Reforma que habilita un Plan B avanza en la Cámara y Frente Amplio anuncia apuesta de alto riesgo

El ministro Jackson y el diputado Winter.

Con 11 votos a favor y uno en contra, la iniciativa fue aprobada en general en la Comisión de Constitución. Tras la sesión, el diputado y jefe de bancada del FA, Gonzalo Winter, anunció que intentará "bajar los quórum de la Constitución del 80 al máximo posible”.




Un trámite expedito en la Cámara de Diputadas y Diputados ha tenido hasta ahora la iniciativa que rebaja el quórum de reformas constitucionales a 4/7 de los parlamentarios en ejercicio.

Con 11 votos a favor y uno en contra, se aprobó en general en la Comisión de Constitución de la Cámara este proyecto, que ya fue visado por el Senado, luego de que fuera presentado en junio por los senadores DC Matías Walker, Ximena Rincón e Iván Flores, además de su par independiente-PPD, Pedro Araya.

Este martes, la moción contó con el respaldo de los diputados Karol Cariola (PC); Jorge Alessandri (UDI); Joanna Pérez (DC); Camila Flores (RN); Marcos Ilabaca (PS); Pamela Jiles (Ind); Raúl Leiva (PS); Andrés Longton (RN); Leonardo Soto (PS) y Gonzalo Winter (CS) y Catalina Pérez (RD). Mientras que el republicano Luis Sánchez votó en contra.

Con ese piso de apoyos, esta reforma no solo tendría un pronóstico favorable, más aún cuando cuenta con el visto bueno del gobierno y del Frente Amplio y el PC, que inicialmente se habían resistido a la iniciativa que, en la práctica, habilita un Plan B en caso de que triunfe el Rechazo a la propuesta de nueva Constitución.

Sin embargo, tras la sesión el jefe de bancada del Frente Amplio, Gonzalo Winter, anunció una jugada de alto riesgo: dijo que buscaría un acuerdo para rebajar aún más el quórum para dejarlo en la mayoría de los parlamentarios en ejercicio.

Si bien la moción original (de 4/7) deja un piso de aprobación de reformas en 29 senadores y en 89 diputados, con la mayoría absoluta de los legisladores quedaría en 26 votos en el Senado y 78 en la Cámara.

“Nuestro trabajo acá no es hacer lo que nos pidan del Senado, sino representar al pueblo. Se pueden hacer muy buenas indicaciones y, personalmente, soy partidario de bajar los quórum de la Constitución del 80 al máximo posible”, dijo Winter, argumentando que la idea de un quórum alto es proteger normas más allá de las mayorías circunstanciales, pero, a su juicio, hoy aquello no tiene justificación en la actual Carta Fundamental.

En esa línea, adelantó que le gustaría “una mayoría simple de los diputados (y senadores) en ejercicio, pero son indicaciones que se van a trabajar al calor de su capacidad de acuerdos y mayorías. No quiero solo hacer un saludo a la bandera”.

La jugada de Winter, que en fondo sube la apuesta a la propuesta inicial planteada por los senadores, también constituye un arma de doble filo.

Si bien un quórum bajo facilita que las fuerzas afines al gobierno puedan plantear una nueva asamblea constituyente si gana el Rechazo, tal como lo expresó el Presidente Gabriel Boric, también le daría un margen para que la misma derecha tome el control de los cambios constitucionales con una mayoría circunstancial. Por ejemplo, hoy Chile Vamos y los republicanos tienen 25 votos en el Senado, por lo tanto, con un senador más podrían proponer ajustes constitucionales sin la venía del Ejecutivo, al menos en la Cámara Alta.

No obstante, la jugada de Winter no convence del todo en su propia bancada ni tampoco en el PC ni el PS. Menos en la DC que pidió no hacer mayores ajustes. En todo caso, la decisión final se adoptará en los próximos días, ya que tampoco existe el ánimo de dilatar la tramitación.

De hecho, los planes del oficialismo, la DC y la derecha es que la sala de la Cámara vote próximo miércoles y el Congreso despache esta reforma antes del plebiscito del 4 de septiembre.

Donde sí existe consenso, es que la reforma incluya algunas enmiendas en su paso por la Cámara, por ejemplo, rebajar el quórum de leyes orgánicas constitucionales y de leyes interpretativas. Para ello, el PS, el PC y el Frente Amplio ingresarán indicaciones antes del lunes.

La venia de Jackson

Durante la sesión en la comisión de la Cámara, estuvo presente el ministro de la Secretaría General de la Presidencia, Giorgio Jackson, quien reafirmó que el Ejecutivo no se opondrá al proyecto y destacó que “miramos con buenos ojos el hecho de que exista una rebaja a dichos quórum”.

Sin embargo, planteó que solamente en el escenario de que triunfe el Rechazo “este proyecto tendría sentido, porque en el otro escenario, la otra Constitución empezaría a regir ya desde el mes de octubre”.

“Desde el Ejecutivo no solo no nos vamos a oponer a la moción parlamentaria, sino que sentimos que es un anhelo que durante muchas décadas se había estado planteando y que, dado probablemente el contexto político que estamos viviendo previo al plebiscito, se generaron ciertos consensos que antes no existían en torno a quitar estos cerrojos”, complementó.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Bautizado como CyberOne, el robot puede detectar emociones y caminar a 3,6 kilómetros por hora, y está dispuesto a competir con el Optimus de Tesla.