Contagiados tendrían muchas variantes ocultas en su cuerpo; Ómicron es más letal que la gripe y ni mascarillas, ni ventilación: esta es la mejor forma de frenar la pandemia; tres cosas que aprendimos del coronavirus esta semana

Foto: Reuters

Estudio dice que el virus tiene la capacidad de ser menos visible para el sistema inmunológico, lo que explica su contagiosidad, mientras otra investigación muestra la mejor forma de terminar la pandemia.




1. Contagiados tendrían muchas variantes ocultas en su cuerpo

Las personas que padecen Covid-19 podrían tener varias variantes diferentes de Sars-CoV-2 escondidas del sistema inmunológico en diferentes partes del cuerpo, encuentra una nueva investigación publicada en Nature Communications por un equipo de investigación internacional. Los autores del estudio dicen que esto puede hacer que la eliminación completa del virus del cuerpo de una persona infectada, por sus propios anticuerpos o por tratamientos terapéuticos con anticuerpos, sea mucho más difícil.

Covid-19 continúa arrasando el mundo causando hospitalizaciones y muertes, dañando comunidades y economías en todo el mundo. Sucesivas variantes de preocupación (VoC), reemplazaron al virus original de Wuhan, escapando cada vez más a la protección inmunológica que ofrecen las vacunas o los tratamientos con anticuerpos.

En una nueva investigación, que comprende dos estudios publicados en paralelo en Nature Communications, un equipo internacional dirigido por el profesor Imre Berger de la Universidad de Bristol y el profesor Joachim Spatz del Instituto Max Planck de Investigación Médica en Heidelberg, ambos directores del Centro Max Planck de Bristol de Minimal Biology, muestran cómo el virus puede evolucionar claramente en diferentes tipos de células y adaptar su inmunidad en el mismo huésped infectado.

El equipo buscó investigar la función de un bolsillo hecho a la medida en la proteína del pico (Spike) del Sars-CoV-2 en el ciclo de infección del virus. El bolsillo, descubierto por el equipo de Bristol en un estudio anterior, desempeñó un papel esencial en la infectividad viral.

“Una serie incesante de variantes ha reemplazado por completo al virus original, con Ómicron y Ómicron 2 dominando en todo el mundo”, dijo el profesor Imre Berger. “Analizamos una variante temprana descubierta en Bristol, BrisDelta. Había cambiado su forma del virus original, pero el bolsillo que habíamos descubierto estaba allí, inalterado”. Curiosamente, BrisDelta se presenta como una pequeña subpoblación en las muestras tomadas de los pacientes, pero parece infectar ciertos tipos de células mejor que el virus que dominó la primera ola de infecciones.

El Dr. Kapil Gupta, autor principal del estudio BrisDelta, explica: “Nuestros resultados mostraron que uno puede tener varias variantes de virus diferentes en el cuerpo. Algunas de estas variantes pueden usar células renales o de bazo como nicho para esconderse, mientras el cuerpo está ocupado defendiéndose contra el tipo de virus dominante. Esto podría dificultar que los pacientes infectados se deshagan por completo del Sars-CoV-2″.

El equipo aplicó técnicas de biología sintética de vanguardia, imágenes de última generación y computación en la nube para descifrar los mecanismos virales en funcionamiento. Para comprender la función del bolsillo, los científicos construyeron viriones sintéticos de Sars-CoV-2 en el tubo de ensayo, que son imitadores del virus pero tienen la gran ventaja de que son seguros, ya que no se multiplican en las células humanas.

Usando estos viriones artificiales, pudieron estudiar el mecanismo exacto del bolsillo en la infección viral. Demostraron que tras la unión de un ácido graso , la proteína espiga que decoraba los viriones cambiaba de forma. Este mecanismo de cambio de ‘forma’ oculta eficazmente el virus del sistema inmunitario.

El Dr. Oskar Staufer, autor principal de este estudio y miembro conjunto del Instituto Max Planck en Heidelberg y el Centro Max Planck en Bristol, explica: “Al ‘reducir’ la proteína espiga al unirse a los ácidos grasos inflamatorios, el virus se convierte en menos visible para el sistema inmunológico. Este podría ser un mecanismo para evitar la detección por parte del huésped y una fuerte respuesta inmune durante un período de tiempo más largo y aumentar la eficiencia total de la infección”.

