Oficialismo se enfrenta por timing para definir cambios a nueva Constitución y Boric descarta comprometerse antes del plebiscito

Si antes estuvieron divididos entre el Apruebo a secas y el Apruebo para reformar, hoy el Socialismo Democrático y parte importante de Apruebo Dignidad vuelven a estar en veredas opuestas ante un nuevo dilema: comprometer mejoras al texto antes o después del referéndum de septiembre. El Presidente, en tanto, fijó para después de los comicios el acuerdo en los temas a modificar, mientras en la interna del gobierno celebraron el repunte del Apruebo en los últimos sondeos.


Una nueva fisura está marcando la convivencia del oficialismo. Desde hace varios días que personeros del Socialismo Democrático vienen presionando para que se establezcan compromisos de reforma a la propuesta constitucional, previo al plebiscito del próximo 4 de septiembre.

La tesis es simple: pese a que el Apruebo ha estrechado su brecha respecto del Rechazo de acuerdo a sondeos recientes, el resultado de los comicios sigue siendo incierto y -aún- con un amplio número de indecisos de cara al referéndum. En ese escenario es que distintos dirigentes del PPD, el PS, el PR y el PL han advertido que es necesario entregar “certezas” a la ciudadanía que quiere votar por una nueva Constitución, pero no se convence aún de hacerlo por ciertas cuestiones que no sabe si, en el futuro, podrán modificarse.

“Una condición para que gane el Apruebo es que nos comprometamos con mejoras antes del plebiscito”, dijo a La Tercera el diputado liberal Vlado Mirosevic. Mismo diagnóstico expresó en El Mercurio el senador PPD Ricardo Lagos Weber. “Para ganar (el Apruebo), necesita un acuerdo sobre qué queremos mejorar”, afirmó.

La propuesta es un derivado del “Apruebo para reformar”, sin embargo, ha encontrado resistencia en la otra coalición que sustenta el gobierno del Presidente Gabriel Boric: Apruebo Dignidad. Y así quedó en evidencia este lunes en el comité político ampliado en La Moneda.

A la usual cita, los timoneles del Socialismo Democrático venían preparados. Antes, sostuvieron una reunión en la sede del Partido Socialista, donde aprovecharon de darle la bienvenida al nuevo timonel radical Leonardo Cubillos. En ese encuentro uno de los consensos fue aumentar la presión para que se acuerde, al menos, una lista de mínimos que contemple ámbitos como el sistema político o el sistema de justicia. El punto lo reiteraron en el comité político, abriendo un debate con sus pares de Apruebo Dignidad y el propio gobierno.

El presidente de RD, Juan Ignacio Latorre, fue uno de los más críticos de adelantar cualquier tipo de compromiso previo. Quienes conocieron de su intervención sostienen que el también senador reafirmó -como lo haría después públicamente- que el foco debe estar puesto en la campaña y no en lo que habría que modificar de la propuesta constitucional. Lo mismo plantearon otros sectores como el Partido Comunista, Acción Humanista y Convergencia Social.

“Resolvimos dar un mandato a nuestra militancia para que sea prioridad hacer campaña (...). Las propuestas que han hecho sectores del Socialismo Democrático me parece que son legítimas, son interesantes, las podemos analizar y conversar, pero el tiempo hoy debe estar como prioridad en la campaña del Apruebo. Ninguna Constitución es perfecta ni ha de estar escrita en piedra”, sostuvo Latorre tras la reunión.

Mientras que su par Guillermo Teillier (PC) advirtió que “como yo he dicho, no nos negamos, pero no es el momento de llevar esa discusión porque nos quita fuerza como Apruebo. Yo creo que sería pos (plebiscito), es lo más probable”.

“Hoy la prioridad es seguir trabajando y desplegándonos por el Apruebo. Una Constitución siempre está abierta a ser reformada, pero hoy no estamos definiendo una lista de supermercado de reformas”, agregó el líder de AH, Tomás Hirsch.

Quien no estuvo alineada con la postura de la coalición fue la timonel de la Federación Regionalista Verde Social, Flavia Torrealba. “Para el FRVS es importante estar disponible para conversar de los acuerdos antes del 4 de septiembre para que la gente vaya informada y tranquila a aprobar este nuevo texto constitucional. Para mi partido en particular, revisar cómo está estructurado el sistema de justicia o evitar la inmediata reelección del Presidente de la República”, afirmó.

Otro matiz puso sobre la mesa el diputado Gonzalo Winter (CS). “Quiero ser muy claro: yo no creo que haya que plantear reformas al texto de la nueva Constitución, sino que hay que ser claros en cuál es la posición que tenemos los parlamentarios con respecto a las leyes de implementación. Esas no son reformas, pero sí son cuestiones que van aclarando el debate. Cuestiones que son muy confusas y muy amplias se van reduciendo y entregando claridades a la ciudadanía”, sostuvo.

