Maipú: El acta del directorio que decidió crear la beca “Cathy Barriga” con la oposición de Cathy Barriga

El 9 de enero pasado, la Corporación Municipal de la comuna resolvió entregar el beneficio a los tres alumnos del Liceo Nacional de Maipú que lograron puntajes máximos. Y aunque la alcaldesa promovió la medida, el documento oficial de la cita muestra que fue el único voto en contra de que el incentivo se bautizara con su nombre.


“Llegó el momento de ponerle un nombre. Y este directorio, en una especie de homenaje, dice: ‘Pero pongámosle Cathy Barriga’. Yo dije: ‘No, para qué’. Y se vota. Y gana el nombre de Cathy Barriga”.

Así relataba en su cuenta de Instagram el jueves pasado la alcaldesa de Maipú, Cathy Barriga, el origen de una de las polémicas de la semana: la beca entregada por la Corporación Municipal de la comuna, que ella preside, y que beneficia a tres estudiantes con puntajes nacionales PSU de la comuna para que cursen sus estudios universitarios, pero que causó controversia por su nombre, la beca “Cathy Barriga”.

Una decisión que se reconstruye detalle a detalle en el acta de tres páginas de la sesión del pasado 9 de enero del directorio de la corporación, a la que tuvo acceso La Tercera, y que contiene el relato tanto de cómo se originó la beca como de la manera en que finalmente se le asignó el nombre.

Según el registro, la reunión comenzó a las 11:30 de ese día con la presencia de cinco personas, tres de ellos miembros del directorio: Barriga, quien como alcaldesa preside la instancia; Carlos Ramírez, secretario del directorio como representante de las juntas de vecinos de Maipú, y Ana María Cortés, que, de acuerdo al acta, fue “designada por la señora alcaldesa” en ese cargo.

La tabla contenía un solo punto: el informar los puntajes nacionales obtenidos en la PSU por tres estudiantes del Liceo Nacional de Maipú. El acta relata que es la edil la que “propone otorgar a los mencionados estudiantes un beneficio económico en atención a su buen desempeño, para así cubrir los gastos académicos que los estudiantes no pueden cubrir a través de otros beneficios”.

Luego de que el secretario de la instancia declarara su respaldo y señalara que no habría inconvenientes en hacer el tema, quien tomó la palabra fue Ana María Cortés, la otra integrante del directorio, la que junto con manifestar su acuerdo con crear el beneficio, “propone que se llame beca Cathy Barriga Guerra en reconocimiento al trabajo que ha realizado en materia educacional la presidenta del directorio”. Acto seguido, el acta consigna que “el secretario general interviene y manifiesta estar de acuerdo con la propuesta de nombre”.

El documento señala a continuación que “la presidenta del directorio -es decir, Cathy Barriga- toma la palabra y manifiesta estar de acuerdo con la iniciativa de crear la beca (…) pero no está de acuerdo en que se le denomine Cathy Barriga Guerra, ya que esto se puede prestar para malos entendidos o comentarios mal intencionados, y propone que la beca lleve por nombre Beca Excelencia Académica PSU”.

Siempre de acuerdo al acta, luego es Carlos Ramírez quien interviene, e “insiste en que la beca debe llamarse Beca Cathy Barriga Guerra, no debiendo prestar oídos a comentarios mal intencionados y no decidir en torno a éstos, que siempre van a existir”. Y el secretario es apoyado por Cortés, quien “insiste en la idea y comparte los argumentos expuestos por don Carlos Ramírez en torno al nombre”.

Pero la alcaldesa de Maipú se volvió a oponer, “ya que esto se prestará para comentarios que desviarán la atención de lo realmente importante de la iniciativa, que es premiar a aquellos estudiantes de nuestros establecimientos educacionales que con esfuerzo y el apoyo de nuestros docentes logran la excelencia en la PSU”.

Tras los intercambios, el acta indica que se procedió a realizar dos votaciones por separado. La primera, para resolver la creación de la beca a los alumnos de los establecimientos educacionales administrados por la corporación municipal que obtengan puntaje nacional en la PSU, lo que fue aprobado por unanimidad. Y la segunda, para dilucidar el nombre que tendría este beneficio.

“La presidenta del directorio propone se denomine Beca Excelencia Académica PSU. La directora Ana María Cortés propone se denomine Beca Alcaldesa Cathy Barriga Guerra, Excelencia Académica PSU. Don Carlos Ramírez vota por el nombre Beca Alcaldesa Cathy Barriga Guerra, Excelencia Académica PSU, al igual que la directora Ana María Cortés González. La presidenta del directorio, doña Cathy Barriga Guerra, vota por el nombre Beca Académica PSU. Por dos votos contra uno se acuerda que el nombre de la beca será ‘Beca Alcaldesa Sra. Cathy Barriga Guerra'”, es la descripción textual de la votación, que indica que la alcaldesa votó en contra de ponerle su propio nombre al beneficio.

A las 12:35, una hora y cinco minutos después de iniciada la sesión, se terminaba la cita, con el acuerdo de una iniciativa que terminaría causando polémica, precisamente por el punto que se debatió arduamente en la instancia: su nombre.

Revisa acá el acta de la sesión de la Corporación Municipal de Maipú:

Seguir leyendo