En días de calor: Consejos sobre hielo, cubetas, cubeteras y coolers.

Muchas decisiones pasan en torno a estos vitales insumos que necesitamos durante todo el año y más en esta época. Acá, algunas consideraciones para no pasar calor ni beber líquidos tibios.




No da lo mismo cualquier hielo

Ya está dicho. En épocas de calores extremos, como las que vivimos por estos días, pero también a lo largo de todo el año es imprescindible contar con hielo de buena calidad para diversos fines. Me explico. Si se sale de picnic o viaje con un cooler, necesitamos hielo para mantenerlo frío. Si en una actividad al aire libre necesitamos helar bebidas en una cubetera, también necesitamos hielo. Y si vamos a tomarnos un trago en la misma actividad, lo cierto es que será imprescindible contar con hielo para completar esta misión. Pues bien, sepan ustedes que para estas tres actividades de enfriamiento no necesariamente debe usar el mismo tipo de hielo. Mejor, vamos por partes. Si necesitamos ponerle hielo a un cooler, lo mejor es usar hielos pequeños, para así poder meter más cosas adentro sin dejar de mantener baja la temperatura. De hecho, lo mejor es comprar bolsas de hielo de un kilo y de cada una de éstas hacer dos de medio kilo, de manera de así tener más opciones de jugar al “tetris” mientras llenamos el cooler. ¿Se derrite más rápido el hielo pequeño? Es probable, pero esa agua que queda en la misma bolsa se mantiene fría por mucho tiempo así que también ayuda. Un consejo: de ser necesario, ir recargando el cooler con más hielo cada tres o cuatro horas.

Bolsa de hielo Tottus 2 kl


Ahora bien, si necesitamos hielo para servir bebidas, jugos y otras bebidas analcohólicas lo cierto es que necesitamos un producto que le baje la temperatura a los respectivos líquidos y que al mismo tiempo les agregue un poco de agua, algo muy útil sobre todo con bebidas muy azucaradas. Para estos fines sirven los hielos pequeños y también unos que si bien no poseen tan bajo calibre poseen la particularidad de ser huecos en su interior, por lo que aseguran un derretimiento bastante más rápido que el de los cubos compactos. Al final, no se trata de hielo para acompañarnos durante una jornada completa si no más bien para enfriar -y agregar agua- a nuestras bebidas al momento que se beben.

Bolsa hielo Fiesta 2 kl


Pero ojo, si necesitamos hielo para servir alguna bebida alcohólica la cosa cambia. Sí porque en este caso necesitamos un hielo compacto, más o menos grande (dependiendo del diámetro del vaso que usaremos) y con la consistencia necesaria para soportar bien en el medio líquido enfriándolo, pero aportándole un mínimo porcentaje de agua.

Bolsa de hielo Rock 1 kl

¿Y el frappé?

Se conoce como hielo frappé al hielo molido en una máquina -antiguamente se hacía poniéndolo dentro de un paño y golpeándolo contra una superficie dura- y que es tan fino que sus trozos más pequeños toman el aspecto de verdadero polvo de hielo. Suele usarse en algunas preparaciones de coctelería y también para servir jugos de frutas más bien espesos. Su principal característica es que se disuelve rápido y por lo mismo le agrega mucha agua a la preparación en que se está empleando. También es útil para usarlo como base en platos donde se sirven productos como ostras, almejas u ostiones frescas ya que mantiene a baja temperatura la ración. Es posible comprar hielo frappé en grandes distribuidoras de hielo. Si no encuentran, una máquina para prepararlo -a partir de cubos enteros- puede ser opción.


Hay cubetas y cubetas (y filtros)

Si bien comprar hielo en el comercio no es algo extremadamente caro y hasta recomendable para cuando se necesitan grandes cantidades de este elemento, ya sea por paseos o fiestas, para el día a día uno se las puede arreglar perfectamente generando su propio hielo en casa. Pero ojo, si uno quiere tener buen hielo, vale la pena invertir un poquito. Lo primero y más importante es tener buenas cubetas, ojalá de silicona y de cubos grandes. Esto, porque aunque son algo más caras que el resto son prácticamente eternas y nos permiten producir buenos cubos, grandes y consistentes.


Ahora bien, por muy buenas que sean las cubetas lo cierto es que no se podrá hacer un buen hielo sin buena agua. Y con buena no me refiero a que sea simplemente potable, si no que es ideal usar agua filtrada para preparar hielo (y para consumir agua y cocinar en general). ¿Cómo filtrar agua en casa? Hay diversos mecanismos muy efectivos. Al final, todo depende del presupuesto que se tenga para este ítem.


Y si se quieren dar un lujo de aquellos a la hora de tomar un buen whisky, vale la pena tener estas cubetas -también de silicona- especialmente diseñadas para formar un hielo redondo, pesado y muy duradero.

También cubeteras

Y como no todo es hielo para poner en jugos, bebidas, destilados y cocteles, también es bueno tener en casa algún tipo cubetera que nos permitan mantener a baja temperatura agua, vinos, espumantes y más. Acá la clave es usar una mezcla de hielo y agua, para así hacer cundir más el frío durante toda la jornada. Claro está, cada hora hay que ir chequeando y agregando más hielo. ¿Qué tipo de hielo? El que más tengan a mano. ¿Y qué tipo de cubetera? Eso, de verdad es a gusto del consumidor y su presupuesto, nada más.

¿Qué pasa con el cooler?

Para conservar los alimentos o las bebidas heladas por más tiempo, más aún si hay que trasladarse, un cooler es indispensable. Las opciones en el mercado son más que variadas. Los hay de múltiples tamaños y colores. Por lo mismo, al final, la opción tiene que ver simplemente con el costo. Sin embargo, algunos consejos. No compren algo demasiado largo, que luego no les quepa en el auto o no tenga dónde guardarlo cuando no lo estén usando. Si comprar de uno mediano hacia arriba, mejor que tenga ruedas y manilla, porque llenos pesan bastante. No se tienten con los que se enchufan a la corriente o al auto, porque son bastante más caros y pesados que los convencionales. Porque al final, lo único que importa es ponerles harto hielo y mantenerlos bien tapados.

Cooler azul Coleman 40 qt


A toda máquina

Si no quieres saber tanto de hielo en bolsa, cubetas, cubeteras, filtros y demases; tal vez deberías pensar seriamente en tener en casa tu propia máquina para hacer hielo. No son baratas, pero te garantizan tener siempre buen hielo a disposición. Es decir, la fiesta interminable.

Icemaker FDV

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.