Poco después, y cuando el debate ya estaba desatado en sus coaliciones, el Presidente Boric aseveró que sólo después del plebiscito “nos vamos a poner de acuerdo” en un “proceso de reformas” al nuevo texto, si es que éste se aprueba. “Yo veo el vaso medio lleno. Tenemos acuerdo en todo el sector de quienes apoyan al gobierno de que es posible mejorar (la propuesta constitucional) y, por lo tanto, teniendo ese acuerdo básico y la voluntad que yo explicito de llevar adelante un proceso de mejora no me cabe duda que cuando sea el tiempo nos vamos a poner de acuerdo para llevar adelante este proceso de reformas. Como dijo la expresidenta: no es perfecta, pero se acerca a lo que yo soñé. Todo es perfectible así que vamos a llevar adelante ese proceso después del plebiscito”, dijo el Mandatario.

Poco después la vocera Camila Vallejo aseguraría que “no queremos adelantarnos a eso” y que “evidentemente, los partidos y bancadas pueden estar dando discusiones como lo que consideran que es perfectible, qué se puede mejorar... Nuestro gobierno nunca va a censurar ningún tipo de debate en ese sentido, pero nuestro esfuerzo principal hoy día está puesto en el despliegue de la información”.

El tema, en todo caso, está lejos de darse por cerrado en el oficialismo. De hecho, al cierre de esta edición los diputados de la coalición sostenían una reunión vía Zoom con dirigentes del comando por el Apruebo. Y si bien el objetivo principal era una coordinación territorial, no se descartaba que más de alguno tocara el punto.

Otro tema que también se tomó el comité político de ayer fueron las críticas del Socialismo Democrático a sus pares de Apruebo Dignidad por no apoyar al Ejecutivo en el veto sustitutivo a la ley de infraestructura crítica, el que terminó siendo desechado la semana pasada con votos de ese sector, dejando a La Moneda sin norma para aplicar en reemplazo del estado de excepción en la Macrozona Sur.

La réplica de Apruebo Dignidad, dicen fuentes oficialistas, apuntó a que habría faltado más coordinación de parte de la propia Moneda.

Por otro lado, los partidos pidieron al gobierno evitar errores no forzados como la forma en que se comunicó el alza del transporte público o la polémica por la demora en promulgar una norma relativa al loteo de parcelas.

Cambio de ánimo: el íntimo análisis de La Moneda

Otro tema que estuvo presente ayer en Palacio fue el repunte del Apruebo en la última entrega de la encuesta Plaza Pública Cadem.

De acuerdo al sondeo, el Rechazo cayó 5 puntos respecto a la última medición llegando a un 47%. Un 39%, en tanto, expresó que votaría Apruebo, acortando la diferencia en 8 puntos.

Y si bien en el comité político liderado por Boric a primera hora no se habrían analizado las encuestas en detalle, ministros sostuvieron a este medio que consideran que el repunte del Apruebo responde a varios factores.

Por una parte, se lee que el “golpe de timón” que dio el Mandatario al señalar que, de imponerse el Rechazo convocaría a un nuevo proceso constituyente, tuvo repercusiones en la ciudadanía. Y, por otra, que el intenso despliegue informativo que ha impulsado el Ejecutivo en diversas regiones y zonas de la Metropolitana han tenido un efecto positivo.

“Yo me guío por convicciones, no por vaivenes semanales de las encuestas que moderan demasiado la opinión pública, pero al final la decisión la tienen los electores, la tiene el pueblo chileno. Esto lo hemos conversado antes, me ha tocado estar arriba, me ha tocado estar abajo en las encuestas, opciones que he apoyado o hemos apoyado varían, lo importante es que la gente se informe. El principal valor y el rol que tiene que cumplir el gobierno es que todo el mundo tenga acceso a la propuesta de la nueva Constitución, de que la lean”, dijo ayer el Mandatario.

En paralelo, ante el intenso despliegue de Chile Vota Informado, La Moneda buscó contener “tropiezos” en redes sociales y socializó con los equipos de comunicaciones de las distintas reparticiones una minuta para insistir en el contenido que se debe transmitir en torno al plebiscito: solo desde determinados ministerios y sin apoyar una opción determinada.

En el comando del Apruebo, en tanto, han comenzado la elaboración de minutas diarias con temas que se recomienda “evitar” y profundizar solo en caso de ser consultados. Uno de ellos es seguridad, pero también recomiendan no ahondar en el eventual intervencionismo del gobierno. “Los que siempre han frenado los cambios tienen miedo a que se informe, porque saben que mientras más se conoce la nueva Constitución, más crece el Apruebo, y por eso llaman intervencionismo a informar”, se lee en una de las minutas.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Arqueólogos encontraron los restos que corresponderían a Ankhesenamun, esposa de Tutankamón, y su madre Nefertiti, la legendaria faraona que gobernó Egipto hace 5.500 años.