Acto de cierre: Convención se retracta y decide invitar a expresidentes, pero Lagos descarta asistir

FOTO: MARIO TELLEZ/ LA TERCERA

Previo a que la mesa del órgano constituyente decidiera -en un comienzo- no convocar a los exjefes de Estado a la ceremonia del 4 de julio, distintos personeros contactaron a los entornos de Sebastián Piñera y Michelle Bachelet con el objetivo de saber su disponibilidad para asistir a la ceremonia. Mientras cercanos al primero transmitieron que es determinación de la Convención si invitarlos o no, la exmandataria tendría problemas de agenda para concurrir. Por otro lado, Ricardo Lagos envió este jueves una misiva pidiendo no ser considerado y, horas más tarde, la directiva se corrigió su postura inicial.




Para algunos fue una polémica innecesaria y un nuevo error no forzado de la Convención Constitucional: el enredo que se armó sobre si invitar o no a los expresidentes Eduardo Frei, Ricardo Lagos, Michelle Bachelet y Sebastián Piñera al acto de cierre del proceso constituyente, el próximo 4 de julio, donde se entregará al Presidente Gabriel Boric el proyecto de nueva Carta Magna.

El viernes pasado, por unanimidad, al interior de la directiva se aprobó la propuesta presentada por el vicepresidente, Gaspar Domínguez (No Neutrales), que establecía a quiénes invitar a la ceremonia, listado en el cual no figuraban los exmandatarios.

Previo a esa decisión, sin embargo, según fuentes de la Convención, integrantes de la mesa -encabezada por María Elisa Quinteros (Movimientos Sociales)- pidieron a determinadas personas sondear la disponibilidad de los exjefes de Estado para asistir a la actividad.

Así, de acuerdo a las mismas fuentes, el vicepresidente adjunto de la mesa Tomás Laibe (Colectivo Socialista) fue el encargado de consultar al equipo de Bachelet si es que podía asistir. Según las mismas fuentes, el sondeo lo hizo en la fundación Horizonte Ciudadano, vinculada a la expresidenta, aunque no precisan con quién.

De acuerdo a las mismas versiones, pese a que tiene contemplado volver a Chile, para Bachelet sería complejo asistir por motivos de agenda, pues su período como alta comisionada para los Derechos Humanos de la ONU termina a fines de agosto.

El expresidente Lagos, por otro lado, a raíz de la polémica que se generó con el tema, mandó este jueves una carta a la Convención para transmitir que no asistiría al acto de cierre. La misiva llegó a la Convención esta mañana, pasada las 10.00.

En un documento de dos carillas, el exmandatario sostuvo: “He decidido no participar en la ceremonia de clausura donde se entregará el texto final y prefiero dejar mi lugar a otra persona que lo requiera más que el suscrito”. Además, argumentó que por “temas de aforo” prefería no acudir, agregando al final, y escrito de su puño: “¡¡Con afecto!!”.

En el mismo texto, Lagos mencionó sus intervenciones e interacciones con el órgano constituyente, por ejemplo, cuando envió una nota de felicitaciones a la mesa de Elisa Loncon y Jaime Bassa tras ser electa, cuando se sumó al debate sobre el secreto de los testimonios que formaron parte del Informe Valech y también recordó su exposición ante la Comisión de Sistema Político.

Por otra parte, según fuentes del órgano constituyente, el secretario ejecutivo de la Unidad de Secretaría Administrativa de la Convención, Matías Cox, sondeó en el entorno de Piñera, particularmente al exministro de la Segpres Juan José Ossa. Cercanos al expresidente confirman la información y, según precisan, la respuesta que se entregó fue que era una decisión de la Convención invitarlos o no.

Respecto de su disponibilidad, hay dos versiones. Una que proviene de la Convención y que apunta que se transmitió que Piñera iría si es que van los otros exmandatarios, mientras que en el entorno del exjefe de Estado dicen que no entregó respuesta al respecto. Eso sí, personeros que trabajaron con él transmiten que, conociéndolo, asistiría si va el resto, porque es parte de “su esencia republicana”.

