El rol de los psicopedagogos en el segundo año de la pandemia




El avance de la pandemia y el retorno a clases en modelo híbrido presencial y a distancia ha generado un nuevo stress al sistema de educación, ya que tanto profesores como estudiantes y sus familias se enfrentan a una nueva forma de educación para la que no están plenamente preparados.

En menos de un año, el sistema se ha enfrentado a dos grandes cambios sobre los que no hay una definición técnica compartida: primero el paso de la educación tradicional a la online basada en videoconferencias y, ahora en 2021, la implementación de un modelo hibrido que combina clases presenciales disminuidas y video conferencias en casa.

Estos cambios han generado un fuerte remezón que ha llevado a los psicopedagogos a entender los efectos de este tipo de aprendizaje y cómo debe reforzarse el proceso de enseñanza, tanto apoyando a quienes son profesores, como a los alumnos.

Desde el punto de vista de los educadores, se mantiene el desafío del bajo dominio de plataformas digitales, pero se agrega con urgencia el problema de inclusión: La adaptación de la educación híbrida requiere una nueva forma de desarrollo de vínculo afectivo, con los alumnos y entre ellos y sus compañeros. Así, el desafío es cómo los psicopedagogos ayudan a los profesores a desarrollar procesos formativos en que se disminuya el tiempo de conexión y se potencie la interacción y el trabajo colaborativo de los estudiantes. La idea es apoyar al docente a diseñar clases con menos conexión y más autonomía y asincronía.

En este sentido, los colegios están comprendiendo la necesidad de incorporar psicopedagogos, ya que ellos apoyan a los equipos docentes a trabajar procesos de aprendizaje que actúen en forma hibrida en la lógica de la autonomía. Es importante que se está trabajando interdisciplinariamente en evitar clases muy conceptuales y poner un mayor foco en lo práctico. Junto a ello, también cómo se apoyan las necesidades educativas especiales combinando las diferentes experiencias presenciales y online.

Por ello, el trabajo de los psicopedagogos hoy también se debe orientar a potenciar el rol de las plataformas digitales -a través de estrategias como la gamificación- como herramientas de apoyo pedagógico y de evaluación.

Así como los psicopedagogos trabajan con los equipos docentes, también en este segundo año de pandemia se debe potenciar su trabajo con los estudiantes en forma directa, de forma de poder ayudarlos con mayor efectividad a adaptarse a los cambios permanentes. El aprendizaje se apoya a través de una mayor retroalimentación con los alumnos para que se pueda fomentar la autonomía, y para que así también puedan adaptarse a las diferentes modalidades, considerando las necesidades educativas que este contexto de pandemia ha revelado en las comunidades escolares.

*Ana María Tello, directora de la Escuela de Educación de IPLACEX

*Diogo Besserra, académico de la carrera de Psicopedagogía de IPLACEX

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.