Un espejo para Jarry

Imagen franco-agamenone-doping-2019

El argentino Franco Agamenone purgó 10 meses, por un positivo encontrado en suplementos que alegó contaminados. El tenista, quien vuelve a las canchas el 26 de enero, relata cómo fue su defensa y confía en Nicolás Jarry.




La carrera tenística del argentino Franco Agamenone (26 años) ha transcurrido principalmente entre futuros y challengers. Su mejor ubicación en dobles fue 167º, mientras que en singles llegó a ser 377º.

En 2019 su vida cambió de golpe. Un control de dopaje realizado el 26 de marzo en el M15 de Pinamar arrojó positivo por hidroclorotiazida y metabolito. La primera de ellas está prohibida bajo la categoría S5 de la Lista de la AMA 2019 (diuréticos y agentes de enmascaramiento), por la que fue suspendido por 10 meses, tras alegar contaminación cruzada presente en un suplemento vitáminico. Una situación muy similar a la que hoy vive Nicolás Jarry.

"Lo mío fue contaminación cruzada de un laboratorio acá de Argentina. Yo iba a una deportóloga muy buena en Buenos Aires y ella me daba suplementos de marca internacional y de este laboratorio, con el que trabaja hace 17 años", parte contando a La Tercera el transandino. "Ella trabaja con atletas olímpicos, jugadores de River y Boca… Y trabaja hace muchísimo con el laboratorio y nunca tuvo un problema", agrega.

El 7 de mayo, Agamenone fue notificado del positivo. Se encontraba jugando en Roma. "Obviamente paré de jugar, contacté a un abogado y mandé a analizar todos los suplementos que tenía a un laboratorio en Estados Unidos, por mi cuenta. Ese laboratorio dijo que los suplementos estaban contaminados", relata.

Al igual que Jarry, el tenista conservaba algunos frascos. "Por suerte tenía muchos suplementos. Había comprado dos o tres frasquitos de más de cada uno. Pude mandar los suplementos cerrados a ITF, ellos los mandaron a un laboratorio WADA para analizarlo y también salieron todos contaminados. Lo que contenía era mínimo", explica.

A pesar de que se estableció que el dopaje fue involuntario, Agamenone igualmente purgó un castigo: "La ITF no comprendió mi situación, porque pude comprobar mi inocencia y aún así me dieron 10 meses. Una locura. Primero me querían dar 12 meses y pude bajar a 10. Ahora por suerte, en unos días puedo volver a jugar".

En ese contexto, recalca el criterio que utilizó la ITF para sancionarlo. "Hacen hincapié mucho en el tema de la negligencia, porque ya sucedió lo mismo con tres más. Creo que era Bellucci, Marcondes y otro más que no me acuerdo. No sé si a Bellucci le dieron tres meses, al otro cuatro o cinco y al otro seis o siete, y a mí me tenían que dar más", sostiene.

"Trato de hacer siempre bien las cosas. Entonces, que me pase esto por algo que no fue mi culpa, es una situación horrible. Y a Nico seguramente le está pasando lo mismo, yo lo conozco, es un muy buen chico. La debe estar pasando muy mal. Confío plenamente en que es una contaminación de los suplementos. Espero que la ITF se pueda poner un poquito en la situación de los jugadores y entender más y que vuelva lo antes posible".

"Con tranquilidad"

Asimismo, el transandino aconseja a Jarry. "Que el tiempo que esté parado se lo tome con tranquilidad, que aproveche de hacer cosas que no hace siempre, debido a las exigencias que tenemos. Puede aprovechar de estar con la familia, amigos y que disfrute de eso y que se siga preparando para que cuando le toque volver lo haga como lo estaba haciendo hasta ahora, que lo estaba haciendo muy bien".

Agamenone dice que ahora es más meticuloso que antes. "A partir de ahora, tomo suplementos de marca internacional, ahí claramente no hay que ahorrar. Los suplementos que tomo son de marca muy confiable y que pasan por un montón de análisis previos por laboratorios de WADA".

Comenta