidad.

En aquella oportunidad, Núñez dejaba entrever su molestia por no dejarlo hablar con los medios de prensa. “No me dejan hablar... El Tribunal sí autoriza las entrevistas, pero gendarmería no. Hago los escritos y me prohíben hablar con la prensa”, reclamaba en esa oportunidad. Su hijo, meses antes, ya daba indicios de lo mal que lo estaba pasando su padre.

Lucho Pato comenzó su protesta el 31 de marzo, en la cárcel de alta seguridad. No se hidrata, solo consume alimentos sólidos. Según los documentos a los que tuvo acceso El Deportivo, el día 13 de abril el exjugador de la UC fue revisado por la enfermería del recinto penitenciario. En sus 13 días de huelga, Núñez perdió 3 kilos y 800 gramos, considerando que inició sus reclamos pesando 84 kilos y 200 gramos. Su temperatura fue registrada en 36,3° y su pulso fue de 72. Asegura no estar con apremio vital.

Ficha médica.
Ficha médica.

El abogado de Luis Núñez explica los motivos que provocaron la huelga del exjugador. Dice estar sufriendo una persecución, luego de haber concedido la entrevista a este medio. En esa oportunidad, gendarmería lo penalizó restringiendo todo tipo de visitas por siete días.

Hoy, sin embargo, las represalias continúan, asegura el jurista. A Núñez le prohibieron realizar videollamadas, pudiendo solo conversar por llamadas sin cámara con sus familiares. “Luis ha tenido problemas con los superiores de gendarmería de la unidad. Primero, porque se le han negado las entrevistas. Él quiere hablar con los medios y no se le autorizado. Además, se le acusa de haber hablado sin permiso con La Tercera”, dice Juan Hernández.

“Gendarmería tomó la decisión que tanto a Luis, como al Comandante Ramiro, restringir sus llamadas. Lo tienen castigado. A familiares, solo se le puede realizar llamadas telefónicas. Comparten el mismo celular, el más básico que tienen en gendarmería, sin cámara, ni nada. Es un castigo solo para él y el Comandante Ramiro”, agrega el abogado de Lucho Pato. Mauricio Hernández, más conocido como Comandante Ramiro, quien cumple condena por el asesinato de Jaime Guzmán, también concedió una entrevista sin autorización.

Respecto a la huelga seca, Juan Hernández asegura que “Luis está decidido a seguir hasta que le den una solución. Se le hace un chequeo diario, de su situación de salud, que se le es informada al tribunal”, cierra. El mismo 13 de marzo, el poder judicial notificaba que el imputado se encuentra “consciente y sin apremio vital”.

Y cierra: “En un principio, el castigo era para Luis y el Comandante Ramiro. Ahora decidieron eliminar las videoconferencias para atodos los internos, imagino para que no acusáramos discriminación. Ahora tienen a todo el sector penitenciario reclamando”.

Este medio envió un mail a gendarmería para conocer su versión los hechos. Sin embargo, al momento de publicar esta nota, aún no recibía una respuesta.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.