Controladores de las AFP: cuánto han recuperado desde que las compraron

Traspasos de fondos de AFP alcanzan máximo histórico por masivo traslado al E

Metlife, Principal y Prudential han recibido dividendos por su propiedad en Provida, Cuprum y Habitat, respectivamente, pero estos aún son insuficientes para recuperar la inversión realizada en la compra de tales administradoras.




Para las AFP el escenario es de incertidumbre. En medio de la discusión constitucional y con programas de gobierno que prometen fórmulas mixtas para la administración de los fondos, la creación de una AFP estatal e introducir más competencia, entre otros, las gestoras trabajan sabiendo una sola cosa: la industria sufrirá cambios, y con ello golpeará los ingresos de los controladores.

Durante los primeros años de la década pasada, el sector vivió una serie de operaciones que implicó la renovación de los dueños de las AFP. La colombiana Sura en 2011 adquirió las operaciones en América Latina de ING, incluyendo AFP Capital, mientras que las norteamericanas Metlife y Principal compraron Provida y Cuprum en 2013, y Prudential, el 40% de Habitat en 2016. Pero, desde entonces, las perspectivas del negocio cambiaron, sopesando las demandas sociales ante las tasas de reemplazo, consideradas insuficientes.

Los precios pagados se ceñían a un plan, pero ante este escenario podrían tener que ajustarse y, de hecho, lo invertido en las compras aún no se recupera, considerando, además, que son cifras nominales, es decir, que no incorporan la inflación. Las cifras expuestas a continuación tampoco incluyen el pago de los impuestos respectivos por parte de cada accionista principal.

En el caso de Metlife, la compra del 95,3% de Provida implicó un desembolso de $ 938.044 millones en 2013. Desde 2014, la AFP ha repartido dividendos por $ 692.645 millones, por lo que la aseguradora americana ha recuperado $ 660.294 millones. A ello, como ya se mencionó, se deben descontar los impuestos.

Por Cuprum, en tanto, Principal desembolsó $ 660.000 millones en febrero de 2013 para hacerse del 90,42%. A contar de 2014 en adelante, como dividendos se han repartido $ 472.625 millones, y el controlador ha obtenido $ 427.346 millones.

Por su parte, en marzo de 2016 Prudential y Habitat completaron su asociación. La compañía con sede en EE.UU. terminó por pagar $ 363.169 millones al adquirir acciones de Habitat a ILC por $ 899,9 cada una, equivalente al 40,23% de la AFP.

Desde mayo de ese año, los dividendos repartidos por la AFP son de $ 362.535 millones, donde el 40,23% son $ 146.000 millones.

Respecto del pago de impuestos de estos dividendos, Andrés Alessandri, socio de Mena Alessandri & Asociado, señala que “las utilidades que retiran los controladores tributan con impuesto adicional, con tasa del 35%. El impuesto de primera categoría pagado por las AFP es crédito contra ese impuesto”. Precisa que “en Estados Unidos pagan impuesto corporativo y existen mecanismos para poder utilizar los impuestos pagados en Chile para rebajar sus impuestos en sus países de origen”.

Hay que considerar que cuando una empresa extranjera viene a instalarse a Chile y hace una inversión, siempre es apostando por el largo plazo. Realizan un plan de negocios con un horizonte de tiempo en el que efectúan principalmente tres cálculos: cuánto es el monto de la inversión inicial, cuándo se empieza a ganar dinero o el flujo en marcha del proyecto, y a cuánto lo pueden vender al final o el recupero de la inversión (valor terminal). Todo ello para ver si, finalmente, van a lograr o no ganancias.

Al momento de valorizar una empresa y hacer esta proyección de los flujos, suele proyectarse a unos 10 años y de ahí en adelante se asume el valor terminal. En el caso de las AFP, estas inversiones son de más largo plazo, con mínimos que van entre los 20 y 30 años, para de ahí en más calcular el valor terminal, señala un actor de esa industria.

Pero ahora, en medio de la incertidumbre que vive el sector, fuentes del mercado sostienen que el riesgo de que esos flujos proyectados no se logren, es más alto.

La mirada internacional sobre Chile

Luego del estallido social, los inversionistas internacionales que tienen AFP en el país siempre tuvieron una mirada menos pesimista sobre Chile en comparación a los locales, pues decían que estos procesos de cambios son habituales en distintas naciones alrededor del mundo, según confidenciaron en ese momento a ejecutivos nacionales.

