Proyectos inconstitucionales: Piñera busca cambios a procedimientos del Congreso y desata críticas de oposición

El Presidente Piñera hizo este lunes el anuncio desde La Moneda. Foto: AgenciaUno

Mandatario anunció -en medio de la tensión oficialista por este tema- que convocará a exparlamentarios, académicos y expertos para analizar modificaciones a cómo el Parlamento determina las inadmisibilidades de las iniciativas que excederían las facultades de los legisladores. Idea fue cuestionada por los presidentes del Senado y de la Cámara.




“Queremos hacer modificaciones a la Ley Orgánica que regula el ingreso de proyectos constitucionales”.

Ese fue el anuncio que hizo este lunes el ministro Gonzalo Blumel al inicio de la reunión del comité político con los principales dirigentes de Chile Vamos.

La información que dio el titular de Interior se da en medio de la tensión que ha generado en el oficialismo la presentación y apoyo de mociones parlamentarias que, a juicio del gobierno, exceden las facultades de los legisladores al involucrarse en materias de facultad exclusiva del Ejecutivo, como, por ejemplo, aquellas que implican gasto fiscal.

El tema ha generado fuertes enfrentamientos al interior de Chile Vamos y recriminaciones a quienes han apoyado algunas de esas iniciativas.

En ese contexto, luego del adelanto que les dio Blumel a los dirigentes del bloque, el propio Presidente Sebastián Piñera hizo público el plan durante una declaración que realizó en La Moneda a las 14.30. “En los últimos tiempos han proliferado mociones que, pudiendo estar bien inspiradas, son inconstitucionales porque no respetan las atribuciones que la Constitución”, partió diciendo el Mandatario.

Así, explicó que “en los próximos días convocaré a un grupo de exparlamentarios, académicos y expertos para proponer perfeccionamientos a los criterios y procedimientos con que el Congreso determina la admisibilidad o inadmisibilidad de las mociones”.

La idea del gobierno generó una serie de reacciones y cuestionamientos en la oposición, pero, además, provocó un intenso debate en Chile Vamos. Esto, ya que desde hace semanas que la UDI y Evópoli habían iniciado una ofensiva para frenar el apoyo de parlamentarios oficialistas a proyectos inadmisibles, apuntando principalmente a legisladores de RN que habían votado a favor de iniciativas como el posnatal de emergencia, lo que, en todo caso, ha sido retrucado por ese partido, desde donde argumentan que no han sido los únicos que han presentado mociones que han sido consideradas inconstitucionales.

En este escenario, la semana pasada la colectividad liderada por Hernán Larraín Matte impulsó la elaboración de un protocolo al interior del oficialismo para regular esta materia, planteando, incluso, algunas sanciones. Sin embargo, esto no contó con el apoyo institucional de RN.

Así, en medio de la disputa en la coalición, Piñera optó por intervenir en el conflicto y propuso la idea de convocar a un grupo de expertos para elaborar un proyecto de reforma que se haga cargo de lo que, a juicio del gobierno, se ha transformado en un problema constante y que se ha visto agudizado en el marco de la pandemia del Covid-19.

En este contexto, varios de los asistentes al comité político de este lunes dicen que -luego del anuncio que les hizo Blumel- el senador Felipe Kast (Evópoli) increpó al presidente de RN, Mario Desbordes, señalándole que siempre defiende a los parlamentarios de su partido que presentan iniciativas “populistas”.

Desbordes, de acuerdo a las mismas fuentes, respondió de inmediato y le dijo a Kast que él también había impulsado mociones inconstitucionales, poniendo como ejemplo “la ley Machuca”. Ambos, según las mismas fuentes, fueron alzando la voz, tensionando aún más la situación.

Entre medio, además, se sumó por primera vez a la reunión el ministro Enrique Paris, quien iba a realizar un balance de la estrategia para enfrentar la pandemia, por lo que Blumel pedía terminar con la disputa y escuchar al titular de Salud.

