Un lío olímpico y mundial: la FIFA busca apagarle dos estrellas a Uruguay

Luis Suárez, con la camiseta de la discordia, en las Eliminatorias (Foto: Reuters)

La entidad que rige al fútbol mundial presiona a la marca que viste a la Celeste para que reste del escudo los símbolos que representan a los títulos olímpicos de 1924 y 1928, que antes homologó con los mundiales.


Ni el espíritu olímpico aplaca a la FIFA. La entidad que rige al fútbol mundial busca quitar de la camiseta de Uruguay, dos de las cuatro estrellas que conforman su escudo. Los símbolos aluden a los principales éxitos que ha conseguido la Celeste en su historia. Dos son Mundiales: el de 1930 y el de 1950. Los otros dos corresponden a Juegos Olímpicos: los de 1924 y 1928. La AUF brega para que los últimos dos títulos sean reconocidos como planetarios, considerando que hasta entonces aún no se disputaba el Mundial.

Según informan en Uruguay, la entidad que rige al fútbol mundial está presionando a Puma, el sponsor técnico de la asociación uruguaya, para que quite las dos estrellas del emblema. La AUF se mueve, en sentido contrario, para defender los logros. “Estamos trabajando para revocar la decisión de FIFA o que reconozcan que los Juegos Olímpicos son considerados como campeonatos mundiales”, indicó Jorge Casales, director de competiciones de la Asociación Uruguaya de Fútbol, AUF, al programa ¿Usted qué opina?, de radio Sport 890.

Edinson Cavani frente al paraguayo Gastón Giménez, en la Copa América (Foto: Reuters)

Darán la pelea

La pelea se prevé de largo aliento. Mientras, la AUF se aboca a la urgencia de adecuar su vestimenta para los próximos compromisos por las Eliminatorias, accediendo en primera instancia a la petición que le planteó la organización que preside el suizo Gianni Infantino.

Sin embargo, paralelamente, la asociación charrúareúne documentación para demostrar que su combinado nacional debe ser reconocido como tetracampeón mundial, manteniendo la homologación de las dos medallas doradas olímpicas que ahora objetan para ese propósito. Uno de los argumentos, en ese sentido, es el reconocimiento como campeones mundiales de los clubes que obtuvieron la extinta Copa Intercontinental. Otro: que la misma FIFA ha reconocido en sus publicaciones oficiales la condición de campeón del mundo de Uruguay para los torneos olímpicos de 1924 y 1928.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.