El desorden oficialista y los desencuentros tras el plebiscito

Los dirigentes de Chile Vamos, en el encuentro oficialista realizado el lunes pasado. Foto: Agenciauno

Pensiones, el retiro anticipado de un nuevo 10%, inhabilidades y la acusación constitucional son algunos de los temas en que Chile Vamos y La Moneda se han visto enfrentados. El presidente de Evópoli, Andrés Molina, criticó el rol del ministro de la Segpres, Cristián Monckeberg, y aseguró que se le ha visto “ausente”.




Se decía en el oficialismo que tras el plebiscito Chile Vamos y el gobierno estarían unidos -luego de las diferencias entre el Apruebo y Rechazo-, en contraste con la oposición. Sin embargo, esta semana en La Moneda y en los partidos han recordado los días más críticos que tuvo que enfrentar la coalición, sobre todo cuando en julio pasado se aprobó el primer retiro del 10% de los fondos de AFP, lo que terminó con un cambio de gabinete.

Ahora, en el bloque volvieron las recriminaciones cruzadas luego que en la Comisión de Constitución de la Cámara se aprobara la idea de legislar de un segundo retiro, lo que contó con votos de RN y Evópoli. “El gobierno, una vez más, llegó tarde”, decían múltiples parlamentarios para cuestionar a los titulares de Hacienda, Ignacio Briones, de Trabajo, María José Zaldívar, y de Segpres, Cristián Monckeberg.

En los partidos resentían que no se haya presentado una propuesta concreta para contrarrestar la iniciativa liderada por la diputada Pamela Jiles, sobre todo porque hace meses se sabía de esta moción.

A esto se suma que en la reforma previsional el gobierno todavía no logra amarrar un acuerdo con la centroizquierda y mantiene su proyecto, que se encuentra en el Senado, sin avances en su tramitación.

Y además de las recriminaciones desde los partidos al gobierno, al interior de La Moneda ha habido diferencias para enfrentar la discusión del retiro del 10% y la reforma a las pensiones. De hecho, según fuentes de gobierno, Briones y Monckeberg se han visto enfrentados en cómo abordar el tema.

A esto se sumó que durante la semana el Ejecutivo no logró aunar apoyos respecto a los proyectos para eliminar las inhabilidades -al cual se le puso urgencia suma- para que autoridades no tengan que renunciar anticipadamente para competir en las próximas elecciones.

Todo esto, además, se ha visto cruzado con la acusación constitucional contra el ministro del Interior, Víctor Pérez, la que se votará el martes en la Cámara y cuyo escenario para La Moneda sigue siendo incierto. El tema generó tensiones entre la UDI y RN debido a que diputados del partido dirigido por Rafael Prohens estaban molestos con los argumentos esgrimidos por la defensa del titular del Interior, un episodio que La Moneda dice haber dejado atrás.

Reuniones y gestos de unidad

En medio de este escenario, el ministro de la Segpres encabezó este viernes una reunión con los jefes de bancada de Chile Vamos para definir la estrategia para enfrentar los proyectos que vienen, entre ellos, el del retiro del 10%, al que Chile Vamos le ingresará una indicación para intentar corregir la iniciativa y no quedarse abajo del debate, como ocurrió en la primera oportunidad. Esta idea, de hecho, está siendo coordinada con la Segpres.

Pese a eso, en Evópoli lamentan que recién este viernes se haya convocado a un encuentro y plantean inconformidad por el rol de Monckeberg. El presidente de ese partido, Andrés Molina, dijo a La Tercera que “sin duda ha habido situaciones esta semana que tienen que ver con temas legislativos donde ha habido algunas falencias y lamentablemente no se han entendido bien cuáles han sido los mensajes en esto. Al propio ministro Monckeberg lo siento bastante ausente, y eso se ha notado”. Y agregó: “Necesitamos que el director técnico, que en este caso es el señor Monckeberg, tenga efectivamente una capacidad de anticipación, y eso no lo hemos visto”. A su juicio, esta es una labor de Monckeberg, y no de Briones, quien milita en Evópoli.

Prohens, en tanto, desdramatizó el escenario y aseguró que la coalición está unida. Respecto a la acusación contra Pérez, dijo: “Puedo asegurar que los diputados están alineados”. Y advirtió que si alguno “se desvía, se tendrán que tomar las medidas del caso, porque aquí somos partido y coalición, y si no sabemos trabajar en coalición no podemos estar en ella”.

Como sea, en Palacio le bajan el perfil a las polémicas y califican la semana como un “pequeño sismo”.

En este contexto, además, Monckeberg y el vocero de gobierno, Jaime Bellolio, estaban coordinando un acto unitario para el próximo lunes con diputados de Chile Vamos. El objetivo es que asistan a La Moneda y entreguen una señal de apoyo a Pérez. Esto, en medio de los cuestionamientos privados que ha deslizado la UDI, que apuntan a que, supuestamente, se han realizado pocas vocerías en defensa del jefe de gabinete.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.