“Parece que este bolsillo, construido específicamente para reconocer estos ácidos grasos, le da al Sars-CoV-2 una ventaja dentro del cuerpo de las personas infectadas, lo que le permite multiplicarse tan rápido. Esto podría explicar por qué está ahí, en todas las variantes, incluido Ómicron”, agregó el profesor Berger. “Curiosamente, la misma característica también nos brinda una oportunidad única para derrotar al virus, exactamente porque está muy conservado, con una molécula antiviral hecha a medida que bloquea el bolsillo”.

2. Ómicron es más letal que la gripe

La variante Ómicron de Covid-19 es al menos un 40 % más letal que la gripe estacional (influenza), según científicos japoneses, lo que subraya el peligro potencial de levantar los frenos pandémicos demasiado rápido y subestimar los riesgos continuos para la salud del virus.

La tasa de letalidad de Ómicron en Japón, basada en el exceso acumulado de muertes y el número de infecciones desde enero, fue de alrededor del 0,13 %, según un análisis realizado por científicos que asesoran al ministro de salud del país. Si bien eso es significativamente más bajo que la tasa de letalidad del 4,25% de principios del brote, sigue siendo más alta que el 0,006% al 0,09% observado con la gripe estacional, dijeron.

minsal
Foto: Agencia Uno

Los países de todo el mundo han estado relajando las medidas de mitigación, desde el uso de la mascarilla hasta requisitos de test, y presionando para volver a la vida normal. El público se ha cansado de las restricciones y la severidad reducida de Ómicron ha tranquilizado a muchos de que las reglas ya no son esenciales. Si bien Japón no ha degradado formalmente la condición, está aliviando las restricciones fronterizas y los períodos de cuarentena para viajeros, trabajadores esenciales y contactos cercanos de casos positivos para mantener la economía en marcha.

La disminución de la mortalidad con Ómicron podría reflejar tanto la virulencia reducida de la cepa, particularmente en comparación con la variante Delta, como los beneficios de la vacunación, dijo el investigador. Los hallazgos muestran la importancia de implementar medidas de control antes de que las vacunas se distribuyan por completo, dijeron.

Se necesitan más estudios para determinar el impacto de la flexibilización una vez que se levanten todas las restricciones, dijo Takaji Wakita, presidente de la junta asesora del Ministerio de Salud, en una sesión informativa el miércoles por la noche donde se presentaron los datos. La información actual se obtuvo cuando la mayoría de las restricciones pandémicas aún estaban vigentes, dijo.

El estudio, que no ha sido revisado por pares ni publicado en una revista médica, tiene varias limitaciones, incluidas las diferencias en la forma en que se recopilaron los datos que dificultan las comparaciones cruzadas, dijo Wakita.

“Aún así, hay una diferencia considerable en la mortalidad”, aunque la llegada de Ómicron ha reducido la brecha entre el Covid y la influenza, dijo.

La ola impulsada por Ómicron ha llevado a algunas regiones de Japón a buscar estados de cuasi emergencia que restrinjan las operaciones de bares y restaurantes. Actualmente, 31 de las 47 prefecturas del país están bajo esas medidas hasta el 6 de marzo. Algunas áreas, incluidas Osaka y Kioto, han buscado extenderlas, mientras que otras han pedido que se levanten, informó el miércoles la emisora nacional NHK.

3. Esta es la mejor forma de frenar la pandemia

El mundo ha confiado en el cumplimiento de las intervenciones no farmacéuticas, como la ventilación, el uso de mascarillas y el distanciamiento físico, para mantenernos a salvo durante la pandemia de Covid-19. Y estas medidas siguen desempeñando un importante papel tras la llegada de las vacunas, junto con los mensajes de salud pública.

Pero un nuevo estudio ha demostrado que es posible comprobar la eficacia de las intervenciones diseñadas para fomentar un comportamiento más seguro con el fin de frenar la propagación de un virus. Los investigadores descubrieron que el planteamiento más eficaz era un mensaje que apelara directamente al público, que contuviera razones morales y que fuera claro y coherente. El estudio, dirigido por el Instituto Max Planck para el Desarrollo Humano (Alemania), junto con colaboradores la Escuela de Negocios IESE y la Universidad de Plymouth (Reino Unido) y publicado en Science Advances, pidió a siete grupos de 100 personas cada uno de una sección transversal de la población estadounidense que participaran en juegos diseñados para emular la transmisión del virus. El juego se presentó en un marco neutral, sustituyendo los términos asociados a las pandemias por referencias a colores neutros. Los jugadores azules representaban a los individuos sanos y los morados a los infectados.

