Convencionales de Chile Vamos firman carta conjunta y dicen que el órgano constitucional es “uno de los grandes fracasos de la historia institucional”

Foto: Agenciauno

En la misiva, respaldada por 32 representantes del sector, aseguran que “estamos seguros de que nuestra patria merece más, merece una nueva oportunidad, y es por ello que quienes suscribimos esta declaración nos comprometemos firme y decididamente en apoyar futuros procesos de cambios".




Una carta firmó y difundió un grupo de constituyentes de Chile Vamos refiriéndose en duros términos al trabajo de la Convención Constitucional, que entregó este lunes la propuesta final de nueva Constitución al Presidente Gabriel Boric.

A juicio del grupo de 32 representantes que apoyan la misiva, el órgano constitucional -que tras entregar el texto fue disuelto- será recordado como “uno de los grandes fracasos de la historia institucional”, cuyo texto emanado, dicen, “carecerá de la legitimidad necesaria para representar a todos los chilenos”.

Es así como bajo el lema “Chile merece más”, los convencionales de derecha afirman en la misiva que “la democracia es un conjunto de reglas que nos permiten ponernos de acuerdo de manera pacífica entre personas que piensan distinto. Sin embargo, lamentablemente, nos encontramos con una Convención motivada por un ánimo completamente refundacional y revanchista, secuestrada por una mayoría circunstancial que abusó permanentemente de su poder. Abusos que se materializaron en diversos acontecimientos bochornosos y reiterados saltos a las reglas que los suscritos denunciamos constantemente ante la opinión pública”.

“Hicimos todo lo humanamente posible para participar de forma propositiva en este proceso. Levantamos propuestas en todos los temas presentando más de 220 iniciativas convencionales constituyentes, apoyamos iniciativas populares de norma, y fuimos responsables con la labor encomendada hasta el último día. Sin embargo, nos encontramos con una izquierda atrincherada en su ideología radical profundamente decidida en escribir sola el texto”, agregaron.

En ese sentido, sostuvieron que “la Constitución de la Convención, lejos de dar respuesta a las legítimas demandas de la ciudadanía, contiene una serie de graves deficiencias que ponen en riesgo nuestra convivencia democrática, entregándole a las personas incertidumbre e inseguridad. Un texto que, en vez de cumplir con su rol principal, cual es limitar el poder del Estado para proteger a las personas de las arbitrariedades de este, termina siendo lo opuesto, una herramienta de los políticos para someter a las personas”.

Los firmantes aseguraron también que en la propuesta que se entregó este lunes “se desequilibran gravemente nuestras instituciones republicanas y se multiplica de manera desmedida una burocracia estatal, que terminará absorbiendo los recursos que debían enfocarse en los chilenos y sus necesidades”.

Lo detallan así: “La Constitución de la Convención propone recetas fracasadas y trasnochadas en materia de derechos sociales, no cumpliendo con el anhelo ciudadano de un mayor bienestar que esperanzó a los chilenos y sus familias en noviembre de 2019. Se pidió más seguridad y la respuesta de la Convención fue debilitar las policías; se pidió mejor educación y la respuesta de la Convención fue poner en riesgo la viabilidad educación subvencionada; se pidió mejor salud y la respuesta de la Convención fue crear un sistema que tendrá como consecuencia un aumento en las listas de espera, congestionará el sistema público y terminará con la libertad de elegir; se pidió mejores pensiones, y la respuesta de la Convención fue crear un sistema público que pone el foco en empoderar al Estado en la administración de estas, en vez de garantizar buenas y justas pensiones; se pidió cumplir el sueño de la casa propia, y la respuesta de la Convención fue garantizar un derecho a acceso a la vivienda, pero sólo asegurando el goce de esta, más no la propiedad”.

En esa línea, en el texto agregan que tienen la “tranquilidad de que hicimos todo lo que estuvo a nuestro alcance para poder entregarle a nuestro país una buena Constitución y para representar de la mejor manera posible a toda la gente que nos eligió y confió en nosotros para este desafío histórico. Sin embargo, el texto que se presenta hoy representa una Constitución de pasado y no de futuro, una Constitución que no toma los puntos que nos unen, sino que todo aquello que nos divide, separa y enfrenta. Es por esto, que no adherimos a la Constitución de la Convención. La Convención Constitucional será recordada como uno de los grandes fracasos de la historia institucional de nuestro país, y el texto que surge de este accidentado e irregular proceso carecerá de la legitimidad necesaria para representar a todos los chilenos”.

“Una nueva Constitución, pero no el texto presentando”

Tras el crítico diagnóstico, los convencionales se refirieron al proceso que viene, de cara al plebiscito de salida del 4 de septiembre, cuando se tenga que votar -de manera obligatoria- Apruebo o Rechazo a la propuesta del órgano redactor. En esa línea, se comprometieron a impulsar “una nueva instancia” para generar una Constitución.

“Estamos conscientes que la historia no se acaba ni termina con esta Convención, y que de este proceso se pueden aprender importantes lecciones que nos permitan tener una buena Constitución, distinta a esta propuesta, en un futuro próximo. Estamos confiados que los chilenos quieren una nueva Constitución, pero no el texto presentado por la Convención”, señalaron, agregando luego, al final de la carta, que: “estamos seguros de que nuestra patria merece más, merece una nueva oportunidad, y es por ello que quienes suscribimos esta declaración nos comprometemos firme y decididamente en apoyar futuros procesos de cambios, en impulsar una nueva instancia que permita darnos la Constitución que sea la esperanza de un futuro más próspero, y que permita a cada chileno y sus familias llevar adelante sus proyectos de vida en paz y en libertad”.

Previo a la ceremonia de cierre en el Salón de Honor en la sede del Congreso en Santiago, el convencional Hernán Larraín Matte (Evópoli), uno de los firmantes de la misiva, había planteado incluso que, desde su perspectiva, en caso de que triunfe el Rechazo se debiera “habilitar un nuevo plebiscito”.

“El 5 de septiembre, en caso de que gane el Rechazo, el proceso constituyente debe continuar. Y estamos trabajando, por ejemplo, apoyando la reforma de los 4/7, que es el quórum para cambiar la Constitución en el Congreso, pero además de eso tenemos que avanzar y espero que en los próximos días sigan aumentando los compromisos de los distintos parlamentarios, presidentes de partidos, con la idea de que Chile necesita una casa común, y que el 5 de septiembre vamos a avanzar hacia un proceso constituyente. Yo soy de aquellos que cree que lo mejor es habilitar un nuevo plebiscito y que sea la ciudadanía la que elija cuál es el mejor camino para que Chile tenga una buena nueva Constitución”, sostuvo.

Revisa aquí la carta:

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

La entrenadora Amanda Caprito, experta en vida saludable, explicó en un medio de Estados Unidos, cuáles son los principales motivos por los que se fracasa a la hora de emprender un plan de reducción de peso