En el caso del expresidente Frei, transmiten que no están en conocimiento si es que se hizo o no alguna gestión, pero que el exmandatario está al tanto de la polémica que se suscitó con el tema. Por lo mismo, algunos consideran que quizás no sería conveniente ir si es que la mesa finalmente termina revirtiendo la decisión y los convoca.

Esto, debido a que por la controversia que provocó la materia es que el martes de esta semana, Domínguez rectificó y manifestó que él es partidario de que los cuatro asistan. Asimismo, Quinteros adelantó que el tema volvería a ser conversado en la reunión de hoy, que partirá a las 17.00.

La voltereta de la mesa

“No la he leído, no tengo palabras”, “no he leído la carta”.

Entregando esas declaraciones, Quinteros y Domínguez, respectivamente, entraron a la Convención, minutos previos a la reunión de mesa que partió este jueves pasadas las 17.00, es decir, horas más tarde de que se conociera la misiva de Lagos. En esta instancia, que continuaba al cierre de esta edición, finalmente se decidió por seis votos a favor -Domínguez, Laibe, Yarela Gómez (FA), Hernán Larraín (RN-Evópoli-IND), Bárbara Sepúlveda (Chile Digno) y Luis Jiménez (Pueblo Aimara)- y tres en contra -Quinteros, Natividad Llanquileo (Pueblo Mapuche) y Francisco Caamaño (Pueblo Constituyente), que los expresidentes serán invitados a la ceremonia de cierre.

Entre la mesa directiva comentaban que la polémica originada por la invitación a los expresidentes era evitable. Incluso, algunos convencionales de izquierda señalan que les advirtieron en privado a los representantes de la instancia, por el bien del proceso, que esto podía escalar. En ese sector, otros son más duros y consideran que Lagos “puso en su lugar” a “aparecidos y refundacionales”.

Las mismas fuentes dicen que el error fue de la directiva en su conjunto. Que en el momento en que se votó por no volver en la discusión el viernes pasado, cuando Bárbara Sepúlveda (Chile Digno) manifestó ante los demás integrantes de la mesa que no se había considerado a los expresidentes.

Sin embargo, aunque aseguran que ese error fue de todos, al interior de la mesa sostienen que Quinteros y Domínguez tuvieron mayor responsabilidad, debido a que ellos fueron quienes afrontaron los cuestionamientos el miércoles durante un punto de prensa, y también por la publicación de Domínguez en su Twitter, en el que hizo ver que había discrepancias entre él y la presidenta.

En este sentido, a través de un live de Instagram transmitido anoche, el vicepresidente Domínguez quitó relevancia a la discusión sobre la invitación de los expresidentes al acto republicano. “Probablemente es una de las ‘pobrémicas’ más vacías que ha tenido la Convención Constitucional, sobre todo en días donde, por ejemplo, estamos votando qué va a pasar con los derechos de agua”, dijo.

En esa misma transmisión, Domínguez sugirió que sería posible ampliar el aforo del ex Congreso si se exigiera Pase de Movilidad para entrar. Sin embargo, eso también tiene un impedimento, pues, según afirmó el vicepresidente, algunos convencionales quedarían fuera por no contar con la cuarta dosis de la vacuna contra el Covid-19.

La presencia que más complica a la Convención, según algunos constituyentes, es la de Sebastián Piñera. De hecho, Laibe afirmó a inicios de semana que ha habido “consideraciones políticas” relativas al impacto que puede producir la concurrencia de Piñera. Y agregó: “Puede significar un momento complejo para la Convención, por toda la resistencia que eso genera en algunos convencionales”.

Consultados en los entornos de los expresidentes sobre si asistirán a la ceremonia, ahora que la Convención cambió de parecer, no hubo respuesta.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Apple presentará su nuevo smartphone en un gran evento que se espera se realice el 13 de septiembre, aunque algunos rumores señalan que podría ser antes. Sin embargo, como siempre, algunos rumores han dejado entrever cómo sería el nuevo celular de la compañía, y estos señalan que sería el más grande de su historia.