BofA estima que inventarios de cobre se verían parcialmente agotados en 2025 ante mayor demanda de Europa

La Unión Europea presentó un plan para independizar al bloque de los combustibles fósiles antes del 2030. Las medidas implicarán una mayor demanda de cobre y plata, lo que podría impactar fuertemente los inventarios. Ante ello, la entidad dice que "debe haber un gran esfuerzo para impulsar el crecimiento de la oferta”.




La invasión de Rusia a Ucrania no sólo ha provocado la sanciones económicas de Occidente contra el gobierno de Vladimir Putin, sino que también he empeorado las condiciones de la cadena global de suministros y elevado el precio de las materias primas. Y a largo plazo las consecuencias podrían seguir sintiéndose, a la par que los países buscan bajar su dependencia de los combustibles rusos.

En su último informe semanal de metales, Bank of America (BofA) explica que a mediados de marzo la Comisión Europea propuso un plan para independizar al bloque de los combustibles fósiles antes del 2030, esto en medio del conflicto en Ucrania.

El plan propuesto tiene como objetivo aumentar la resiliencia del sistema energético de la UE a través de una confluencia de medidas: reducir la dependencia de los combustibles fósiles y diversificando el suministro de gas.

Según BofA, estas medidas son particularmente relevantes para los metales importantes para tecnologías futuras, especialmente cobre y plata.

“De hecho, la inversión media anual de la UE en generación de energía fotovoltaica y eólica aumentará un 470 % hasta 2030, en comparación con los pasados 10 años; mientras tanto, la inversión media anual de la UE en energía fotovoltaica y eólica hasta 2030 coincidirá con el gasto medio anual mundial entre 2000 y 2020″, dice el informe del banco de inversión de EEUU.

Esta inversión, argumenta la entidad, tendrá implicaciones para el cobre. La UE ha señalado que “la Comisión, los Estados miembros y la industria deben seguir supervisando de cerca el suministro de energía crítica y otras materias primas, promover alianzas estratégicas para asegurar los suministros y considerar tomar otras medidas, como el almacenamiento estratégico, si es necesario”.

Ante eso, BofA explica que la declaración es fundamental, pues “en nuestros modelos de demanda sugiere que la extracción de cobre y plata podría aumentar en 974 mil y 500 mil toneladas anuales, respectivamente. ¿Qué significa eso para los fundamentos de los metales? Tomando la demanda promedio de generación de energía y distribución en los últimos 10 años como punto de referencia, estimamos que los planes de la UE impulsarán el crecimiento del consumo mundial en alrededor de 1,9 puntos porcentuales”.

“Agregando esta figura al crecimiento potencial de la demanda global de 2,1% interanual durante la última década, el mercado global del cobre puede contraerse a partir de 2024, con inventarios que potencialmente se agotarán para 2025. ¿Eso hace que los planes de la UE sean poco realistas? No necesariamente, pero debe haber un gran esfuerzo para impulsar el crecimiento de la oferta”, sostiene el banco de inversión.

El precio del cobre se empina 7% en lo que va de 2022 y se cotiza en US$4,695 la libra. En el año el valor debiera promediar US$4,74, dice BofA.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.