Los 100 jugadores de cada partida empezaron siendo azules; después, ocho jugadores seleccionados al azar pasaron a ser morados (esto representa el brote inicial). En cada una de las 25 rondas, los jugadores decidían entre dos acciones: la acción G, que ofrecía bajo riesgo y baja recompensa (8 puntos), y la acción H, que ofrecía alto riesgo y alta recompensa (40 puntos). Todos los jugadores fueron emparejados al azar.

Los jugadores de color azul emparejados con los de color púrpura podían cambiar al púrpura; la probabilidad de transmisión era de entre 0,05 y 0,25 y estaba determinada por el riesgo de las acciones elegidas por la pareja. Por último, las puntuaciones sumadas en todas las rondas se tradujeron en recompensas para los jugadores azules únicamente, a razón de 1€ por cada 200 puntos, de modo que si asumían más riesgos y conseguían seguir siendo azules, obtenían una mayor recompensa. Sin embargo, si se “infectaban” y se volvían morados, lo perdían todo.

Un grupo de personas camina en Los Angeles, California. Foto: AFP

La investigación puso a prueba la eficacia de diferentes tipos de intervenciones para prevenir los comportamientos de riesgo. El escenario se eligió a propósito para que fuera distinto al de Covid-19, a fin de garantizar que los participantes tuvieran el mismo nivel de experiencia. Las intervenciones aplicaron los principios de varios métodos utilizados por países y medios de comunicación de todo el mundo.

Y descubrieron que las personas reducían su comportamiento de riesgo de la siguiente manera: el método más eficaz fue un mensaje con el simple imperativo (es decir, dar una instrucción) con una explicación moral: “Elija la acción G para proteger su dinero de bonificación y el de otros jugadores”. De media, los participantes también ganaron la mayor cantidad de dinero en esta condición.

Lo segundo más eficaz fueron las ilustraciones de las consecuencias de la propagación de la transmisión temprana. La tercera herramienta más eficaz fue un simulador que permitía a los participantes observar el resultado de juegos simulados con diferentes niveles de comportamiento de riesgo. Sin embargo, no fue nada eficaz compartir (en color púrpura) los números de la tasa de casos.

Según los resultados, la gente no previó el crecimiento exponencial de las transmisiones y reaccionó forma insuficiente a los aumentos iniciales. Peor aún fue la comunicación de “normas descriptivas” que describían el comportamiento de otros participantes (por ejemplo, el 60% de los participantes eligió la opción más segura), lo que en realidad provocó un ligero aumento del comportamiento de riesgo.

El autor principal del estudio, el doctor Jan Woike, profesor de psicología de la Universidad de Plymouth, explica que “las intervenciones no farmacéuticas -como el uso de mascarillas, el mantenimiento de la distancia física y la reducción de los contactos- requieren un cambio de comportamiento a gran escala, que depende del cumplimiento y la cooperación individuales”. “Las ciencias del comportamiento ofrecen herramientas cognitivas y comunicativas para ayudar, pero la eficacia de los métodos para aumentar el cumplimiento rara vez se ha puesto a prueba en escenarios controlados que sigan reflejando la dinámica de los brotes infecciosos -añade-. Lo importante de este marco es que permite probar la eficacia de una intervención antes de aplicarla en una pandemia real con consecuencias sanitarias para los participantes”.

Según reconoce, “fue interesante observar que la intervención más eficaz no fue la que más gustó a los participantes. Los mensajes claros y coherentes fueron los que mejor funcionaron para reducir los comportamientos de riesgo”.

No obstante, admite que “no sabemos si la próxima pandemia, o incluso la siguiente variante preocupante de esta pandemia, puede llegar y cuándo, pero los responsables políticos necesitan saber qué intervenciones tienen más probabilidades de promover un comportamiento socialmente ventajoso, y este es un paso para hacerlo posible”, advierte.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Apple presentará su nuevo smartphone en un gran evento que se espera se realice el 13 de septiembre, aunque algunos rumores señalan que podría ser antes. Sin embargo, como siempre, algunos rumores han dejado entrever cómo sería el nuevo celular de la compañía, y estos señalan que sería el más grande de su historia.