Biden dice que con el proyecto de ley de infraestructura, EE.UU. podría agregar 19 millones de empleos

REUTERS/Erin Scott

Las declaraciones fueron la primera vez que la Casa Blanca ofreció una suposición sobre el impacto en el empleo del “Plan de empleo estadounidense” de US$2,25 billones del presidente, presentado el miércoles.




El presidente Joe Biden dijo que la amplia propuesta de infraestructura que dio a conocer esta semana resultaría en la creación de 19 millones de puestos de trabajo durante la próxima década a medida que Estados Unidos busca salir de la pandemia.

“Un análisis independiente muestra que si aprobamos este plan, la economía creará 19 millones de puestos de trabajo”, dijo Biden en declaraciones en la Casa Blanca el viernes. “Buenos trabajos, trabajos manuales, trabajos que pagan bien”.

Las declaraciones fueron la primera vez que la Casa Blanca ofreció una suposición sobre el impacto en el empleo del “Plan de empleo estadounidense” de US$2,25 billones del presidente, presentado el miércoles, que tiene como objetivo actualizar la infraestructura física y tecnológica del país y abordar las desigualdades económicas de larga data en la nación.

Pero la redacción del presidente también enmarca el impacto potencial en los términos más optimistas posibles. Sus afirmaciones se basaron en un informe publicado esta semana por Moody’s Analytics, que encontró que la economía agregaría 18,9 millones de puestos de trabajo durante la próxima década si el Congreso aprueba la propuesta del presidente.

Pero el informe encontró que Estados Unidos agregaría 16,3 millones de puestos de trabajo entre el crecimiento natural del empleo y la aprobación de la legislación de estímulo del coronavirus de US$1,9 billones por sí sola. Eso sugiere que el nuevo paquete de infraestructura del presidente por sí solo sería responsable de alrededor de 2,6 millones de nuevos puestos de trabajo durante 10 años.

El análisis de Moody’s también encontró que el plan Biden “reduciría marginalmente el crecimiento” el próximo año, ya que los impuestos más altos a las corporaciones para pagar las iniciativas entrarían en vigencia antes de que despeguen los gastos o proyectos de infraestructura adicionales. Aún así, la economía cambiaría hacia un mayor crecimiento y empleos a partir de 2023, y proyectó que el primer mandato de Biden vería un aumento de 11,4 millones de empleos sin el plan de infraestructura, o 13,5 millones si logra obtener otra victoria legislativa importante.

La propuesta enfatiza nuevos trabajos sindicales y facilita la sindicalización. También tiene como objetivo crear empleo a través de programas como un nuevo Cuerpo Civil del Clima, la construcción de viviendas asequibles y los esfuerzos para limpiar minas abandonadas o tapar los pozos de petróleo viejos.

Biden respondió el viernes a las críticas de que los impuestos más altos a las empresas podrían frenar la contratación o el crecimiento.

“Pedirle a las empresas estadounidenses que paguen su parte justa no ralentizará la economía en absoluto”, dijo. “Hará que la economía funcione mejor y generará más energía”.

El mercado laboral se está fortaleciendo a medida que se reabren más empresas y escuelas y se implementan las vacunas. Los empleadores estadounidenses agregaron la mayor cantidad de empleos en siete meses en marzo, según un informe del Departamento de Trabajo el viernes anterior.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.