Crisis del coronavirus posterga decisiones de jubilación y número de nuevos pensionados anota fuerte caída

En el segundo trimestre el número de nuevos pensionados llegó a 29.323, cifra que representó un descenso de 40,9% frente al primer trimestre.




El impacto social y económico de la crisis del coronavirus en la industria de las AFP no sólo se ha visto reflejado en la ley que terminó en el retiro masivo de parte de los fondos de pensiones sino que también ha tenido otro efecto: la postergación de las decisiones de jubilación.

Así, de acuerdo a un estudio de ICR, en base a datos de la Superintendencia de Pensiones, en el segundo trimestre el número de nuevos pensionados llegó a 29.323 cifra que representó un descenso de 40,9% frente al primer trimestre y de 31,1% comparado con igual lapso del año anterior.

La cifra superó ampliamente el impacto del estallido social. En efecto en el cuarto trimestre los nuevos jubilados sumaron 42.188 con una caída de 4,3% respecto del tercer trimestre y un aumento de 3,8% frente a igual periodo de 2018.

Al respecto ICR señala en su informe que “tras el estallido social acontecido en octubre pasado, es posible constatar que tanto el número de nuevos pensionados por el mecanismo de retiro programado, como aquellos que optaron por una renta vitalicia, si bien mostraron una disminución en noviembre y diciembre respecto a los meses anteriores, no fue en rigor una caída considerable en relación con los niveles históricos”.

A juicio de ICR, el estallido social efectivamente se tradujo en una postergación de decisiones de jubilación, tanto por dificultades operacionales como por la incertidumbre generada en las perspectivas macroeconómicas.

“Sin embargo, en los primeros meses del presente año, probablemente por parte de afiliados que se anticiparon a posibles nuevas revueltas a partir de marzo de 2020, se observó un mayor número de pensionados. Esta mayor actividad también puede ser atribuible al rezago que se generó durante en el último trimestre de 2019. Así, en enero pasado, con un escenario post crisis social y anterior a la pandemia en Chile, se observó un peak en el número de pensionados en relación a los últimos cinco años, con un total que ascendió a 17.258 nuevos pensionados en esta modalidad registrados en ese mes”, indica el informe.

Pandemia

Ya en el contexto de pandemia, el segundo trimestre de 2020 estuvo caracterizado por una fuerte disminución en el número de pensionados, tanto en las AFP como en aseguradoras, distinguiéndose un shock más significativo en la modalidad de rentas vitalicias, con una baja de 64,8% en relación con los nuevos pensionados del segundo trimestre de 2019.

Cabe puntualizar que el mercado de rentas vitalicias ya registraba un menor dinamismo en el desarrollo del año 2019, a raíz de un pronunciado descenso de las tasas de interés que también se reflejó en las menores tasas media de venta ofrecidas por las aseguradoras, señala el informe.

La pandemia, además, generó una situación de incertidumbre que igualmente motivó a que muchas personas tomaran la decisión de optar por un retiro programado en lugar de una renta vitalicia, agudizando aún más el fenómeno que marcó el año pasado.

“La razón de este comportamiento se relaciona con el hecho de que, en período de inestabilidad, las rentas vitalicias se vuelven menos atractivas, a lo que se suma el que la tasa ofrecida por las aseguradoras ha perdido competitividad respecto al retiro programado”, según ICR.

Pensión por vejez

Luego de la caída de las principales bolsas de valores durante marzo 2020, la pensión por vejez sufrió la mayor disminución en el número de nuevos pensionados

La pensión por vejez históricamente es la que ha explicado la mayor parte de las nuevas jubilaciones y, a su vez, ha sido la más afectada por la pandemia.

En el mes de abril, las nuevas pensiones por vejez sumaron 6.908 casos, registrando una caída de 44% en comparación a marzo de 2020.

Sin embargo, en los meses siguientes, tanto a nivel agregado como por modalidad de jubilación, no se han observado mayores disminuciones en las cifras.

Dado lo anterior, se espera que una vez que se retomen niveles de actividad normales y con ello mejoren las expectativas económicas, el grupo de personas que ha estado postergando su jubilación decida finalmente pensionarse. Con ello, debiera observarse un alza considerable en los niveles de nuevos pensionados, indica el informe.

Sin embargo, advierte que en la medida que la pandemia no ceda y se mantengan las medidas de contención sanitaria que involucran un freno de la actividad económica, las cifras de pensionados -en cualquier modalidad- con seguridad continuarán evidenciando descensos con respecto a las estadísticas históricas.

Otro factor relevante se podría propiciar ante la posibilidad de que se retomen las movilizaciones sociales en caso de un relajo de la crisis sanitaria, que traiga consigo un panorama de incertidumbre, que eventualmente podría llegar a tener algún tipo de impacto en esta materia, añade.

Comenta