A prueba de errores: Los coaching de La Moneda para reducir equivocaciones de ministros y autoridades

Gabriel Boric, Presidente de la República, durante la fotografía oficial con su gabinete ministerial en Cerro Castillo.

La Secom, liderada por Pablo Paredes, ha reforzado su apoyo comunicacional a carteras que enfrentan materias críticas como Interior y Desarrollo Social. Tanto la ministra Izkia Siches como a su par Jeanette Vega -quienes han sufrido varios traspiés durante su instalación- han recibido material de preparación previo a las entrevistas que han concedido en las últimas semanas. El mismo ejercicio se hizo la semana pasada con delegados presidenciales y seremis en una jornada de trabajo en La Moneda.




Reducir el margen de error al mínimo. Ese es el objetivo de una serie de coaching comunicacionales que se han realizado -en las últimas semanas- en La Moneda a autoridades de gobierno del Presidente Gabriel Boric.

Como ocurre en todas las administraciones, la Secretaría de Comunicaciones (Secom) -que encabeza hoy Pablo Paredes y que depende de la Segegob, encabezada por la ministra Camila Vallejo-, ha activado asesorías que tienen como objetivo tanto preparar a ministros de Estado en la previa de entrevistas específicas, como también a otras autoridades que representan al Ejecutivo a lo largo de Chile en su gestión diaria como lo son delegados presidenciales y seremis.

El objetivo de los coaching -que en su mayoría han estado a cargo de los propios periodistas que trabajan en la Secom- busca, reconocen en Palacio, mejorar las intervenciones de las autoridades del Ejecutivo para evitar que incurran en errores durante sus apariciones mediáticas, como ha sido el caso de algunos secretarios de Estado durante la etapa de instalación de la nueva administración.

La ministra del Interior, Izkia Siches, ha sido una de las autoridades que ha recibido el apoyo comunicacional desde esa repartición. De hecho, según distintas fuentes de La Moneda, la semana pasada, antes de participar de una entrevista en vivo y en horario prime en el noticiero de Mega, la secretaria de Estado pasó un tiempo considerable de su tarde recibiendo tips comunicacionales y ensayando algunos de los temas que podrían surgir en el marco de la conversación.

Dicha performance de la titular de Interior, de hecho, fue bien evaluada en Palacio, pues se le vio con mayor control. Más allá de la frase “no queremos ser el gobierno en que un militar mate a un comunero”, que dijo a propósito del estado de excepción que había decretado el gobierno, las cuentas fueron alegres, según señalan en La Moneda.

“Muy bien ministra Izkia en Meganoticias”, publicó tras la entrevista, la ministra Vallejo en su cuenta de Twitter, destacando la perfomance de Siches.

La jefa del gabinete ha sido una de las colaboradoras del Mandatario que ha enfrentado más polémicas por sus apariciones públicas y comunicacionales. La más controvertida se dio en la Comisión de Seguridad de la Cámara de Diputados, donde entregó información falsa acusando que en la administración anterior un avión de migrantes venezolanos había retornado al país con los mismos pasajeros expulsados.

El tono y las palabras que utilizó en esa oportunidad -donde a las horas después terminó pidiendo disculpas- al calificar como una “chambonada” el supuesto encubrimiento del hecho, alertó no solo a todo el comité político y al Presidente Boric, sino que también a la Secom, desde donde han buscado reforzar el apoyo a la titular de Interior en materia comunicacional.

En ese rol ha estado concentrada la periodista Camila Carreño, quien fue estrecha colaboradora de Boric durante su paso por el Congreso y que hoy forma parte del equipo de Paredes y tiene a su cargo todas las contingencias de Interior. A eso se suma la reestructuración de los equipos de prensa de Siches, que lideraba hasta el viernes pasado el periodista Cristián Amengual y que fue reemplazado en el cargo por la periodista, Vanessa Azócar.

La jefa de gabinete luego de ese episodio estuvo al menos una semana en silencio. Por esos días, entre otras materias, comenzó a diseñarse el reforzamiento en sus equipos y en su preparación para enfrentar a los medios de comunicación.

El caso de Siches, de todas formas, no ha sido aislado. En La Moneda sostienen que el impasse que provocó la ministra de Desarrollo Social, Jeanette Vega, al asegurar que existían presos políticos en Chile durante su participación en Tolerancia Cero el domingo antepasado, era incomprensible. Esto en el entendido de que, en la previa de su aparición, la propia Secom estuvo a cargo de prepararla para la entrevista y, además, porque ya se habían entregado bajadas comunicacionales sobre el punto a los equipos ministeriales.

A Vega, de acuerdo a las mismas fuentes, para esa oportunidad se le entregó insumos sobre posibles temas y preguntas a las que podría verse enfrentada.

La aparición de la ministra, además, abrió otro flanco al gobierno tras asegurar que Interior se querellaría por los dichos del líder de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM), Héctor Llaitul, lo que fue desmentido luego por el subsecretario de esa cartera, Manuel Monsalve.

De todas formas, no solo Interior tiene un periodista de la Secom con la tarea de dar seguimiento a los temas relativos a esa cartera, sino que hay un profesional encargado de apoyar y monitorear a cada uno de los ministerios. Un diseño que, en todo caso, también han tenido gobiernos anteriores, por ejemplo, el de Sebastián Piñera.

La preparación, en todo caso, no se acota solo a los ministros. El jueves pasado, además, en una jornada de trabajo que tuvo lugar en La Moneda y que reunió a delegados presidenciales y seremis incluyó un apartado especialmente dedicado al tema comunicacional. En esa ocasión, la Secom y la Subsecretaría de la Segegob -que lidera Valeska Naranjo- revisaron junto a las autoridades distintos formatos de preparación comunicacional. El objetivo fue que, al momento de enfrentarse a los medios de comunicación, tengan todas las herramientas necesarias y no cometan errores no forzados que puedan complicar al Ejecutivo.

La delegada del Biobío, Daniela Dresdner, por ejemplo, ha sido una de las autoridades que ha puesto en aprietos al gobierno por sus declaraciones en prensa. A inicios de abril aseguró que “no tenemos ninguna forma de controlar lo que está ocurriendo en la zona”, lo que le valió cuestionamientos a La Moneda. Para evitar ese y otros episodios es que durante esa jornada también, según explican en el gobierno, se trabajó con materiales elaborados por los equipos comunicacionales sectoriales con el objetivo de reforzar el manejo de los representantes del gobierno.

En Palacio aseguran que, en medio de las complejidades que ha tenido que enfrentar el Mandatario durante estos primeros casi tres meses de gestión en materias como seguridad, es crucial que en esta nueva etapa el gobierno sea capaz de desplegar su programa y logre un mayor control de la agenda. Para eso, según las mismas fuentes, los errores no forzados de sus colaboradores deben reducirse al máximo.

“No hay excusas”, dijo el propio Mandatario al dar por terminado su periodo de instalación el pasado 26 de abril.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.