Los retiros del 10% de las AFP generaron mucho más ruido. De hecho, el presidente y CEO de Principal Financial Group, Daniel Houston, el año pasado planteó su preocupación al Presidente Sebastián Piñera por el futuro del sistema de pensiones privado en Chile.

“Mi pregunta, y tal vez comentario, es acerca de la preocupación respecto a la industria del sistema de pensiones privado en Chile, que el sistema de pensiones está en riesgo”, dijo Houston al Mandatario en una conferencia organizada por Americas Society/Council of the Americas.

El principal ejecutivo de la firma estadounidense que controla a AFP Cuprum continuó advirtiendo que “el proceso político que ahora se hizo en Santiago puede tener un gran impacto, tanto por los ahorros privados de jubilación de millones de chilenos, como por el respaldo a los mercados de capitales por parte de las pensiones, que será vital para la recuperación del país debido a la pandemia. También nos preocupa lo que podría generar el destello político sobre el sistema de pensiones”.

También señaló: “No pude evitar reflexionar sobre sus comentarios de que Chile le da la bienvenida a la inversión extranjera y que es un país amigable para hacer negocios, y que a usted le gustaría continuar teniendo ese ambiente en beneficio de los chilenos. En Principal, constantemente hemos abogado por una reforma responsable del sistema de pensiones, hemos estado hablando de ello durante más de 20 años, nuestro objetivo es proporcionar una mejor seguridad financiera para los chilenos. Pero también apreciamos la situación política en el Congreso (que) pone en riesgo las perspectivas para una beneficiosa reforma”.

Además, el ánimo menos pesimista de los internacionales empezó a cambiar luego del “retiro” en rentas vitalicias. Y el tema de fondo en este punto no era si existía o no una afectación patrimonial en las compañías de seguros, sino más bien, que se estaba revocando un contrato que en teoría era irrevocable.

Sintieron que las reglas del juego, en un país que se caracteriza por su institucionalidad y respetar las reglas, podían romperse. Y precisamente, algunos inversionistas internacionales de AFP también tienen rentas vitalicias en el país, como es el caso de Metlife y Principal. De hecho, fue la misma Asociación de Aseguradores de EE.UU. la que afirmó que este “retiro” en rentas vitalicias creaba un nuevo riesgo político en Chile para inversionistas extranjeros.

Brad Smith, Chief International Officer del American Council of Life Insurers (ACLI), el gremio asegurador de EE.UU. que agrupa a compañías como Metlife y Principal, dijo en mayo que Chile ha tenido durante mucho tiempo “la reputación de defender el Estado de derecho y la integridad institucional que ha fomentado un entorno estable para la inversión extranjera directa. Las acciones del Congreso podrían hacer que muchos en la comunidad de inversionistas globales revalúen a Chile como un destino de inversión”.

Y ese ánimo más pesimista se afirmó luego de las elecciones de constituyentes. Acá el tema de fondo no era que hayan resultado electos más constituyentes de izquierda que de derecha -argumentan-, sino que más bien que en los países desarrollados suele haber solo dos grandes bloques políticos, como había sido Chile. Luego de la elección, eso cambió, señalan.

De hecho, no es habitual que Chile sea parte del interés del mercado en las conferencias con analistas de las grandes compañías mundiales. Pero desde un cierto tiempo hasta ahora, el país empieza a aparecer en el radar por el ruido regulatorio creciente. Este es el caso de lo ocurrido en junio de este año, cuando una analista de Barclays consultó en el investor day de Principal Financial Group qué tan preocupados estarían en caso de que el candidato comunista de Chile, Daniel Jadue, hubiese ganado las elecciones e impulsara un sistema público de pensiones.

La respuesta provino nuevamente del presidente y CEO de Principal Financial Group, Dan Houston: “En Chile tendrán una modificación constitucional, probablemente cambiando esto, pero nosotros ciertamente tenemos un asiento en primera fila, y estamos haciendo mucho para tratar de influir sobre el resultado”.

También dijo que “por supuesto que uno de los desafíos adicionales en Chile es ayudar a compensar” los tres retiros del 10% de las AFP que se aprobaron. Y sobre este tema, agregó: “Francamente, solo socava ese sistema”.

Sin embargo, sostuvo que “tenemos un diálogo regular con los reguladores y el ministro de Hacienda para fomentar una reforma, y hacerlo de una manera muy reflexiva, por lo que continuaremos haciendo nuestra parte y tratando de fortalecer el sistema de pensiones chileno”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.