Sin embargo, la jefa de bancada UDI, María josé Hoffmann, tomó la palabra y le pidió al jefe de gabinete que interviniera, argumentando que el gobierno no podía “mirar para el lado”, mientras que el presidente del PRI, Rodrigo Caramori, recalcó que había que terminar con las disputas y el “reality” en la coalición.

Finalmente, por motivos de agenda Desbordes se retiró antes de la cita, mientras que Blumel planteó que la idea era trabajar en unidad para encontrar el mejor mecanismo.

Asimismo, mandató al ministro de la Segpres, Claudio Alvarado, a que coordine con los partidos de Chile Vamos para que le entreguen el nombre de un representante que trabaje en la instancia que convocó el gobierno para elaborar el proyecto.

Más allá de las disputas en el bloque, en Chile Vamos valoraron el anuncio de Piñera, pero, en privado, en RN transmitían inquietud. Además, algunos dirigentes afirman que con esta medida no debería continuar la idea de elaborar un protocolo en el oficialismo, aunque en Evópoli advierten que eso dependerá de cómo resulte el proyecto.

“Se hace innecesario un protocolo si se hace un proyecto de ley en ese sentido. Lo importante es que los proyectos inconstitucionales se controlen”, dijo la presidenta UDI, Jacqueline van Rysselberghe, mientras que Larraín Matte sostuvo que “es fundamental reforzar el sistema de control en el Congreso para evitar la mala práctica del populismo constitucional”. Desbordes, en tanto, advirtió que “lo que me urge hoy es que se aprueben todos los proyectos” del plan de emergencia. Así, recalcó que “espero que esto no signifique abrir conflictos con la oposición”.

Oposición acusa “intromisión”

El anuncio de Mandatario fue transversalmente rechazado en la oposición, lo que vislumbra un complejo camino para el objetivo de La Moneda. Una de las primeras en cuestionar la medida fue la presidenta del Senado, Adriana Muñoz (PPD).

“Es bastante agresivo en mi opinión lo que él ha hecho”, sostuvo la legisladora, agregando que la idea de convocar una instancia extraparlamentaria para resolver un asunto que ya se encuentra normado es “una verdadera intromisión en la normativa y la legalidad interna” de otro poder del Estado, “afectando gravemente su independencia”.

Más tarde, mediante una declaración pública, la mesa que lidera advirtió también que el Ejecutivo ya cuenta con las atribuciones para manifestar sus reparos ante una iniciativa que considera inadmisible, por ejemplo, recurrir al Tribunal Constitucional.

En la centroizquierda resintieron sobre todo que el Mandatario se “entrometiera” en el controvertido debate que ha generado el tema de las inadmisibilidades en el Poder Legislativo, más aún cuando consideran que el Ejecutivo ha actuado con “doble estándar”. En ese sentido, apuntan al proyecto que prohíbe el corte por mora de los servicios básicos, iniciativa sobre la que el gobierno hizo reserva de constitucionalidad y, sin embargo, no llevó al TC.

“Las declaraciones de Piñera revisten la máxima gravedad, porque pasan a llevar el marco institucional vigente”, sostuvo el presidente del PS, Álvaro Elizalde. Y esa posición fue compartida por sus pares del PPD, la DC y el PR. En el Frente Amplio y el PC fueron más allá e, incluso, acusaron al Mandatario de una “desviación autoritaria”.

Los cuestionamientos, además, también surgieron desde la mesa de la Cámara, pese a que es liderada por un diputado oficialista. El presidente de esa corporación, Diego Paulsen (RN), por ejemplo, lamentó que el Presidente no considerara el trabajo avanzado entre ambas cámaras y la Segpres en este tema.

Las críticas fueron respondidas por Alvarado, quien recalcó que esta no era una medida “contra el Parlamento”, sino “para construir con el Parlamento”. En ese sentido, defendió el rol colegislador del Ejecutivo.

Desde el gobierno, además, explican que esta semana convocarán al grupo de expertos y que, asimismo, establecerán la metodología de trabajo.

Comenta