Las millonarias condiciones del último contrato de Sampaoli con el que se defiende ahora la ANFP

Jorge Sampaoli en la ANFP | 2015

Foto: Agencia Uno.

El casildense exigió un aumento en sus salarios la mañana previa al viaje a Montevideo para enfrentar a Uruguay, por las clasificatorias, en 2016. Hoy, el documento fue exhibido para contrarrestar la petición de más de $3.300 millones del DT por daños morales y pago de impuestos.




La mañana del 16 de noviembre de 2015, Jorge Sampaoli firmó su última extensión de contrato con la ANFP. Lo hizo con la pistola sobre la mesa: o le aumentaban por decimosegunda vez su salario, o simplemente no se subía al avión que partía a con destino a Uruguay para jugar por las Eliminatorias a Rusia 2018. El caos federativo era total, Sergio Jadue estaba desaparecido, a punto de embarcarse rumbo a Miami como testigo protegido del FBI. Y los que cedieron a a la presión del casildense fueron el vicepresidente Jaime Baeza y el director Cristián Varela.

Ese suculento último contrato de Sampaoli es el que ha incluido la ANFP en su defensa para defenderse de su  demanda por daños morales y pago de impuestos, por la que el argentino exige el pago de más de $3.300 millones. Y cuyas cláusulas y beneficios, que son numerosos, se detallan a continuación.

En uno de los puntos de se detalla que los pagos se realicen a las sociedad off shore involucradas: Sampaoli, con Alta Laky Investing Limited; Sebastián Beccacece, con Greenboro Investors Limited,  y Jorge Desio, con James Bay Investors LTD.

El primero apartado hace mención a los salarios. El DT acordó recibir mensualmente la suma de US$59.234, mientras que Beccacece y Desio se embolsarían US$29.784. En cuanto a los premios obtenidos por la Copa América: Sampaoli US$3.100.000 y sus dos asistentes US$1.550.000, en caso de conseguir la Copa Centenario que se disputaría al año siguiente.

Los beneficios del cuerpo técnico eran múltiples. Contaba cada uno con un teléfono celular con servicio nacional e internacional habilitado, viajes aéreos a todos los destinos en lo que sea requerida su función, siendo una obligación viajar en clase Business si el vuelo tenía una duración mayor a cuatro horas; hotelería en todos los destinos, para cada funcionario del cuerpo técnico y un familiar, siempre que sea requerida su participación. Y un viático de US$150 dólares diarios durante la disputa de torneos o actos relacionados con el cargo.

El arriendo de vivienda del cuerpo técnico también era asumido por Quilín. Se destinó un bono anual de US$48.000 líquidos, destinado al pago de la renta de la vivienda del entrenador, los que serían cancelados en 12 cuotas mensuales durante toda la vigencia del presente contrato; y un bono especial, pagadero por una sola vez, dentro de los 10 días siguientes a la firma del presente contrato, por la suma de $25.000.000 líquidos destinados a la compra de un vehículo.

Comenta